Tecnología

SAPA solicita nombrar a Jokin Aperribay consejero dominical de Indra

La compañía vasca no tiene derecho a tener un consejero en Indra hasta que no alcance un 7,69% y ahora tiene el 5%. La petición revela su interés por comprar más acciones de la tecnológica

Logo en la sede de Indra.
Logo en la sede de Indra.

SAPA Placencia Holding, la empresa de defensa vasca que compró el pasado diciembre un 5% de Indra a Corporación Financiera Alba por 90,8 millones de euros, ha solicitado su entrada en el consejo de administración de la tecnológica española, según ha anunciado la empresa que preside Marc Murtra a la CNMV.

SAPA ha pedido el nombramiento de Jokin Aperribay Bedialauneta, accionista del grupo vasco y presidente de la Real Sociedad, como nuevo consejero dominical de Indra. El nombramiento será sometido a la aprobación de la junta de accionistas que tendrá lugar el próximo 22 de junio en primera instancia y, el 23, en segunda. 

La solicitud se ha producido pese a que la compañía vasca no tiene derecho a tener un consejero en Indra hasta que no alcance un 7,69% de su accionariado por la regla de la proporcionalidad, por lo que la petición deja clara su intención de seguir comprando acciones de Indra hasta la fecha de la junta. 

Fuentes del mercado aseguran que si alcanza el porcentaje accionarial requerido, la petición de SAPA contará con el apoyo de la Sepi, primer accionista de Indra, con algo más del 24% del capital del grupo tecnológico, tras anunciar el pasado viernes que había comprado el 3,21% que aún tenía el holding de la Familia March y algunas acciones más en el mercado. Si la corporación vasca no logra su objetivo para la fecha señalada, las mismas fuentes no descartan que se convoque una junta extraordinaria. 

SAPA, un grupo familiar con sede en Andoain (Gipuzkoa), también entró el pasado año en el capital del fabricante de componentes aéreos ITP Aero, en el que tomó un 6% junto con el banco de negocios BP Capital. Rolls-Royce vendió el 100% de la compañía de Zamudio (Bizkaia) por 1.700 millones de euros al fondo Bain, que ha mantenido diferentes rondas de contactos en busca de socios españoles con perfil industrial.

El movimiento de SAPA es significativo porque Indra es el caballero blanco que el Gobierno había elegido para que se hiciese con ITP. La compañía tecnológica ya había sondeado la compra del fabricante español de motores de aviación en 2018, pero no llegó a un acuerdo con Rolls-Royce (propietaria hasta entonces de ITP) por cuestiones de precio.

En el mercado se da por hecho que si la Sepi llega al 28% de Indra y SAPA incrementa su participación hasta casi el 8% es cuestión de tiempo que Indra participe también en la compra del fabricante de motores vascos por Bain, que contempla la entrada de nuevos inversores hasta este junio, aunque el Gobierno ya ha pedido que se amplíe el plazo. 

La Sepi también pidió el pasado 20 de mayo un tercer representante en el consejo de Indra, en el que actualmente tiene dos: Antonio Cuevas y Miguel Sebastián. Para obtener ese tercer representante, la entidad pública debía alcanzar el 23% del capital, que ya ha sobrepasado. Una de las opciones que se manejan es que la Sepi opte a la vacante del consejo que va a quedar con el fin del mandato de Alberto Terol, presidente de la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Gobierno Corporativo, vicepresidente del Consejo y consejero coordinador, que lleva 12 años en la empresa.

En la próxima junta se renovará igualmente el mandato de la independiente Isabel Torremocha y se refrendará el nombramiento por cooptación de Francisco Javier García Sanz y el de Luis Abril con la condición de consejero ejecutivo.

Normas
Entra en El País para participar