El gigante estadounidense GXO se prepara a crecer en España por las externalizaciones

Augura un crecimiento de la facturación del 10% en 2022. Tiene 170 clientes, de los que 12 de ellos tienen contrato de exclusividad.

Rui Marqués, director general de GXO Logistics en España y Portugal
Rui Marqués, director general de GXO Logistics en España y Portugal

La estadounidense GXO Logistics, uno de los mayores operadores del mundo de centros logísticos, con una facturación de 6.700 millones de euros y un ebitda de 600 millones de euros en 2021, se prepara para crecer con fuerza en la Península Ibérica. A punto de cumplirse un año desde que se separó de otro gigante estadounidense (XPO), la compañía augura un buen cierre de ejercicio en lo económico, pese a la subida de los carburantes, la hiperinflación, las tensiones en la cadena de suministro o el enfriamiento económico que anticipan los expertos a la vuelta del verano.

En una entrevista con Cinco Días, Rui Marqués, director general de GXO en España y Portugal, recalca que la facturación de la compañía en la Península Ibérica creció un 11% en 2021 para cerrar en 407 millones de euros y que este ejercicio, pese a todas las dificultades, será similar “si no se tuercen las cosas en el segundo semestre, algo que no parece que vaya a suceder”. El crecimiento se ha basado en los resultados obtenidos por lo que Marqués denomina como “ofensiva comercial” para atraer clientes. “El 80% de los clientes proceden de dos sectores: retail, especialmente comercio electrónico, y alimentación y bebidas. Hemos expandido el portfolio con marcas lideres como Nike, Avon o Carrefour con una solución completa para la logística que va desde el almacenamiento, la automatización de procesos y la tecnología”, recalca.

En la actualidad, GXO cuenta con 170 clientes, de los que da servicios en exclusiva de gestiónde centros logísticos a 12 clientes, entre ellos a Inditex. Emplea a 5.000 trabajadores (de los que 1.000 fueron contratados en 2021), con picos de hasta 10.000 en epocas de mucha actividad comercial como navidades, y ha sido designada por tercera vez por Forbes como una de las 75 mejores empresas de España para trabajar. "Me siento muy orgulloso del equipo. No es nada fácil estar en esta lista".

Pese a encadenar dos ejercicios con subidas de la cifra de negocio de dos dígitos, el consejero delegado de GXO considera que todavía hay margen de crecimiento. “El mercado está muy fragmentado. El volumen de la externalización apenas llega a 5.000 millones de euros, cuando es mucho más elevado en otros países como Italia (10.000 milllones), Alemania (12.000 millones) o Reino Unido (25.000 millones). Hay mucho que externalizar en España y tenemos que jugar un papel relevante”. Y para ello cuenta con dos modelos diferentes. “Nuestras fábricas pueden estar dedicadas a un solo cliente, con factorías muy industrializadas, o contar con un modelo multicliente, con centros de 25.000 metros cuadrados en los que tres clientes pueden aprovecharse de los mismos servicios”.

Marqués constata que la hiperinflación les ha pillado, al igual que al resto de actores del sector logístico, con el paso cambiado. “Nadie pensó que íbamos a tener el precio de la energía o del gasóleo tan alto”, recalca. En su opinión, la herramienta más útil para la subida de precios es cambiar los cláusulas de revisión de tarifas de los contratos para que estas se actualicen dos o tres veces al año “Hay muchas empresas que no pueden esperar un año con este nivel de precios. Si solo se revisa al año, se arruinarán muchas compañías”. El director general considera que no habrá tensiones en la cadena de suministro ya que la gran mayoría de empresas, tras la mala experiencia de 2021, se han anticipado con mucho tiempo. “Los niveles de stock no han bajado, los clientes han sido previsores y el suministro está garantizado para el Black Friday las navidades”. En su opinión, la prudencia ante el enfriamiento económico ha llevado a la logística a priorizar tres mensajes. “Preservar la caja, no trabajar con fallidos y prudencia en la inversión”.

La oportunidad comercial del boom de las devoluciones

El gigante estadounidense GXO se prepara a crecer en España por las externalizaciones

El reclamo comercial de la distribución de proceder a las devoluciones de compras sin coste para el cliente se ha convertido en un dolor de cabeza en un escenario con la inflación por encima del 10% y con una recesión a la vuelta del verano. Las devoluciones se han disparado y están generado un problema de gestión para las empresas. Todo lo contrario que para los operadores logísticos. “Lo que está ocurriendo ahora es una oportunidad para nosotros. Las devoluciones ya no se pueden cambiar, si una empresa quiere impulsar sus ventas online, tiene que darle una solución para que los clientes se equivoquen”, recalca Marqués.

El director general recalca que la tasa de devolución de compras en España sigue siendo relativamente baja en comparación con otros países como Alemania, donde es el doble. “La gestión de las devoluciones tratada de forma incorrecta es un coste, mientras que si se trata bien es una oportunidad. La propuesta de valor añadido es realizar un tratamiento rápido y seguro para que vuelva a estar disponible en la pagina web lo antes posible”

Normas
Entra en El País para participar