Las marcas buscan deportividad e inclusión

P&G y el Comité Paralímpico Español colaboran en un proyecto para visibilizar el deporte inclusivo

Incluye acciones para facilitar el acceso de niños y niñas con discapacidad a competiciones

Teresa Perales, Susana Rodríguez y Daniel Caverzaschi, embajadores de 'Imbatibles'.
Teresa Perales, Susana Rodríguez y Daniel Caverzaschi, embajadores de 'Imbatibles'.

Susana Rodríguez nació con albinismo y una grave deficiencia visual, algo que no le ha impedido convertirse en médica y campeona paralímpica de triatlón adaptado. Teresa Perales, que perdió la movilidad desde la cintura hasta los pies a los 19 años, es expolítica, escritora y la nadadora con el mejor palmarés deportivo, al lograr su medalla número 27 en los últimos Juegos Paralímpicos de Tokio. El tenista y licenciado en Económicas por la Universidad de Warwick Daniel Caverzaschi, por su parte, ha vivido sus 29 años de vida con una malformación distinta en cada pierna, una discapacidad a la que ahora le agradece muchos de los éxitos y momentos felices de esa vida.

Si hay un adjetivo que define a estos atletas es el de imbatibles, y así lo ha querido visibilizar Procter & Gamble (P&G) a través de su nuevo proyecto Imbatibles, capaces de todo, enmarcado en su patrocinio de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de París 2024. “Nuestras marcas siempre han utilizado a los deportistas para anunciarse en muchas ocasiones a lo largo de las últimas décadas porque el deporte es un área que comunica valores con los que estamos muy de acuerdo, de esfuerzo, de superación. Pero nos hemos dado cuenta de que hay deportistas también en el mundo paralímpico que son un ejemplazo y una inspiración no solo a título deporte sino a nivel personal”, reconoce la directora general de P&G en España, Vanessa Prats.

La iniciativa cuenta con la colaboración del Comité Paralímpico Español (CPE), con Rodríguez, Perales y Caverzaschi como embajadores, y su objetivo es apoyar y visibilizar el deporte inclusivo en España, según explica el presidente del CPE, Miguel Carballeda. “Van a ayudarnos a promocionar entre sus trabajadores y sus clientes el hecho de que haya igualdad de oportunidades y que se vea el deporte de una forma más normalizada. Esa aportación de sensibilidad de una marca tan importante, con productos que usamos en casa cada día como el Fairy o los Dodot, es muy importante porque las personas cada día demandamos más un compromiso social aparte del propio servi­cio”, explica.

La marca ya ha lanzado varios spots protagonizados por sus embajadores donde muestran las barreras con las que se encuentran día a día y cómo encuentran la fuerza interior que les ayuda a superarlas. Además, P&G y el CPE también han puesto en marcha lo que han denominado los Proyectos de Relevo, que incluyen acciones para facilitar el acceso de las personas con discapacidad con material deportivo adaptado, la inclusión de niños y niñas con discapacidad en competiciones deportivas o charlas de concienciación infantiles sobre la importancia de la inclusión de las personas con discapacidad en el deporte. “Enseguida te das cuenta de que puedes hacer que 100 niños que no pueden practicar el deporte mañana puedan hacerlo”, comenta Prats.

Para ello, la marca está tratando de amplificar la campaña llegando a acuerdos con la distribución, cadenas de supermercados e hipermercados, que ayuden a extender la información y a cofinanciar muchos de estos programas de ayuda. “Lo que buscamos es llegar a cuanta más gente posible mejor, porque hay mucha gente que necesita ayuda”, advierte la directora.

De hecho, uno de los anuncios de la campaña revela que en España hay más de 4,8 millones de personas con discapacidad, solo el 28% practica deporte y el 40% no podría permitírselo aunque quisiera, algo en lo que insiste Carballeda: “Hacer deporte con una discapacidad tiene altos costes de material deportivo. Por ejemplo, una bicicleta normal se puede comprar en cualquier sitio a un precio asequible, pero cuando se trata de un tándem o de una bicicleta adaptada es más difícil y mucho más caro. Necesitamos que esa diferencia, esa desigualdad, esa injusticia, se cubra precisamente con marcas solidarias que ayudan a que las personas tengan oportunidades iguales”.

Triple demostración

Afortunadamente, dice, en la actualidad cuentan con una treintena de marcas patrocinadoras a las que ya consideran “compañeras de viaje” hacia la meta que ahora se materializa en los Juegos Paralímpicos de París 2024. “Yo creo que les retorna algo más importante en el concepto humano. Cuando les conocen y ven a los chicos haciendo deporte y ellos saben que lo hacen porque les ayuda, hay un compromiso que se renueva año tras año”, confiesa.

Así ha ocurrido, por lo menos, en el caso de P&G, a pesar de que han sido, de momento, los últimos en llegar. “Si todo deportista tiene que saber lo que es superarse, el que tiene una discapacidad lo ha demostrado triplemente y cualquier marca se siente honrada por estar representada por gente con esos valores. Para las marcas que lo que buscan es superarse y mejorar la vida de los consumidores, inspirarse en gente como ellos es un lujazo”, admite Prats.

Aun así, el presidente del CPE recuerda que, además de la ayuda económica, hay otra necesidad que cubrir para la que el compromiso de sus patrocinadores también es fundamental: la concienciación. “Necesitamos hacer cosas conjuntamente para cambiar poco a poco la sociedad y eso está funcionando”, asegura. Sus esfuerzos se centran también en preparar a la cantera de futuras promesas, que necesitan de ese trabajo continuado para poder permitirse incorporarse al equipo paralímpico. “Es duro, pero al final se llega y creo que se transmite a la sociedad un mensaje muy positivo de superación, de que somos capaces de conseguir aquellas cosas que nos planteamos. Y en los tiempos que corren, más”.

Estos tiempos a los que se refiere Carballeda, además, están demostrando que el deporte adaptado no es una realidad lejana y, por tanto, no debe ser tratada como tal, según indica él mismo: “Hay mucha gente que va por la vida pensando que a ellos no les tocaría nunca encontrarse en una situación así, pero ocurre todos los días. Todos los días hay nuevas personas con discapacidad. La pandemia nos ha traído muchas personas nuevas con discapacidad. La guerra trae muchas personas nuevas con discapacidad. Y tienen que seguir viviendo”.

Normas
Entra en El País para participar