Pino Sagliocco: “Rosalía no necesita los conciertos para sobrevivir”

Se encuentra llevando la gira de ‘Motomami’ y ha sido nombrado embajador de la Organización Mundial de Turismo (OMT)

Pino Sagliocco, promotor musical.
Pino Sagliocco, promotor musical.

En la agenda de Pino Sagliocco (Carinaro, Italia, 1959) figuran nombres como el de Rosalía, con la que actualmente está de gira, los Rolling Stone, Dua Lipa, Elton John, Madonna o Guns N’ Roses. Trabaja con todos ellos y muchos más, a los que ha traído a España para actuar. Presidente de la compañía de entretenimiento Live Nation España, inició su carrera en los años ochenta y desde entonces es uno de los artífices de los grandes conciertos en España. La pandemia le ha llevado a trasladar su residencia a Ibiza, y aunque reconoce que no puede ni ver las videollamadas, asegura que la tecnología le ha facilitado la vida, ya que no tiene que vivir a caballo entre Barcelona y Madrid, y puede hacerlo donde realmente desea, Acaba de ser nombrado embajador especial de la Organización Mundial del Turismo (OMT), de la que forman parte representantes de diferentes disciplinas como el diseñador Giorgio Armani o el futbolista Messi, y que le fue entregado en la escuela culinaria MOM de Madrid. Está eufórico: la normalidad, después del parón de la pandemia, está resultado mejor de lo esperado, con llenos en todos los conciertos que organiza.

Había ganas de fiesta.

Hacía falta, después de dos años pasando miedo, era hora de divertirse. La gente tiene ganas y que todo lo vivido sea un recuerdo lejano. Hay gente que todavía lleva mascarillas, pero en general todos tenemos ilusión y ganas de seguir adelante. El problema es que, en la música, en los conciertos, hay ahora más oferta que demanda y no todo el mundo puede llenar. Ha salido todo de golpe, cuando antes era todo más estructurado, pero ahora hay un cúmulo de actuaciones. Además, hay serios problemas de personal e infraestructura. Algunos festivales, hay muchos, van a desaparecer y otros no van a nacer. Sugiero que no se corran aventuras que no van a tener recorrido.

¿La crisis económica les está afectando?

Los precios no han bajado, todo ha subido y hay escasez de personal, eso se nota. La gente ha reseteado su vida y la decidido cambiar su vida con la pandemia, eso ha hecho que hayamos perdido gente buena. Por ejemplo, en los restaurantes hay escasez de profesionales cualificados, y costará años hasta que lleguemos al nivel de profesionalidad de antes. Lo único que queda es luchar con ilusión. En la pandemia, no ha habido ningún respeto ni cariño hacia la música. Hemos estado desunidos, cuando es necesario que la industria se una para que no nos vuelva a pasar lo que nos ha pasado. Debemos tener un código ético que nos de respeto. Además, la música es un pulmón económico importante.

¿Son los conciertos la tabla de salvación de los artistas?

A los Stones no les hacen falta hacer conciertos para sobrevivir. Le pasa lo mismo a Benyonce, Dua Lipa o Guns N’ Roses. Se deben a su público. Rosalía hace discos, pero necesita hacer conciertos para sentir el calor de los fans, pero no para sobrevivir. Otros, sin duda, necesitan salir a carretera para sobrevivir, para cubrir gastos, porque la carrera de un artista es dura.

¿Por qué siguen actuando los Rolling Stones?

No tienen ninguna necesidad económica, lo que tienen es necesidad de dar alegría a los fans, pero a la vez generan empleo, porque con sus conciertos hay que cubrir una infraestructura. Se necesitan ingenieros, productores, conductores, mucho personal que tiene trabajo gracias a que ellos siguen actuando. Estar en carretera hace que se genere una economía alrededor, se genera negocio para las tiendas, los restaurantes, el transporte, los hoteles. El turismo musical tiene mucho peso en la economía de un país. Junto con el deporte, la música es necesaria.

¿Cuando decidió vivir de la música?

Siempre he vivido de la música, sentí la vocación de manera natural. Cuando era joven me gustaba Jimi Hendrix, Bob Dylan, los Stones. Me fui de casa siendo muy joven. Empecé a trabajar en una empresa que hacía conciertos pequeños. En 1978 llegué a España, empecé a hacer eventos y conseguí hacer de esta profesión mi vida. He tenido la suerte de trabajar con grandes artistas, además de los citados anteriormente, Frank Sinatra, Michael Jackson, Leonard Cohen, Joan Baez o Quenn. Mis memorias serían extensas y sustanciosas, pero nunca he perdido la cordura de saber de dónde vengo, dónde estoy y adonde voy. Mis grandes logros es tener una familia maravillosa.

¿De dónde viene y adónde va?

Soy hijo de agricultor, con fuertes valores de familia, como el respeto al prójimo, que sabe ganarse la vida cada día, rodeado de buenos amigos. Y voy hacia un mundo más amable, libre, sin miedo a ver crecer a mis hijos, pero a la vez es necesario cuidar el mundo en el que vivimos. No hay que tener miedo a lo que viene por delante, a pesar de que sabemos que el futuro no va a ser tan prospero ni tan amable.

¿Debe ser un buen gestor de egos?

Soy bombero y gestor de egos. Todo el día estoy apagando fuegos, gestionando con experiencia y anticipando problemas. El artista es el más vulnerable de todos es el que da la cara al final, es el que sube al escenario y, por tanto, todo debe funcionar.

Normas
Entra en El País para participar