Este viernes se abre la ventanilla para que las empresas del motor pidan las ayudas del Perte

Las compañías podrán solicitar los fondos hasta el 3 de mayo

El 30% del dinero deberá ir a pymes, aunque aquí se incluye la subcontratación

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.
La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

Este viernes se abre la tan ansiada ventanilla del Perte del vehículo eléctrico y conectado para que las empresas de la industria del motor puedan pedir las ayudas públicas para sus proyectos de electrificación. Tal y como se especificó en la convocatoria del Perte, el pasado 19 de marzo, las compañías del sector tendrán hasta el 3 de mayo para solicitar las ayudas de este Perte, que entre dinero público y privado pretende movilizar más de 24.000 millones de euros hasta 2023.

“Es una noticia muy esperada tras meses de trabajo y negociación con Bruselas. Este proyecto es una oportunidad histórica de convertir la fabricación del vehículo eléctrico y conectado en un proyecto tractor que refuerce la industria de automoción en todo el país”, había dicho la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, cuando anunció la convocatoria, durante un foro organizado por Anfac, la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones.

En ese acto, la ministra coincidió con el presidente de Anfac y CEO de Seat y Cupra, Wayne Griffiths, quien la semana pasada anunció que el grupo VW levantará una fábrica de baterías en la localidad valenciana de Sagunto. La automovilística esperó a que se lanzara la convocatoria del Perte para hacer oficial el sitio en el que levantará la factoría que se espera que dé trabajo a 3.000 personas. En total, el grupo prevé invertir 7.000 millones de euros en su plan de electrificación en España. “Será la mayor inversión industrial jamás realizada en España”, dijo entonces Griffiths.

Requisitos

El Gobierno ha determinado que los proyectos aprobados deberán de contar con al menos una empresa dedicada a la producción de baterías, un fabricante de automóviles y uno de componentes. Los proyectos tractores deberán ser presentados por una agrupación de al menos cinco entidades (no pueden pertenecer al mismo grupo empresarial) relacionadas con la producción de coches eléctricos, de las cuales al menos un 40% tendrán que ser pymes.

Además, el 30% del dinero de las ayudas del Perte del vehículo eléctrico deberá de ir a pymes. Para este porcentaje se computará “también la ayuda equivalente al presupuesto contratado y subcontratado por las grandes empresas con dichas pymes”.

2.975 millones de dinero público

El Gobierno destinará a la parte industrial del Perte (dejando fuera la ayuda correspondiente a la compra de coches eléctricos e instalación de infraestructura de recarga) un total de 2.975 millones, de los que 1.425 millones serán préstamos al 0% de interés, mientras que el resto (1.550 millones) serán subvenciones. Las compañías beneficiadas tendrán un plazo de diez años para devolver los préstamos.

Normas
Entra en El País para participar