Feijóo alerta de una fuga de capitales por la última reforma fiscal de Sánchez

Pide una bajada de 5.000 millones en el IRPF para los que ganen menos de 40.000 euros

El lider de la oposición, Alberto Núñez Feijóo
El lider de la oposición, Alberto Núñez Feijóo

El lider de la oposición y presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha lanzado un duro ataque a la política fiscal del Gobierno durante su intervención en el XXV Congreso Nacional de la Empresa Familiar. Feijóo fue especialmente crítico con la última reforma aprobada la pasada semana, que incluye un nuevo impuesto a la riqueza para aquellos contribuyentes con una riqueza neta superior a 3 millones de euros y una limitación del 50% para que los grupos empresariales consolidados puedan compensar pérdidas de sus filiales. “Lo que ha hecho el Gobierno no es una reforma fiscal, es un incremento de 3.000 millones de euros en impuestos”, recalcó durante su intervención.

El lider del PP cargó contra las subidas de impuestos a las empresas, acusó al Ejecutivo de querer acabar con la riqueza y alertó sobre la fuga de capitales a otros países en busca de mejores condiciones. “Lo que es preocupante es que los socios europeos bajan impuestos. En Portugal no hay impuesto de Sucesiones, Donaciones ni Patrimonio. Cuando mandamos un mensaje de que paguen los que antes no pagaban, estamos empujando las inversiones a otro lado. Desde Badajoz o Vigo hay poca distancia, y ya algunos proveedores de Inditex o de Stellantis se han ido a Portugal”. En esa decisión también habría pesado, según Feijóo, una regulación medioambiental mucho más laxa y unos mayores incentivos por parte de ayuntamientos y comunidades autónomas para atraer capital extranjero. “Decirle a los inversores y a los grandes patrimonios que no son bien recibidos es una irresponsabilidad en plena crisis”.

El lider del PP consideró que el impacto de la reforma fiscal el Gobierno, que también incluye bajadas selectivas en el IRPF a los contribuyentes que ganarán menos de 21.000 euros, será limitado. “No tiene sentido que se aplique en 2023 y no en 2022 cuando está previsto que la recaudación se incremente en 32.000 millones de euros. Debería haber dejado al menos 5.000 millones para realizar una bajada del IRPF a los que ganan menos de 40.000 euros”. En este punto, Feijoó fue muy crítico al considera que el Gobierno considera rico a todo aquel contribuyente que gane 21.000 euros.

Normas
Entra en El País para participar