Renta fija

CaixaBank se lanza a por el ahorro conservador con una ofensiva en fondos de deuda

Logra en mayo 900 millones en un vehículo de bonos de España e Italia

Captaciones fondos pulsa en la foto

El aumento de la remuneración de los depósitos a plazo por el momento tendrá que esperar. CaixaBank, el mayor banco comercial del país, está poniendo el foco en la venta de fondos de renta fija ante el nuevo entorno de mercado de tipos de interés al alza, con un arrollador ritmo de captación de ahorro en estos vehículos en el mes de mayo.

A principios de ese mes registró un nuevo fondo de inversión, el CaixaBank Deuda Pública España Italia 2025 con el que ha logrado suscripciones netas durante mayo por 908 millones de euros. En apenas un mes, este fondo que invierte en deuda soberana española e italiana con vencimiento en torno a 2025, se ha colocado como el tercero que más dinero nuevo capta en lo que va de año, según datos recogidos por la consultora VDOS. Solo le superan otros dos fondos de la gestora de la entidad financiera, la que mayor patrimonio gestiona en el país, el CaixaBank Master Renta Variable USA y el CaixaBank Master Renta Fija Corto Plazo, fondos ambos incluidos en el servicio de gestión discrecional de carteras.

La gestora de CaixaBank se ha situado en primera línea de una tendencia común en el mercado, ya que los fondos de renta fija fueron con diferencia los que más dinero fresco captaron en mayo, con suscripciones netas por 1.458 millones de euros según datos de Inverco, de los que más de 900 millones corresponden al citado producto de CaixaBank Asset Management. Fuentes de la gestora señalan que se trata de un dinero aportado mayoritariamente por inversores particulares –a partir de 600 euros como mínimo–. Reconocen que han aprovechado recientemente "el movimiento de subida de tipos del mercado para lanzar varios fondos de deuda pública que han sido muy bien acogidos por los inversores". En marzo, la gestora lanzó el CaixaBank Deuda Pública España Italia 2027.

La ofensiva comercial puesta en marcha, partiendo de la mayor clientela minorista del país, ha llevado a la gestora a elevar el límite de patrimonio de su fondo de deuda soberana española e italiana con vencimiento en 2025 lanzado en mayo desde los 300 millones iniciales a un nuevo tope de 1.500 millones de euros. Y el lanzado en marzo, enfocado en bonos con vencimiento en 2027, desde los 300 a los 700 millones de euros.

Punto de inflexión

La apuesta comercial por los fondos de renta fija llega en un momento que supondrá un punto de inflexión para el ahorro conservador. La subida de tipos de interés que el BCE prevé para el próximo julio permitirá devolver cierta expectativa de rentabilidad al ahorro en depósitos, condenada a cero durante años. Si bien, de entrada los bancos están aprovechando para canalizar el ahorro hacia los fondos de renta fija, en un entorno de mercado que se despide ya de las rentabilidades negativas. Así, los gestores coinciden en que el momento es idóneo para crear una cartera de renta fija, con rentabilidades ahora más elevadas y unos precios de los activos que prácticamente han tocado fondo, tras encajar fuertes pérdidas en el año. "La rentabilidad ofrecida por los gobiernos ha alcanzado niveles no vistos en los últimos seis años", apuntan desde CaixaBank AM.

Para las entidades financieras, la canalización del ahorro conservador hacia los fondos de renta fija en este entorno de alza de tipos es también garantía con la que seguir asegurando ingresos por comisiones. Los dos fondos de deuda soberana española e italiana lanzados recientemente por CaixaBank tienen una comisión de gestión mínima, del 0,1%, y una comisión de reembolso del 4%, que podrá evitarse en su totalidad en determinadas fechas en que se abren ventanas de liquidez.

A la cabeza de una tendencia seguida en el sector

Ibercaja. Esta entidad financiera también ha aprovechado el mes de mayo para lanzar dos nuevos fondos de renta fija, uno de ellos de deuda soberana de España e Italia y otro de deuda corporativa europea de grado de inversión. Tienen un objetivo de rentabilidad no garantizado del 0,85% TAE para el de deuda soberana y del 1% TAE para el de bonos corporativos.

Santander. La gestora del banco lanzó en marzo una nueva versión del Santander Horizonte 2027, que invierte en deuda corporativa, y el Santander Cumbre 2027, también de renta fija privada, y que permite destinar un 10% de la cartera a deuda por debajo del grado de inversión. El primero de ellos ha captado un patrimonio superior a los 370 millones y el segundo, unos 200 millones de euros, según datos de VDOS.

Normas
Entra en El País para participar