Tipos de interés

El euríbor vuela a valores positivos y dispara las hipotecas

La referencia hipotecaria supera las previsiones y cierra abril con la media mensual en positivo, algo que no sucedía desde enero de 2016, ante la expectativa de un aumento de tipos de interés

El índice encarece más las hipotecas variables y mejora los márgenes bancarios

Euríbor Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El euríbor ha subido a gran velocidad a la vista de que el Banco Central Europeo (BCE) prepara al mercado para un aumento de los tipos de interés. El rally alcista ha sido tan extraordinario que la referencia a un año ha pasado de rondar mínimos históricos del -0,5% a alcanzar valores positivos en tan solo tres meses. El 12 de abril superó el cero (0,05%) por primera vez en más de seis años, anticipándose a las previsiones de los analistas –que no esperaban que abandonara el signo negativo hasta al menos la segunda mitad del año–, a medida que crece la presión inflacionista. El mercado vaticina que el euríbor continúe su escalada, encareciendo más las hipotecas variables, lo que tiene un impacto provechoso en los márgenes de la banca.

El indicador cierra el mes con una media positiva, del 0,013%, algo que no sucedía desde enero de 2016. La tasa está muy por encima del -0,484% de hace un año, de manera que los hipotecados a los que les toque revisar su préstamo pagarán unos 390 euros más al año de media. En concreto, para un importe medio de 150.000 euros a 25 años con un diferencial del 1%, la cuota mensual pasará de 533 euros a 566 euros.

El euríbor se ha disparado ante la expectativa de que los bancos centrales endurezcan con más rapidez de la prevista su política monetaria para contener la galopante inflación. La Reserva Federal ya elevó los tipos de interés en marzo y pretende acometer seis subidas más en 2022. En la zona euro, el BCE todavía no ha movido ficha y se prevé que lo haga de forma menos agresiva. "En Europa, la recuperación mas lenta y la diferencia de crecimiento entre los países que la componen ha retrasado la decisión para evitar una desaceleración económica", aclara Joaquín Robles, de XTB. El mercado descuenta hasta tres incrementos de las tasas rectoras este año a partir del tercer trimestre, después de que finalicen las compras netas de deuda. Algunos expertos apuntan a un aumento ya en julio. La propia Christine Lagarde no descartó esta semana la posibilidad de llevarlo a cabo en verano.

Sea cuando sea, el euríbor refleja sin tapujos el giro gradual del BCE. “Primero fue lanzar el mensaje de que la inflación no iba a ser tan transitoria, luego el no llevar las compras de bonos más allá del segundo trimestre del año y, finalmente, trasladar la probabilidad de subidas de tipos ya en 2022. Por esto último sube tan rápido el euríbor”, sostiene Enrique Lluva, de Imantia Capital.

El consenso ve ahora al indicador en el 0,3% a final de año y alrededor del 1% en 2023

La fuerte alza del euríbor ha superado los pronósticos. En su última estimación, Bankinter lo situaba en positivo a finales de este año, mientras que CaixaBank Research apuntaba al 0,13%, una cifra que ya tocó el pasado día 25 de abril. El consenso ve al índice alrededor del 0,3% al acabar 2022 y especula con una tasa de depósito –actualmente en el -0,5%– del 0% este ejercicio y del 0,75% en la recta final de 2023, llegando el euríbor al entorno del 1%.

“La curva de tipos descuenta que el índice a 12 meses se situará en torno al 1,5% dentro de un año”, apuntan desde MyInvestor. “Probablemente, en mayo aún veamos al euríbor en negativo durante algunas sesiones, siempre en cifras muy cercanas al 0%, y será a partir del verano cuando podremos ver movimientos algo más bruscos”, dicen fuentes del mercado.

Ante este escenario, el sector bancario está asistiendo a un aumento de la rentabilidad de su cartera de hipotecas variables, aliviando los márgenes después de varios años soportando un euríbor por los suelos. Fuentes bancarias destacan la anomalía de los tipos negativos y que la situación ahora supone tomar como referencia un euríbor que ronda el 0% en lugar del -0,4%, lo que supone un incremento de ingresos que “significaría un impacto positivo para la cuenta de resultados”. Desde Bankinter recalcan que si el euríbor se mantiene al alza "se irá notando un impacto en el margen de intereses, pero de forma paulatina y progresiva a lo largo de los próximos 18-24 meses".

Así, los bancos han optado por cambiar de estrategia y están rebajando los intereses variables para incentivar su contratación y asegurar márgenes para el futuro. A su vez, algunas entidades han empezado a subir los intereses fijos. De consolidarse la tendencia alcista del euríbor, el tipo variable volverá a convertirse en la estrella de la oferta hipotecaria bancaria.

El hipotecado medio que revise su préstamo pagará 390 euros más al año

De momento, el tipo fijo sigue siendo el más elegido. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 73,8% de las hipotecas firmadas en febrero fueron a interés fijo, nuevo récord histórico. El responsable de hipotecas de Idealista, Juan Villén, destaca “la prioridad que dan los consumidores a la protección frente a las inminentes subidas de tipos de interés”. Con todo, estos datos todavía no reflejan los cambios que los bancos están aplican­do desde marzo en su oferta hipotecaria. Para el director de estudios de Pisos.com, “el cambio de política de tipos del BCE conllevará un cambio en el equilibrio actual fijo-variable de las hipotecas concedidas”. Según el presidente de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), Santos González, “es probable que el tipo fijo pierda puntos porcentuales en relación al volumen de contratación”.

En opinión del director de hipotecas de iAhorro, Simone Colombelli, no hay que alarmarse por el alza del euríbor. “Si observamos la evolución histórica del euríbor, vemos que muchas veces ha habido cambios repentinos a corto plazo, pero a medio plazo también hay reajustes”, señala. Por su parte, los expertos insisten en que hay muchas incertidumbres por la guerra de Ucrania y la clave está en la evolución de la inflación.

Aunque el euríbor marcó su mínimo histórico hace no mucho, en diciembre de 2021 en el -0,518%, parece que la era de los tipos negativos llega a su fin.

¿Momento de pasar a tipo fijo?

Cambio de condiciones. El sector bancario ha notado un creciente interés de los hipotecados por modificar las condiciones de financiación y evitar así el alza de tipos. Es posible pasar de interés variable a fijo negociando con el banco (novación) o cambiando de entidad (subrogación). Según HelpMyCash, con el euríbor en positivo, los préstamos variables contratados entre 2011 y 2015 pasarán a ser más caros que la hipoteca fija media, cuyo interés supera ligeramente el 1,5%. “A estos clientes sí les puede salir a cuenta el cambio a fijo, ahorrándose 430,56 euros al año si el euríbor llega al 1%”.

Normas
Entra en El País para participar