Thoma Bravo compra Sailpoint Technologies por 6.328 millones y se refuerza en ciberseguridad

Según el acuerdo alcanzado, la empresa de seguridad dejará de cotizar en bolsa al cierre de la operación, en la segunda mitad de 2022

Anuncio de SailPoint en Wall Street, tras su salida a Bolsa en 2017.
Anuncio de SailPoint en Wall Street, tras su salida a Bolsa en 2017.

El fondo de inversión Thoma Bravo vuelve a sacar la chequera para crecer en el negocio del software y de la ciberseguridad. La compañía ha acordado la compra de la empresa de seguridad SailPoint por 6.900 millones de dólares (6.328 millones de euros), incluida la deuda. La operación se produce en pleno boom del mercado de la ciberseguridad, que ha atraído miles de millones de dólares en inversión, debido al impulso del teletrabajo y al conflicto entre Rusia y Ucrania, que están provocando un aumento de los ciberataques.

Según el acuerdo alcanzado, SailPoint dejará de cotizar en bolsa al cierre de la operación, en la segunda mitad de 2022, tras un periodo para recibir propuestas alternativas de terceras partes y dada la luz verde de accionistas y reguladores, según indicaron en un comunicado. Thoma Bravo pagará 65,25 dólares por cada una de las acciones de la compañía, lo que supone una prima del 48% respecto a la cotización media ponderada de los últimos 90 días.

La empresa, que mantendrá su sede en Texas, está especializada en protección de la identidad mediante inteligencia artificial y machine learning, un área cada vez más estratégica dentro de la industria de la ciberseguridad, pues ayuda a las empresas a mitigar el acceso de usuarios no deseados y a reducir el riesgo de fuga de datos sensibles. SailPoint cerró 2021 con una facturación de 438,6 millones de dólares, un 20% más que en 2020, mientras que sus pérdidas se multiplicaron por seis, hasta 61,6 millones de dólares. A media sesión y tras conocerse la noticia, las acciones de SailPoint subían ayer un 29,19% en la Bolsa de Nueva York.

“Esta transacción logra un valor en efectivo significativo e inmediato a nuestros accionistas y maximiza el valor de sus acciones”, dijo el fundador y CEO de SailPoint, Mark McClain. Este añadió que la operación les permitirá alcanzar sus objetivos a largo plazo, “con más flexibilidad y efectividad”, expandir sus mercados y acelerar la innovación en seguridad de identidades.

Thoma Bravo, que gestiona más de 103.000 millones de dólares en activos, resaltó que hay un mercado “grande y creciente” en ciberseguridad. El fondo era el mayor accionista de SailPoint antes de su salida a Bolsa en 2017 y dejó su posición a finales de 2018. Con esta compra, Thoma Bravo se reforzará en seguridad, donde ya tiene inversiones en Barracuda Networks, Blue Coat Proofpoint, Sonicwall y Sophos.

SailPoint, fue fundada en 2005, asegura tener una penetración de alrededor del 10% en su mercado objetivo. “Tenemos mucho espacio para crecer”, añadió McClain.

Muestra de la importancia que está ganando el sector de la ciberseguridad son las operaciones cerradas en los últimos meses. Google compró Mandiant el pasado marzo para reforzar su negocio de computación en la nube, por 5.400 millones de dólares. Era su segunda mayor adquisición en toda su historia, tras la compra de Motorola. También la propia Thoma Bravo adquirió el pasado año Proofpoint por 12.300 millones, Microsoft compró empresas de ciberseguridad más pequeñas como RiskIQ y ReFirm Labs, y un grupo de inversores liderado por Permira y Advent International completó la adquisición de la empresa de seguridad informática McAfee, que fue anunciada en noviembre de 2021 por un importe de 14.000 millones de dólares.

En agosto de 2021, fue la compañía de ciberseguridad estadounidense NortonLifeLock quien anunció la compra de su rival checo Avast por una cifra que oscilaría entre los 8.100 y los 8.600 millones de dólares, con el objetivo de crear un gigante del software de ciberseguridad con más de 500 millones de usuarios en el mundo.

Normas
Entra en El País para participar