La CNMV quiere que los inversores institucionales se impliquen a largo plazo en las cotizadas

Lanza a consulta pública el Código de buenas prácticas para inversores institucionales, gestores de activos y asesores de voto

Sede de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Sede de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Los 'proxy advisors' y grandes inversores institucionales deberán implicarse a largo plazo en la marcha de las cotizadas. El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Rodrigo Buenaventura ha anunciado que el organismo ha sacado a consulta pública el Código de buenas prácticas para inversores institucionales, gestores de activos y asesores de voto. Este código, que estará abierto hasta mediados de septiembre, pretende "promover una mayor implicación en las sociedades para que cuenten con inversores mejor informados, más activos y más involucrados en su estrategia y decisiones".

El objetivo de la CNMV es que dado el mayor peso que van acumulando este tipo de inversores en las empresas cotizadas, también se impliquen en su marcha para reforzar la gobernanza. En realidad se trata de una guía no vinculante, pero las entidades que decidan adherirse deberán indicar en su informe anual cómo han aplicado los principios del código en el ejercicio anterior.

"El código aborda todo lo que rodea a la asignación de capital y gestión responsable con el objetivo primario de creación de valor y de beneficios sostenibles para la empresa y la sociedad en su conjunto. Promueve el grado de implicación, a nuestro juicio necesaria, y debe permitir impulsar la mejora de las compañías en términos de rentabilidad a largo plazo de las compañías", explicó Buenaventura.

Para la redacción del código se ha contado con el asesoramiento de un grupo consultivo compuesto por expertos de los sectores afectados, como el asegurador, la inversión colectiva, firmas legales y de auditoría, 'proxy advisors' y emisores así como otros supervisores nacionales. Además, para su elaboración se ha tenido en cuenta otros códigos similares aprobados en los últimos años como el británico o el japonés.

En la propuesta que ha sacado el supervisor a consulta este viernes, se incluyen siete principios como la necesidad de invertir y contar con una estrategia a largo plazo, el conocimiento y seguimiento de las empresas en las que se invierte, el desarrollo y publicidad de la política de implicación el ejercicio del derecho de voto. También la transparencia de las actuaciones de implicación realizadas y sus resultados, la gestión de conflictos de intereses, y el gobierno corporativo interno y la política retributiva.

Según detalló Buenaventura, el supervisor de los mercados ha optado por un periodo transitorio de tres años, de forma que los grandes inversores que se adhieran a esta iniciativa podrán seleccionar qué principios cumplen y cuáles no, explicando las razones por las que han decidido no seguir alguno de ellos. No obstante, el punto 6, relativo a la política de gestión de conflictos de intereses, debe aplicarse desde el inicio.

Normas
Entra en El País para participar