El vino español fija su hoja de ruta para aumentar su valor en cinco años

Entre los objetivos, incrementar un 10,2% la cuota internacional

Es necesario impulsar el consumo nacional en un 3% y aumentar su prestigio

El vino español fija su hoja de ruta para aumentar su valor en cinco años
GETTY IMAGES

El sector vitivinícola tiene un plan estratégico de aquí a 2027 y pasa por recuperar cuota de valor en los mercados internacionales. El objetivo es alcanzar un 10,2% de cuota internacional, frente al 8,3% actual, lo que supondría aumentar el valor de las exportaciones de vino generando 1.200 millones de euros adicionales de valor hasta alcanzar los 4.300 millones de euros anuales.
Se pretende también buscar un impulso en el consumo del mercado nacional en un 3% de manera anual. Esto supondría pasar de los 2.376 millones de euros de ventas en 2021 a los 3.751 millones en 2027. Son datos que se incluyen en un informe elaborado por la consultora KPMG en colaboración con la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), con el que se pretende mejorar la visibilidad del sector, la sostenibilidad de toda la cadena así como su revalorización.

En todo ello coincide el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, que intervino durante el cierre de la citada presentación, donde destacó el valor del documento “que identifica las necesidades de futuro, mejoras a realizar y objetivos que confío se cumplirán con el apoyo de este ministerio”. Reivindicó además el potencial del sector del vino español, líder a nivel mundial en volumen, y alentó a las bodegas a trabajar para generar un mayor valor en sus producciones.

“Estamos en un contexto volátil e incierto, pero en estos momentos es cuando hay que tener muy claro el rumbo que se quiere tomar, que la OIVE (Organización Interprofesional del Vino de España) coja el toro por los cuernos y lleve adelante esa tarea es absolutamente fundamental. Tenemos que pasar de la palabra a los hechos con este plan”, señaló, a la vez que ensalzó la necesidad de incrementar el valor del vino español, dado que “nuestros competidores directos tienen más valor que nosotros”. Para lograrlo, aseguró que hay que trabajar sobre la calidad, la sostenibilidad, la imagen de marca, y aprovechar las grandes ventajas que nos da el ser una potencia turística”.

En este sentido, Planas destacó que el sector del vino es “muy profesional y vertebrado”, elementos necesarios para lograr los objetivos marcados en el plan estratégico. Y puso de ejemplo para ilustrar el momento que vive el sector vinícola en España el hecho de ser el anfitrión en 2023 del congreso anual de la Organización Internacional de la Viña y del Vino (OIV), que se celebrará en Jerez de la Frontera (Cádiz).

El presidente de OIVE, Ángel Villafranca, manifestó que este documento supondrá “un antes y después” para la organización para “luchar por el bien del vino de España”. También invitó al ministro Planas a que contribuya desde su posición en el Gobierno a que se proteja la imagen del vino y no se frivolice con su consumo, “dado que no es un producto alcohólico que dañe la salud”. A lo que el ministro de Agricultura respondió que tanto el Gobierno de España como él mismo son los “primeros defensores del vino en España”. “Hemos tenido debates recientes que han preocupado al sector, pero es el momento de situar las cosas en su lugar y no confundir a la opinión pública.

Quizá hay mucho ruido y pocas nueces, pocos motivos para atacar el sector del vino que está en el debate público”, insistió Planas. Las acciones de este plan también persiguen la modernización y revalorización del sector del vino en torno a la sostenibilidad, con el objetivo de que el 26% del viñedo nacional sea ecológico al cierre de 2027 y de alcanzar cero emisiones netas (Net Zero) en 2035.

Otra de las palancas de crecimiento para las bodegas en estos años será el enoturismo y la estabilización de la superficie productiva en torno a las 950.000 hectáreas también permitirá el refuerzo económico de territorios en riesgo de despoblamiento. “El desarrollo de los ejes estratégicos definidos permitirá posicionar a España como un referente vitivinícola mundial e impulsar una espiral virtuosa de generación de valor en todo el sector”, afirmó el socio responsable de consumo y distribución de KPMG en España, Enrique Porta.

Además de incrementar el valor internacional, impulsar el consumo interno, buscar el equilibrio entre oferta y demanda, el reparto equitativo del valor y la rentabilidad a lo largo de la cadena, junto a la mejora de la competitividad del sector, liderar la sostenibilidad, apostar por el consumo responsable como parte de un estilo de vida saludable, es preciso incentivar las visitas a las bodegas.

Normas
Entra en El País para participar