Apetito por el riesgo cerca de mínimos

Es momento de construir posiciones con visión 12 a 18 meses

The Euronext stock exchange is pictured at the La Defense business district in Paris, France, September 30, 2022. REUTERSBenoit Tessier
The Euronext stock exchange is pictured at the La Defense business district in Paris, France, September 30, 2022. REUTERS/Benoit Tessier REUTERS

Las perspectivas de crecimiento son débiles en EEUU, donde las empresas siguen reacias a aumentar inversión en capital y el mercado de vivienda se enfrenta a caída de la construcción. Pero su mercado laboral sigue ajustado y la confianza de su consumidor ha mejorado con la disminución de preocupaciones por la inflación. Ya la encuesta de agosto de la Reserva Federal de Nueva York mostraba que los consumidores estiman una inflación del 5,75 % los próximos doce meses, la menor desde octubre de 2021. Así que es probable que la inflación haya alcanzado máximo en EEUU. lo que nos anima a pensar que la Reserva Federal no va a ser tan agresiva.

En cualquier caso, las principales economías coquetean con la recesión. En la euro zona la confianza de los consumidores se ha desplomado a mínimos históricos y el coste de la energía implica riesgos para sus sectores industriales. Se espera que la euro zona se contraiga hacia finales de este año y hemos recortado su crecimiento de PIB real para 2023 al 0,2 %. Además, estimamos que la economía del Reino Unido caiga en recesión el cuarto trimestre este año y tenga crecimiento cero en 2023. Incluso la actividad manufacturera de Japón se está contrayendo y la débil demanda mundial presiona a su sector exportador. Además, el ciclo de inversión en China sigue incierto.

Apetito por el riesgo cerca de mínimos

El caso es que la cartera formada al 50 % por el índice de acciones S&P 500 y 50 % bonos estadounidenses ha pasado por la mayor pérdida en más de un siglo, 21% el primer semestre. Las acciones mundiales cotizan a 13 veces previsión de beneficios a doce meses, lo que es consistente con una liquidación masiva típica de recesión.

Esta liquidación ha llevado el apetito por el riesgo de los inversores cerca de mínimo históricos, hasta un punto en el que habitualmente los activos de riesgo tienden a protagonizar un rebote. Pero nuestro pronóstico de crecimiento beneficios globales para 2022 se sitúa en 2 %, significativamente por debajo del consenso, pues las expectativas todavía no están ajustadas a la realidad económica.

De manera que infra ponderamos renta variable a corto plazo, dada la incertidumbre económica. Necesitamos ver estabilización en las revisiones de beneficios, una curva de rentabilidades a vencimiento de la deuda de EEUU más empinada y mayor abaratamiento de las acciones cíclicas.

Es momento de construir posiciones con visión 12 a 18 meses

En este estado de cosas podemos construir posiciones con visión 12 a 18 meses, pues hay oportunidades, salvo que lleguemos a un escenario de inflación disparada. Pero no vemos una recesión fuerte, sino suave y corta.

Puede ser conveniente las inversiones en mercados monetarios, es decir liquidez a corto plazo, como asignación táctica temporal, pues puede proporcionar protección y la posibilidad de volver reasignarla con rapidez. Incluso caben soluciones de inversión para clientes con elevada liquidez y aversión al riesgo, quienes pueden combinar la inversión sistemática en renta variable temática con activos defensivos que permitan en este momento beneficiarse de las valoraciones de algunas temáticas sin, tomar demasiado riesgo. Son soluciones que están funcionando muy bien en otros mercados.

El caso es que la venta masiva en renta fija ha llevado a los bonos de EEUU a las valoraciones más baratas en una década. Su rentabilidad a diez años ha llegado al 4 %, por encima de nuestro valor razonable de 3,2 %. Así que veos valor en deuda del Tesoro de EEUU, una protección en caso de mayor deterioro económico. Sin embargo, infra ponderamos bonos gubernamentales de la euro zona, donde la inflación parece acelerar y ampliarse. En la Euro Zona los salarios están aumentando y el BCE va por detrás en su capacidad para frenar la inflación por la crisis de suministro de energía.

Baja exposición a variaciones de tipos de interés

Además, a 12 a 18 meses conviene en renta fija de baja exposición a variaciones de tipos de interés, mediante deuda grado de inversión, de Europa o EEUU, así como deuda de mercados emergentes a corto plazo, la cual ha sufrido mucho, que proporciona duraciones inferiores a dos años y rentabilidades a vencimiento cercanas al 8%.

Pero estamos cautelosos en deuda empresarial de alta rentabilidad a ambos lados del Atlántico. La debilidad económica afectará a los beneficios, por costes de financiación. De manera que la deuda de menor calidad puede verse particularmente afectada por la volatilidad de las expectativas de tipos de interés, lo que probablemente persista a corto plazo. Eso sí, sobre ponderamos franco suizo y oro, por sus características defensivas.

Por otra parte, la inversión en activos alternativos puede ser un complemento para disminuir la volatilidad de las rentabilidades en la cartera.

Normas
Entra en El País para participar