¿Qué puede mejorar en los juzgados españoles? Los juristas responden

El expediente judicial electrónico aún no llega a todos los tribunales y hay quejas sobre la falta de compatibilidad entre sistemas

¿Qué puede mejorar en los juzgados españoles? Los juristas responden

Hace unas semanas, el asesinato de un menor a manos de su padre en la localidad de Sueca (Comunidad Valenciana) sacudió la opinión pública. En el mundo judicial, el suceso levantó un fuerte debate cuando trascendió que el hombre, sobre el que recaía una orden de alejamiento sobre su exmujer, a la vez era beneficiario de un régimen de custodia compartida acordada en otro juzgado.

A raíz del suceso, y con el trasfondo del proyecto del Gobierno para modernizar y agilizar la burocracia judicial, cabe preguntarse qué debe mejorar en los tribunales españoles. Media docena de juristas consultados por este medio han dado su opinión. Coinciden en señalar la falta de coordinación y la digitalización a varias velocidades como dos de los grandes males del sistema.

La dispersión de los sistemas informáticos es, para varios de los consultados, una de las principales trabas. Actualmente, no existe un sistema de gestión de notificaciones y presentación de escritos único en el país, sino que cada región cuenta con su plataforma. Así, mientras que Madrid y los territorios gestionados por el ministerio funcionan con Lexnet, en Cantabria existe Vereda; en País Vasco, JustiziaSip; y en Aragón, Avantius.

En opinión de Ángeles Carmona, presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), la situación mejoraría si fuese posible “disponer de sistemas de gestión procesal integrados”, que permitan a un juzgado de familia saber, “sólo introduciendo el nombre de la víctima en el ordenador, si existe un procedimiento penal o una sentencia por violencia machista que deba tenerse en cuenta antes de tomar una decisión respecto del divorcio o la custodia”. A pesar de los puntos de mejora, remarca que el sistema vigente "funciona bien" y "salva muchísimas vidas".

Mejor coordinación

En esta dirección, Eva García, decana del Consejo de Procuradores de Gerona, corrobora la necesidad de mejorar “las conexiones entre juzgados y entre jurisdicciones”, un ámbito donde, considera, “el Gobierno debería hacer una apuesta importante”. Por su parte, Rafael Lara, presidente del Colegio Nacional de Letrados de la Administración de Justicia (CNLAJ), lamenta que “todos los sistemas de gestión procesal no son interoperables entre sí, con lo cual no se puede transmitir nada informáticamente entre, por ejemplo, Andalucía y Cataluña”.

Otro punto débil es la desigual implantación del expediente judicial electrónico en las comunidades autónomas. Conseguir juzgados con papel cero es uno de los objetivos primordiales del ministerio para 2030, pero “aún son muchos los letrados de la administración de justicia que siguen trabajando en papel porque las Administraciones no han hecho sus deberes”, remarcan desde el CNLAJ. Por su parte, Ascensión Martín Sánchez, portavoz de Juezas y Jueces para la Democracia, comparte que en su tribunal utilizan el expediente judicial electrónico desde hace diez años, aunque reconoce que “aún es mejorable”.

Más agilidad

En opinión de Victoria Ortega, presidenta del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE), debe mejorarse “la introducción del expediente digital, que los juzgados cuenten con plantillas estables y adecuadas a sus necesidades reales por el volumen de trabajo que realizan y que todos cumplan con los plazos establecidos en la ley”.

Álvaro Perea, letrado de la Administración de Justicia del juzgado de primera instancia e instrucción número 1 de Ocaña (Toledo), resume que “en los tribunales españoles puede mejorar todo en lo que atañe a comunicación y agilidad”. El principal palo en la rueda, apunta, es el deber aún vigente de tener que enviar el acto de emplazamiento por correo tradicional con acuse de recibo, algo especialmente difícil si la parte “son personas sin domicilio fijo o residencia habitual”.

Hay una valoración positiva sobre el plan del Gobierno para digitalizar la justicia, pero, al mismo tiempo, los expertos llaman a ser cautos y realistas. La procuradora Eva García advierte que garantizar el acceso a las partes a toda la información procesal puede ser, paradójicamente, “una merma de derechos” si el ciudadano tiene la sensación de que ya no necesita la ayuda de un profesional. Rafael Lara, del CNLAJ, cree que la digitalización es un fenómeno “imparable”, pero alerta que debe ser un proceso beneficioso para todos, con independencia “de su capacidad de adaptación a las tecnologías”.

Revolución tardía

Por su parte, el magistrado Carlos Javier Galán lamenta que los juzgados estén anclados en herramientas tecnológicas que "ya están obsoletas". "La experiencia es que cuando se implantan novedades se hace de forma deslavazada, sin coordinación, sin coherencia, sin formación suficiente y sin escuchar a los operadores jurídicos y a las necesidades de los órganos judiciales", explica a este medio.

Bajo su experiencia, Galán echa en falta un verdadero expediente digital accesible, sistemas de gesión procesal intelgientes que manejen datos "que tengan tramitación guiada y que no sean una mera sucesión cronológica de documentos en pdf", y herramientas de calidad para vistas telemáticas "que no sean las que usa un particular para charlar con sus amigos". También, agrega, es necesaria una mejor formación de los equipos.

La gesta de digitalizar un sistema


Juzgados. El Ministerio de Justicia se ha marcado el reto de acabar con las torres de papeles en los juzgados y reducir los tiempos de espera. Aitor Cubo, director general de Transformación Digital de la Administración de Justicia del ministerio, destaca los avances que ya existen en “tramitación automatizada”, como el impulso en varios territorios de las notificaciones electrónicas o el progreso en el intercambio instantáneo de expedientes entre administraciones y juzgados por vía telemática, lo que con el correo tradicional resulta imposible. “Optimizamos el intercambio de documentación sin imprimir ni un solo papel. Avanzamos hacia una justicia más cohesionadora, eficiente, ágil, y sostenible”, dice Cubo.

Empresas. De la digitalización de la Administración se beneficiará, a todas luces, el sector empresarial. Así se planteó en un encuentro organizado por la consultora Kreab para analizar el impacto de la reforma sobre eficiencia judicial en el mundo de los empresarios. Alberto Martínez, director general de Red.es, valoró que el anteproyecto del ministerio supone un “cambio cultural” para saltar del dato al metadato. Gerardo Cuerva, presidente de CEPYME, mostró su esperanza de minimizar la burocracia. Por su parte, José Ángel Martínez Sanchiz, presidente del Consejo General del Notariado, enfatizó que la nueva ley permitirá el otorgamiento a distancia “de un 40 % de los documentos que actualmente realizamos los notarios”.

Normas
Entra en El País para participar