Tecnología

Broadcom pacta la compra de VMware por 57.000 millones para crecer en software empresarial

Los accionistas de VMware recibirán 142,50 dólares por acción, una prima del 44% respecto al cierre de la acción el 20 de mayo, antes de que transcendieran las conversaciones

Logo de Broadcom en sus oficinas en Irvine, California.
Logo de Broadcom en sus oficinas en Irvine, California.

El fabricante de chips estadounidense Broadcom ha acordado la compra del proveedor de servicios en la nube VMware en una operación valorada en 61.000 millones de dólares (unos 57.000 millones de euros), en efectivo y acciones. Se trata de una de las mayores adquisiciones en la historia del sector tecnológico y la segunda más grande del año, tras la del fabricante de videojuegos Activision Blizzard por parte de Microsoft, que asciende a 68.700 millones de dólares.

Según lo pactado, los accionistas de VMware podrán elegir entre recibir 142,50 dólares en efectivo por acción o 0,2520 acciones ordinarias de Broadcom por cada acción de VMware, lo que supone una prima del 44% respecto a la cotización del 20 de mayo, antes de que trascendieran las conversaciones entre ambas compañías. Broadcom asumirá 8.000 millones de dólares de la deuda neta de VMware. El acuerdo incluye una cláusula de go-shop, por lo que esta podrá buscar ofertas competidoras durante un periodo de 40 días, que acaba el próximo 5 de julio.

La compra, respaldada con 32.000 millones de financiación de un consorcio de bancos, transformará a Broadcom en una empresa tecnológica diversificada, que abarcará desde los chips hasta los servicios de computación en la nube. VMware está considerada desde hace tiempo como una de las empresas más importantes del sector de la computación en nube. Sus servicios son utilizados por grandes empresas para gestionar redes de nubes privadas y públicas, así como centros de datos.

La transacción reforzará a Broadcom, que fabrica diferentes chips para móviles y redes de telecomunicaciones, en la industria del software. Broadcom, capitaneada por el multimillonario malayo-estadounidense Hock Tan, ya adquirió en 2018 CA Techologies por 18.900 millones de dólares y la división de seguridad para empresa de Symantec por 10.700 millones de dólares en 2019 para expandirse en ese mercado. La compañía también exploró la compra de SAS Institute, sin plantear al final ninguna oferta.

Broadcom decidió poner foco en el sector del software tras ver frustrada la compra de Qualcomm por la que había ofrecido 117.000 millones de dólares. La operación fue vetada en 2018 por el entonces presidente de EE UU, Donald Trump, por motivos de seguridad nacional.

El CEO de Broadcom, el multimillonario malayo-estadounidense Hock Tan, ha sido muy prolífico en adquisiciones desde que tomó el timón de lo que era un pequeño fabricante de chips en 2006. Hoy su compañía está valorada en más de 217.000 millones de dólares, frente a los 52.000 millones de capitalización de VMware. En su último ejercicio, el fabricante de semiconductores facturó 27.450 millones de dólares, un 15% más que el año anterior, mientras VMware tuvo unos ingresos de 12.850 millones, un 9% más.

Tras el cierre de la operación, Broadcom renombrará su negocio de software para utilizar la marca de VMware. La división de software pasará a representar cerca del 49% de los ingresos de la empresa fusionada.

“Esta transacción combina nuestros negocios líderes de software de infraestructura y semiconductores con un icónico pionero e innovador en software empresarial, mientras reimaginamos lo que podemos ofrecer a los clientes como una empresa líder en tecnología de infraestructura”, dijo Tan a través de un comunicado.

Michael Dell, fundador y director general de Dell Dell Technologies, es el máximo accionista de VMWare. El empresario, que separó VMware del fabricante de ordenadores el año pasado, posee el 40,2% de la compañía. Silver Lake, posee un 10%. Ambos accionistas han firmado acuerdos de apoyo a favor de la compra, siempre que el Consejo de VMware continúe recomendando la transacción. La operación está previsto que se cierre en 2023.

El acuerdo ha sido aprobado por unanimidad por los consejos de administración de Broadcom y VMware. Tras cerrar la compra, los actuales accionistas del fabricante de chips tendrán en torno al 88% de la compañía y los de VMware, el resto. Barclays, Citigroup, BofA, Credit Suisse, Morgan Stanley y Wells Farco han sido los asesores financieros de Broadcom en la operación, y Goldman Sachs y J.P. Morgan han asesorado a VMware.

Broadcom dijo que espera mantener una calificación de grado de inversión, dada su fuerte generación de flujo de caja y su intención de reducir la deuda de 8.000 millones rápidamente. La firma prevé igualmente mantener su política actual de dividendos de entregar a los accionistas el 50% de su flujo de caja libre del año fiscal anterior.

Las compras en el sector del software continúan al alza pese a la situación macroeconómica. Elliott Investment y Vista Equity compraron el pasado enero Citrix por más de 14.800 millones. También Thoma Bravo ha pactado las adquisiciones de Anaplan y SailPoint por 10.700 millones de dólares y 6.900 millones, respectivamente, y Permira y Advent International completó este año la adquisición de McAfee, anunciada en noviembre de 2021, por un importe de 14.000 millones de dólares.

Este jueves, las acciones de Broadcom subieron un 3,58% y las de VMware cerraron con un aumento del 3,14%.

Normas
Entra en El País para participar