Mal momento para tocar la economía de plataformas en EE UU

Biden quiere que algunos autónomos pasen a ser empleados, en un entorno de inflación y poca mano de obra

Bici de reparto de Uber Eats en Londres.
Bici de reparto de Uber Eats en Londres. reuters

El camino que queda por delante podría ser aún más difícil para los paladines de la economía de plataformas. La Administración del presidente Joe Biden pretende convertir a algunos contratistas independientes en empleados. Los trabajadores ya escasean, y la inflación está exprimiendo a los consumidores. El aumento de los costes amenaza las largamente esperadas ganancias de empresas como Uber Technologies, Lyft y DoorDash.

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos emitió el martes una nueva propuesta que proporciona orientación sobre la clasificación de los trabajadores. La regla podría requerir que algunas empresas que dependen de contratistas independientes los traten como empleados, dándoles beneficios adicionales, un salario mínimo, pago de horas extras y protecciones legales.

La propuesta, que probablemente tardará muchos meses en concretarse, reemplazaría una regla anterior bajo la administración del expresidente Donald Trump que flexibilizó el estatus de los contratistas. Lyft dijo en una publicación en su blog que es “solo el primer paso”, pero que la compañía no tendría que cambiar su modelo de negocio. DoorDash y Uber emitieron declaraciones similares.

Sin embargo, incluso la perspectiva de un cambio asustó a los inversores. Las acciones de Uber, Lyft y DoorDash bajaron un 10%, un 12% y un 6% el martes en Nueva York. Eso se suma a una liquidación más general del sector: este año Uber ha perdido alrededor del 40% de su capitalización de mercado, mientras que los valores de las acciones de Lyft y DoorDash han bajado alrededor del 70% cada uno.

Ello se debe a que el transporte de VTC y el reparto de comida a domicilio son negocios difíciles, incluso en tiempos de bonanza. Los analistas esperan que Uber, DoorDash y Lyft obtengan márgenes de ebitda de apenas el 5%-7% de los ingresos este año, según Refinitiv. Ese progreso tan duramente ganado tras años de dolorosas pérdidas podría dar marcha atrás. Los analistas de Wedbush calculan que los costes de Uber y Lyft podrían dispararse entre un 20% y un 30% si tienen que poner a los trabajadores en nómina, lo que obligaría a las empresas a subir las tarifas.

El trabajo ocasional permite a las empresas dependientes de los encargos adaptar sus plantillas a los picos y caídas de la demanda. Mantener a los empleados fijos podría significar, por tanto, mayores gastos y una ralentización de los servicios en los momentos de mayor actividad.

Las empresas de la economía de plataformas ya están lidiando con la estrechez del mercado laboral estadounidense, mientras que el aumento del coste de los bienes y servicios está pesando en los presupuestos. La encuesta de consumidores de la Reserva Federal de Nueva York publicada el martes reveló que las expectativas de gasto de los hogares cayeron bruscamente en septiembre, registrando su mayor descenso en un mes desde el inicio de la serie en junio de 2013. El gasto discrecional en artículos como taxis y comida para llevar está en riesgo. La norma sobre los trabajadores autónomos llega en el peor momento posible para la economía de plataformas de Estados Unidos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías