La australiana PropHero aterriza en España para revolucionar la inversión en vivienda en alquiler

Utiliza la inteligencia artificial para determinar las ciudades con mejores rentabilidades. Por ahora elige Aragón, Comunidad Valenciana y Murcia

Pedro Armas, responsable de Prophero en España
Pedro Armas, responsable de Prophero en España

La compra de vivienda para posteriormente alquilarla se ha convertido en una fuente de ingresos para muchos inversores particulares en España. Pese a ello, las rentabilidades que ofrecían esos activos se han reducido considerablemente por la subida imparable del precio de la vivienda, especialmente en ciudades como Madrid o Barcelona, y los problemas derivados por la gestión del alquiler (impagos, destrozos o inquilinos) se han ido acumulando en el tiempo.

La australiana PropHero ha exportado a España el modelo que lleva implantando en las antípodas desde hace un año, tras levantar 1,6 millones de euros en una primera ronda de financiación, en el que la inteligencia artificial y la digitalización juegan un papel fundamental para resolver ambos problemas. “La idea es simplificar la inversión inmobiliaria. Que la pueda hacer cualquiera y convertirla en una inversión pasiva: que prácticamente con la transferencia de dinero sea suficiente”, recalca Pedro Armas, responsable del negocio en España, que asegura que la selección de España como segundo mercado obedece a que el español Pablo Gil es cofundador de la compañía y a que España es un enclave perfecto para saltar a Europa y Latinoamérica.

Armas destaca que Prophero se encarga de la compra, la reforma, el papeleo y de la búsqueda y gestión del inquilino a un precio muy competitivo: un pago inicial de 1.000 euros y otro de 5.000 que se cobra como comisión al cierre de la operación. Tarifas muy por debajo de las inmobiliarias tradicionales que van acompañadas de una sesión informativa de una hora y de un estudio exhaustivo con análisis de datos justificando la inversión. “Utilizamos la inteligencia artificial para buscar dónde se encuentran las mayores rentabilidades del alquiler en España. Y no están ni en Madrid ni en Barcelona, si no en otras comunidades autónomas. La inversión en vivienda en alquiler es puramente financiera, en busca de la rentabilidad, y no tiene que estar en la comunidad donde el inversor reside. Es una barrera cultural que estamos tratando de derribar”, asegura.

En los cuatro meses que lleva trabajando en España, Armas concluye que las zonas más interesantes para la inversión en vivienda en alquiler están en Comunidad Valenciana y Aragón. “Otras zonas interesantes son Murcia, Cartagena y Pamplona. Son ahora mismo las cinco en las que estamos volcándonos. No estamos por ahora ni en Madrid ni en Barcelona”. El objetivo que se ha marcado la firma es acabar este ejercicio cerrando entre una y dos operaciones de venta al día, lo que supondría hacer entre 30 y 60 al mes, y que el 40% de la facturación global proceda del mercado español.

El siguiente paso sería crecer hacia otros países, con Portugal como más que posible tercer mercado. “El objetivo que se ha marcado la matriz es facturar 42 millones en 2026 y explorar otros mercados hasta esa fecha como EE UU, México o Indonesia”. Ese sería, según Armas, el despegue definitivo de la compañía, que llegaría a una cifra de negocio de 191 millones en 2028.

Normas
Entra en El País para participar