Minería en la Luna o turismo espacial, a tiro de piedra gracias a la tecnología

La entrada del sector privado en este negocio supone un importante recorte de costes

Minería en la Luna o turismo espacial, a tiro de piedra gracias a la tecnología
Efe

Ha pasado más de medio siglo desde que el hombre llegó por primera vez a la Luna. El avance de la industria aeroespacial es tal que la generación actual está a la vanguardia de una nueva era espacial. “Por fin hemos llegado a una etapa en la que los sueños de la infancia en torno al espacio se están haciendo realidad”, explican en un informe de Citi.

El turismo espacial podría ser realmente más accesible para el ciudadano medio. La minería en la Luna o en un asteroide se está considerando seriamente. Y la alimentación de la Tierra con energía solar recogida de los satélites está en el horizonte.

¿Qué ha cambiado de repente para que el espacio sea más accesible? Dos cosas: el sector privado que entró en la industria y los costes de lanzamiento disminuyeron. “Hasta hace poco, la industria espacial había estado dominada por programas patrocinados por el gobierno, que se centraban más en la capacidad militar, y en la creación de ingresos y puestos de trabajo”, explican en el informe de Citi.

A medida que más empresas privadas entran en la industria, dan prioridad a la eficiencia operativa. Los costes de lanzamiento actuales, de 1.500 dólares por kilo, son unas 30 veces menores que los del transbordador de la NASA del 81.

Cohetes y vehículos de lanzamiento reutilizables, nuevos materiales y combustibles, métodos de producción más rentables y los avances en los sistemas robóticos y electrónicos se combinan para reducir aún más estos costes, explica Citi.

Los autores de este informe creen que los costes de lanzamiento podrían bajar a 100 dólares/kg para 2040, y en un escenario optimista, hasta 33 dólares/kg. Los “nuevos” materiales y el enfoque industrial contribuirán a reducir los costes Creemos que los costes de lanzamiento se reducirán aún más a medida que los fabricantes utilicen diseños que incorporen “nuevos” materiales.

Los cohetes de aluminio-titanio (Alu-Ti) con motores alimentados con queroseno han sido el estándar del mercado durante varias décadas. Pero los nuevos participantes utilizan materiales como el acero inoxidable, los compuestos de carbono y el combustible de metano líquido.

Con unos costes de lanzamiento más bajos, los autores esperan que la economía espacial genere más de 1 billón de dólares en ventas anuales en 2040, frente a los 370.000 millones de 2020.

Citi añade que el mercado de los satélites, que actualmente representa más del 70% de la industria espacial seguirá dominando, pero se espera que la demanda sufra un cambio de paradigma. Las aplicaciones tradicionales, como la radiodifusión de vídeo, cederán el paso a otras nuevas como la banda ancha de consumo y el espacio como servicio.

Las imágenes por satélite y las mejoras del análisis para grandes cantidades de datos podrían ser cruciales para ayudar a los países y a las empresas a abordar muchos de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU como las emisiones de gases de efecto invernadero, la deforestación y la biodiversidad. Pero se espera que el crecimiento más rápido provenga de las nuevas aplicaciones e industrias espaciales, como la energía solar basada en el espacio, la  logística espacial y la minería de la Luna, entre otros.

Estas áreas generarían 100.000 millones de dólares en ventas anuales para 2040.

Espacio para millonarios y basura espacial

Solo para ricos. Citi advierte que si bien la inversión de entidades privadas ha reducido el costo del acceso al espacio, con más personas y naves espaciales volando por una fracción de lo que los gobiernos han podido lograr, la percepción de que las empresas espaciales son proyectos favoritos impulsados por el ego de las personas más ricas puede dañar el potencial de la industria, dijo la firma. En cuanto a los vuelos espaciales tripulados, Citi señaló que la tasa de fallas para los lanzamientos tripulados es inferior al 2%. Pero eso “sigue siendo demasiado alto para los vuelos espaciales de pasajeros”, dijo, dado que la aviación comercial experimenta fallas a una tasa del 0,0001%.

Basura espacial. Los desechos suponen “una amenaza de rápido crecimiento para los satélites en órbita, los lanzamientos futuros y la expansión de oportunidades en todo el ecosistema espacial”, dijo Citi. Decenas de miles de objetos artificiales son rastreados en órbita alrededor de la Tierra, muchas veces más de lo que se esperaba que estuvieran en órbita, pero son demasiado pequeños para ser rastreados. “Esto aumenta el riesgo de que el Síndrome de Kessler se convierta en realidad: la idea de que la basura espacial en órbita alrededor de la Tierra, sin resistencia del aire para frenarla, alcanzará un punto de saturación en el que simplemente chocará con otros fragmentos y basura espacial en pedazos más pequeños, hasta que eventualmente crea un campo de escombros que impide que se lancen nuevos satélites”, dijo Citi.

Normas
Entra en El País para participar