Valor a examen

Mapfre, entre la inflación y la oportunidad del alza de tipos

Genera dudas entre los analistas por el impacto de la escalada de precios en los clientes, el alza del gasto por siniestralidad en el automóvil tras el Covid y la fuerte competencia en el sector

Sede central de Mapfre en Majadahonda, Madrid.
Sede central de Mapfre en Majadahonda, Madrid. Getty Images

Mapfre es uno de los valores de la Bolsa española que no ha recuperado el nivel anterior a la pandemia, y que pese al impulso que también supone para el sector asegurador el alza de tipos, pierde este año el 9,5%. Su evolución está en línea con la de otras compañías españolas, como Catalana Occidente, que se deja el 8,3% en 2022, o el sector asegurador europeo, que retrocede más del 10%. El sector ha intentado la remontada en el último mes con las alzas de tipos, que dejarán más comisiones por la venta de productos con más rentabilidad pero también “viene arrastrando el incremento de los costes por siniestralidad, coincidente con la reapertura de la actividad normal después de los confinamientos por Covid”, señala Darío García, de XTB. A pesar de que los ingresos también han aumentado (el precio de las pólizas), los inversores han visto cómo han empeorado los márgenes.

Mapfre presentó un crecimiento de los ingresos en el primer semestre del ejercicio del 7,3%, hasta los 12.510 millones, pero los analistas pusieron la atención en el ratio combinado, que mide la rentabilidad del negocio teniendo en cuenta la siniestralidad y los gastos, y que a junio se situó en el 98,3%, por encima de la media marcada en su plan estratégico 2022-2024 (entre el 94% y el 95%). “Un ratio combinado del 100% supone que cada euro de las pólizas que los clientes abonan se destina íntegramente a pagar indemnizaciones y a sufragar los costes operativos de la empresa; es decir, no hay rentabilidad”, señala la propia compañía. Por tanto, cuanto más lejos esté de ese 100%, mejor, y viceversa.

España y Brasil suponen más del 65% de la actividad de Mapfre, y los seguros de no vida representan el 80% del total (28% el de autos). Es una empresa que gusta mayoritariamente al mercado; el 53,3% de los analistas recomienda comprar y el 13,3%, mantener. En cambio, hay otro 33,3% que aconseja vender.

GVC Gaesco está en el lado de las firmas con visión positiva: “Es una opción interesante, aunque ahora está penalizada por la situación en el ramo de automóviles, en el que los costes de reparación han subido mucho por la inflación y está mermando la rentabilidad [105% de ratio combinado a junio]. No obstante, tiene otras actividades que permiten mitigar parte de este impacto”, comenta Jaime Pallarés. El experto destaca que los inversores prefieren esperar a que esta situación se normalice, “aunque será un proceso lento que puede tardar varios trimestres”.

En cuando al efecto que podría tener el alza de los tipos de interés, Darío García, de XTB, argumenta que “la pata financiera del sector podría aprovecharla, y más concretamente el incremento de la tasa de depósito, para lanzar una nueva etapa de productos de ahorro”. Pero observa un escenario con repercusión dispar: “Otro de los lastres es la menor contratación de productos de cobertura por parte de los clientes, fruto de la caída de su poder adquisitivo, o ante la pérdida del mismo, que puede afectar la facturación”. También puede abrirse un periodo “de competencia de precios por parte de las empresas para hacer crecer su cartera de clientes”, añade.

La tensión inflacionista ha llevado a Divacons Alphavalue a reducir la previsión de ingresos por acción de Mapfre para 2022 y 2023 al considerar que “será prolongada”, y también porque “la gran exposición al motor en Latinoamérica e Iberia está bajo una alta competencia de precios e inflación en una industria ya a media asta, mientras que una recesión podría añadir presión”. Asimismo, recuerda “su alta exposición a divisas emergentes”, como el real brasileño o la lira turca, entre otras. Su consejo es añadir.

En el lado más negativo se encuentra Barclays: “Mapfre está expuesta a variaciones del ciclo económico importantes en España, Brasil, EE UU, a catástrofes naturales, y a los cambios en las tendencias demográficas y regulatorias”, explica en un informe donde recomienda infraponderar.

Credit Suisse opta igualmente por infraponderar y sitúa en ratio combinado en el 98,6% a final de año frente al 97,6% de 2021.

Potencial del 27% y cupón del 8,6%

Evolución. El consenso de analistas da un precio objetivo a Mapfre a 12 meses de 2,09 euros, que supone un potencial de revalorización del 26,7%. La compañía ha sufrido fuertes vaivenes desde el verano de 2007, momento en el que llegó a marcar máximo históricos. Bankinter, que recomienda comprar acciones, destaca el atractivo de la valoración, ya que “cotiza a un PER 2022 estimado de 6,9 veces frente a las 11,6 veces de media en los últimos 10 años y las 8,9 veces que se presenta el sector asegurador europeo”. Asimismo, apoya su recomendación en que la aseguradora tiene “un nivel de solvencia cómodo, una rentabilidad por dividendo elevada, y el cambio de tendencia a mejor en el negocio de Latinoamérica”.

Dividendo. Es una de las compañías de la Bolsa española que ofrece una rentabilidad por dividendo elevada, del 8,66% sobre la cotización actual. Mapfre ha repartido un dividendo total con cargo al ejercicio 2021 de 0,14 euros brutos por acción, lo que supone un pay out del 58,4%, y volver a los niveles de retribución anteriores a la pandemia.

Normas
Entra en El País para participar