El grupo de Berlusconi advierte del fin del dividendo de Mediaset España y ofrece que MFE cotice en Madrid

Busca atraer hacia la opa a los accionistas de la filial española

Silvio Berlusconi.
Silvio Berlusconi. DPA

El grupo controlado por la familia Berlusconi ha diseñado sus planes para la integración de la matriz MFE y la filial Mediaset España, tras la opa anunciada en marzo pasado, y que fue aprobada este jueves por la CNMV. La política de dividendos y las previsiones sobre cotización de las acciones están en el centro del proyecto.

De momento, el grupo de Berlusconi ha prometido más dividendos en MFE que en Mediaset España, como vía para atraer a los accionistas de esta última hacia la opa. En el folleto de la transacción, MFE señala que no ha tomado una decisión sobre la futura política de dividendos de Mediaset España. Ahora bien, asegura que, debido a posibles inversiones en tecnología y contenidos locales que, pese a no estar planeados o previstos actualmente, podrán ser eventualmente considerados en el futuro para tener una mayor competitividad en el mercado, MFE no puede descartar que la futura política de dividendos de Mediaset España podrá ser inferior comparada con los dividendos que ha pagado históricamente, o incluso podría mantenerse la situación de los tres últimos ejercicios en los que no ha distribuido ningún dividendo.

“Tras la liquidación de la oferta, MFE no prevé proponer, para su aprobación por parte de los órganos de gobierno pertinentes de Mediaset España, otras formas de remuneración al accionista de la compañía”, señala. Históricamente, Mediaset España ha distribuido dividendos de forma regular, con elevados pay-outs que oscilaron desde 2001 hasta 2018 entre el 35% y el 204%. Sin embargo, a partir de 2020, dejó de repartir dividendos con cargo a los resultados de los ejercicios 2019, 2020 y 2021.

Por el contrario, en el folleto se recuerda que, en 2021, MFE abonó un dividendo extraordinario de 0,3 euros por acción, tras no abonar ninguna remuneración al accionista en 2018, 2019 y 2020, bajo la propuesta de Fininvest, sociedad de la familia Berlusconi. Además, señala que el consejo de administración de MFE acordó en abril proponer a la junta accionistas, convocada para su celebración el 29 de junio de 2022, el reparto de un dividendo que asciende a 0,05 euros por acción. Este dividendo se pagará una vez liquidada la oferta, en el caso de que dicha liquidación se produzca antes del 21 de septiembre de 2022 y, en consecuencia, corresponderá a todos los accionistas de Mediaset España aceptantes de la oferta por la parte de Acciones A de MFE recibidas en contraprestación.

Además, en el folleto se precisa que el consejo de administración de MFE ha propuesto a la próxima junta general de accionistas, la deliberación, como punto a debatir, de una política de dividendos para las acciones de MFE, en la que se prevea la distribución de al menos el 50% del beneficio neto ordinario del ejercicio, teniendo en cuenta varios factores que incluyen, pero no se limitan a los beneficios, el flujo de caja, la situación financiera y las necesidades de gastos de capital, entre otros.

Fusión

Además, dentro de la transacción, MFE está barajando, una vez terminada la opa, promover una fusión de su filial española con la matriz holandesa. Se compromete, eso sí, a no hacerlo hasta que no transcurran al menos seis meses desde el final de la opa, que excluirá de Bolsa a la sociedad española. En caso de realizar dicha operación, la compañía está decidida a que las acciones tipo A de MFE, que entregará a los actuales accionistas de Mediaset España, coticen también en la Bolsa española, tres meses después de la fusión, además de en la italiana.

La opa de MFE sobre Mediaset España cuenta con un tramo en acciones y otro en efectivo. Ofrece o bien el canje de 9 acciones A de MFE, valorados en 0,8334 euros, por cada título de Mediaset España o bien 3,72 euros por cada título español. En total, prevé entregar un máximo de 624,34 millones de acciones A y gastar 258 millones de euros.

Para financiar la operación, MFE de un lado emitirá acciones nuevas para realizar el canje. Y, por el otro, ha rubricado un préstamo de 300 millones que colgará de la matriz. Los bancos que prestarán esta cantidad son Unicredit, Banco BPM, BNP Paribas, CaixaBank e Intesa San Paolo. Este crédito, que no se prevé se sindique con más entidades financieras, tendrá un vencimiento a cinco años con plazos de amortización semestrales. Y establece unos compromisos financieros, covenants en la jerga, que impiden que MFE se endeuda por encima de las 2,25 veces su ebitda hasta 2023. Y, a partir de entonces, rebaja este umbral hasta las dos veces.

Normas
Entra en El País para participar