_
_
_
_
_

La presión sobre el BCE crece para una subida de tipos de 75 puntos básicos el jueves

Aumentado el número de consejeros del BCE que están a favor de una respuesta más contundente contra la inflación

Sede del BCE en Francfort
Sede del BCE en Francfort

Los bancos centrales no deben luchar solo contra la actual espiral alcista de precios sino con la expectativa de que los precios sigan al alza en el medio y largo plazo. Y el BCE está por ahora lejos de conseguir que esas expectativas se acerquen a futuro al objetivo de estabilidad de precios del 2%. Los consumidores de la zona euro prevén una inflación a largo plazo del 3%, superior al 2,8% que estimaban en junio, según la encuesta que realiza cada mes el BCE entre unos 14.000 adultos de Bélgica, Alemania, España, Francia, Italia y Holanda.

El IPC de agosto en la zona euro no ha dado tregua y confirma la continuidad en el incremento de los precios, que han subido el 9,1% en tasa interanual, desde el 8,9% de julio. El ascenso da argumentos al ala más dura del BCE, que reclama una subida de tipos de 75 puntos básicos en la reunión del próximo 8 de septiembre.

La posibilidad de un incremento en los tipos de esa cuantía –y no de medio punto, como se esperaba en julio– gana peso y son ya varias las firmas de análisis que se apuntan a esa tesis. Es el pronóstico que dio a conocer Bank of America este viernes y el que comparten otros expertos como los de Goldman Sachs, Citi o Morgan Stanley.

“Ha aumentado el número de consejeros del BCE que están a favor de una respuesta más contundente”, señaló el economista de JP Morgan Greg Fuzesi en una nota a los clientes. Los datos de inflación del miércoles “les habrán dado más ánimos. Si bien es difícil de medir el tamaño relativo de los distintos grupos de partidarios dentro del Consejo de Gobierno después de las vacaciones de verano, sospechamos que ahora hay más cartas sobre la mesa para un aumento de 75 puntos básicos la próxima semana”, según recoge Bloomberg.

Minutos después de los datos sobre la inflación, el presidente del Bundesbank, Joachim Nagel, abogó por una "fuerte subida de tipos en septiembre" y añadió que "cabe esperar más subidas de tipos" después. Su colega austriaco Robert Holzmann también dijo el miércoles que no había "ninguna razón para ser indulgente".

El economista de Goldman Sachs, Sven Jari Stehn, destacó que los datos de actividad "se han mantenido un poco mejor de lo esperado" y dijo que la eurozona podría sufrir solo una "desaceleración moderada", según Bloomberg. Este experto espera que la inflación se acelere aún más a medida que expiren las medidas temporales de apoyo en Alemania y que los elevados costes de la energía sigan repercutiendo en los precios minoristas. "El debate es muy complejo, pero la mezcla de mensajes recientes, junto con la sorpresa al alza de agosto de la inflación subyacente significa que un movimiento mayor que el de julio ahora se ha vuelto marginalmente más probable", escribieron los economistas en su informe .

Con todo, los bancos de inversión no lo tienen claro y todos reconocen que estas previsiones están sujetas a la incertidumbre. Bank of America dijo que su las nuevas expectativas de tipos se basan en "una decisión muy ajustada".

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Más información

Archivado En

_
_