Entrevista Protein Capital

Alberto Gordo: “Una vez regulados, el precio de los criptoactivos será mucho más alto”

Espera que el mercado de criptodivisas toque suelo este trimestre, o a comienzos del cuarto, coincidiendo con el máximo de la inflación en EE.UU

Alberto Gordo: “Una vez regulados, el precio de los criptoactivos será mucho más alto”

Con más de 20 años de experiencia como operador independiente, principal­mente en trading de opciones y capital privado, Alberto Gordo fundó Protein Capital, empresa que registró hace año y medio en Luxemburgo el primer hedge fund de capital español especializado en criptomonedas. Sus partícipes, inversores profesionales de entre 30 y 50 años, “que han vivido la revolución tecnológica en internet y que están muy familiarizados con industrias como las fintech”, destinan entre el 3% y el 8% de la cartera a esta inversión que, reconoce, “está en una fase muy inicial. A medida que se vayan logrando pasos importantes, como el regulatorio, veremos un mayor universo de inversores”.

¿Por qué invertir en criptos?

La idea inicial era invertir en la tecnología disruptiva con la que más se identificaran los mileniales, que es la blockchain. Y, dentro de ella, la mejor inversión posible son los activos digitales. Hacemos gestión activa, aunque de manera conservadora, ya que solo vamos a invertir en las 20 monedas de mayor capitalización. Es decir, aquellas que estén liderando estrategias.

¿Qué activos conforman la cartera del fondo?

Desde que en noviembre comenzaron los movimientos bajistas, nos hemos refugiado principalmente en bitcóin, que de todos es el más fuerte, pero cuando el mercado recupere la tendencia alcista ponderaremos más en otros activos como ethereum, polkadot o cardano.

Efectivamente en los últimos meses hemos visto fuertes caídas.

Las ha habido en el pasado y las volverá a haber en el futuro. Lo importante es saber gestionar para intentar reducir las caídas y, si lo conseguimos, cuando el mercado vuelva a subir podremos tener rentabilidades mayores que el benchmark. Nuevos proyectos como la plataforma Binance o la red Polkadot surgieron precisamente en estos mercados bajistas.

¿También desaparecerán otros activos?

Sí, por supuesto. Si coges el top 20 de 2018 y lo comparas con el de 2022, solo hay cuatro o cinco monedas que siguen, entre ellas, el bitcóin y el ether. El resto han sufrido vaivenes impresionantes y han desaparecido. Por eso consideramos que la gestión activa es fundamental. Lo vimos en los inicios de internet. En 2000, el navegador más importante era Netscape y hoy no lo conoce nadie. Esto también pasará con las criptodivisas, que muchas desaparecerán, la mayoría, e irán surgiendo nuevas.

¿Hasta cuándo cree que se prolongarán las caídas?

El suelo de este mercado bajista en las criptomonedas llegará con el máximo de inflación que se produzca en Estados Unidos. ¿Cuándo? Con todas las medidas que están aplicando los bancos centrales, el techo de inflación probablemente podrá llegar en el tercer trimestre o comienzos del cuarto. En la medida en que se vaya controlando la inflación durante tres o cuatro meses seguidos, empezaremos el nuevo ciclo alcista.

¿Qué papel debe jugar la regulación de este tipo de activos?

La blockchain es una tecnología disruptiva que en esta primera fase tiene que demostrar sus capacidades y que es mejor que las anteriores, algo que está haciendo ya. Regularla es la segunda fase porque, si no lo hacemos, nunca va a poder llegar a que todo el mundo lo pueda usar. Es aquí donde nos encontramos, y es esta fase de transición la que nos está trayendo tanta volatilidad.

Estados Unidos ha entendido que si quieren ser la capital financiera en el nuevo ciclo de la economía digital, tienen que apoyar y favorecer la regulación de este tipo de activos para que se acelere su adopción y estar en primera línea. Si nosotros nos dedicamos a poner trabas, nos quedaremos en la parte de atrás. En el proyecto de ley aprobado en junio hablan, por ejemplo, de considerar los activos digitales como commodities y, lo más importante, considerarlos un medio de intercambio. Van muy rápido y en la buena dirección.

¿Y en Europa?

Tiene el proyecto MiCA, avalado por el BCE. No sé cuándo se regulará, pero sí tenemos claro que es el camino hacia el que se va. En teoría, lo que busca ese reglamento europeo es proteger al consumidor, que es el que menos información tiene, el que menos preparado está. La parte negativa es que, una vez que esté legislado, los precios de los activos digitales no serán los actuales, serán mucho más altos y ahí el que tendrá más ventaja será el inversor acreditado, que tiene mayor conocimiento y puede entrar en esta fase inicial.

¿Qué debería saber el inversor que quiera diversificar su cartera con este tipo de activos?

Que es una inversión de alto riesgo, de medio y largo plazo, y que el peso que tenga en su porfolio debe evolucionar de la misma manera que el ecosistema. Y tiene que tener cuidado porque hay activos que van a desaparecer, y es muy difícil reconocer los que realmente van a perdurar en el tiempo. Y ahí se tienen que apoyar en expertos y profesionales. Ya estamos viendo qué empresas como Fidelity o Goldman Sachs están recomendando en torno a un 5% de las carteras en criptodivisas. La cuestión no es si hay que invertir o no, sino cuánto según el perfil de riesgo en este tipo de activos y si se hace mediante gestión activa o pasiva. Esas son las preguntas que se deberían hacer los inversores.

¿Cómo cree que será el sector de la inversión en cinco o diez años?

Todo cambiará en el sector de la gestión y la distribución. No habrá ninguna gestora que se precie que de aquí a cinco años o menos no esté invirtiendo en machine learning o inteligencia artificial. Si no lo hacen, estarán perdidas. También la tokenización cambiará en menos de cinco años la manera de gestionar y de distribuir los fondos de inversión. Esto abrirá las puertas al retail y aumentará muchísimo la liquidez de los activos.

Ahora importa la inversión sostenible. ¿Le preocupa que contamine la minería de bitcóin?

Hay muchos bulos, como que el bitcóin no es bueno para el medio ambiente. En 2000 se decía que el 50% de la energía que se utilizaría en el mundo sería por internet, y la realidad es que 20 años después realmente estamos en niveles inferiores al 25%. Va a pasar igual con el blockchain. De todas formas, ya se están desarrollando tecnologías para reducir el consumo al minar bitcóin. Lo que no se dice es que el 80% de las energías que se utilizan son renovables, con lo cual el bitcóin va a ser una pieza fundamental para el desarrollo de estas energías porque va a ser un gran demandante.

Normas
Entra en El País para participar