Ignacio Fuertes: “No es razonable estar hablando de cuándo va a bajar tipos la Fed”

Invierte en bonos ligados a la inflación, deuda corporativa europea de emisores de alta calidad y cédulas hipotecarias

Nacho Fuertes, director de inversiones de Miraltabank.
Nacho Fuertes, director de inversiones de Miraltabank.

Ignacio Fuertes Aguirre (Bilbao, 1975) es el máximo responsable de las inversiones de MiraltaBank, la firma creada por Emilio Botín O’Shea hace 12 años. Nacho Fuertes, como le conoce todo el mundo en la gestora, cuenta con más de 20 años de experiencia en los mercados financieros. Antes de Miralta trabajó en Merrill Lynch y en Vega Asset Management. Además de coordinar a los equipos de inversiones, Fuertes también es el gestor del fondo de renta fija Sequoia. La primera mitad de 2022 ha sido uno de los periodos más desafiantes de su carrera profesional, pero el inversor se muestra convencido de poder seguir logrando buenos retornos para los partícipes de sus fondos.

El primer semestre fue el peor de la historia para los fondos de renta fija. ¿Cómo fue en su caso?

Nuestro fondo Sequoia ha aguantado muy bien. Ahora estamos perdiendo solo un 3% en 2022, cuando muchos de nuestros fondos comparables ceden más de un 8%. Analizando un periodo de tres años, estamos entre los primeros de nuestra categoría.

¿Cómo esquivaron las fuertes caídas?

Empezamos el año con muchísima liquidez, porque ya veíamos la que se nos iba a caer encima con las subidas de tipos de interés. Hubo momentos que llegamos a tener un 50% del fondo en efectivo o en instrumentos a muy corto plazo para minimizar el riesgo. Como veíamos que todo estaba caro, preferimos esperar. En la parte invertida, lo que mejor ha funcionado son los bonos ligados a la inflación.

¿Hasta cuándo mantuvo esa posición de máxima cautela?

Hasta mayo, cuando ya empezamos a volver a comprar. En junio la mayoría de los bonos cayeron, y a nosotros también nos afectó, pero en general estamos muy cómodos con la cartera que hemos ido construyendo. Hemos comprado a precios muy atractivos. La cartera tiene un cupón medio del 4% y alta calidad crediticia.

¿Cómo es ahora su cartera en renta fija?

Tenemos un 20% aún en liquidez. Un 30% en bonos de empresas y bancos europeos. Un 10% en deuda híbrida y cocos europeos. Una pequeña parte en bonos de alta rentabilidad y deuda de países frontera como Ucrania, Polonia o Rumanía. Otro 10% en cédulas hipotecarias y un 15% de bonos de EE UU ligados a la inflación y deuda corporativa norteamericana.

¿Cómo han reaccionado ante los últimos mensajes duros de la Reserva Federal?

Lo que dijo Jerome Powell [presidente de la Fed] en Jackson Hole era lo esperable. Los bancos centrales pasaron demasiado tiempo hablando de una inflación transitoria, pero ahora han tenido que actuar con contundencia para tratar de anclar las expectativas de inflación. Poco a poco lo están consiguiendo, pero han pasado muchos meses yendo por detrás del mercado.

La mayoría de activos de riesgo está sufriendo por ese mensaje más duro...

Sí, pero al final es necesario. Lo que no era razonable es que nada más empezar a subir tipos la Reserva Federal ya se estuviera hablando de cuándo los iba a empezar a bajar.

¿Han invertido algo en bonos del Tesoro estadounidense?

Sí, en momentos puntuales los vimos con precios atractivos. Pero ya no. Hay que tener en consideración que son inversiones en las que hay que cubrir el riesgo divisa. Ahora ya no nos salen las cuentas.

¿Rotan mucho la cartera?

Mucho, hasta tres o cuatro veces al año. Muchísimo más que los típicos fondos de renta fija. Nosotros tenemos un estilo de inversión muy flexible. Utilizamos un algoritmo para identificar las mejores oportunidades y constantemente analizamos si los bonos que hemos comprado están ya en precio y merece la pena venderlos. Además, no tenemos ningún problema por salirnos del mercado y ponernos en liquidez si vemos que la situación está complicada y todo está caro.

¿Los gastos de un fondo tan activo son altos?

Cobramos alrededor del 1% anual. Pero creo que no es mucho para todo el trabajo que hacemos y el valor que aportamos.

Tienen titulizaciones hipotecarias en cartera...

Sí, es un activo que nos gusta. Se trata de bonos con un colateral muy valioso, que por debajo tienen préstamos muy fiables, de primeras viviendas, y con deudores muy solventes. Ahora bien, somos oportunistas, compramos si vemos que ese activo está infravalorado.

¿Les preocupa la inversión sostenible?

Nuestro fondo es artículo 8 plus, lo que implica que excluimos expresamente algunos emisores. Ya sea países donde no se respetan las libertades más básicas, como empresas de tabaco, de juego o que fabrican armamento no convencional.

No tienen casi deuda pública...

Solamente bonos a largo plazo ligados a la inflación. En la mayoría de deuda pública los tipos reales que están ofreciendo aún son negativos. De hecho, en el caso de países como Italia estamos cortos [han apostado por un deterioro de sus bonos]. Para nosotros es una buena forma de cubrir nuestra exposición en deuda corporativa.

Normas
Entra en El País para participar