Soluciones para que los pequeños negocios vendan más

Herramientas y aplicaciones que favorecen las ventas y la buena experiencia del usuario

soluciones negocios

Las empresas, sean grandes corporaciones o pymes, han de estar en constante evolución. Los clientes son cada vez más exigentes y requieren incorporar novedades que les faciliten los procesos de compra, los pagos y, en general, favorecer una buena experiencia.

La incorporación de procesos, servicios y trámites novedosos ayudan a las empresas a ser más eficientes, ahorrar tiempo en sus actividades, o aumentar las ventas, entre otras ventajas.

Un ejemplo de este tipo de soluciones es el BNPL, que se encuentra en plena expansión en Europa. El BNPL (buy now, pay later o en español compra ahora y paga después) es un servicio que permite al comprador adquirir algo en un momento dado y pagarlo más tarde o a plazos. En cualquiera de los casos, sin intereses. Hasta hace poco más de un año, este método de pago estaba reservado para los grandes comercios o las tiendas online. Sin embargo, actualmente los negocios más pequeños también están apostando por este servicio, ya que es una manera de fidelizar clientes, pero también de vender más.

El BNPL en las pymes

Los clientes que se acogen al método de pago BNPL registran tiques de compra un 40% superiores (dependiendo del sector)”. Así lo asegura Jaime Marín Merlo, director de desarrollo de negocio de Fiizy España. Esta plataforma multi-entidad está especializada en financiación para consumidores y lleva desde enero ofreciendo su servicio para pequeños negocios en nuestro país.

A pesar de que en España aún hay una oferta escasa de este servicio, en otros países como Suecia, por ejemplo, una de cada cuatro compras se realiza ya mediante sistemas BNPL. Y, según datos de WorldPay, los pagos mediante BNPL duplicarán su presencia en Europa hasta alcanzar el 13,6 % del total en el año 2024.

Ventajas del BNPL en los pequeños negocios

Este servicio “permite a los comercios vender ofreciendo a sus clientes la comodidad de pagar en cómodos plazos a un coste muy pequeño”, añade Marín. Por lo que se producen dos efectos directos en los comercios.

Por un lado, consiguen “reducir su tasa de abandono y, por tanto, a generar más ventas (...) porque el comercio ofrece cómodos plazos de pago. Por ello, los clientes se muestran más satisfechos y fidelizan con la empresa.

En segundo lugar, los tiques medios de compra aumentan en torno al 40%, “porque el cliente no se fija tanto en el coste final del producto, sino en si puede pagar la cantidad debida cada mes”. Por tanto, un consumidor que no pueda comprar un producto por valor de 300 euros, pero si puede pagar 30 euros al mes, probablemente acceda a comprarlo y empezar a disfrutarlo desde ese momento.

Por tanto, este sistema se posiciona como una gran oportunidad para poder ofrecer a los clientes una modalidad de pagar en cómodos plazos, mientras que el comercio no asume ningún riesgo. Además, el BNPL es una modalidad que se adapta a prácticamente cualquier sector. Realmente, solo se trata de incorporar la modalidad de pago como una alternativa a la hora de pagar.

Covid-19: cambios en los procesos y decisiones de compra

La pandemia ha impulsado el comercio electrónico. Cada vez hay más negocios que venden por internet. Pero también ha modificado las preferencias de los consumidores. Hoy día demandan nuevas formas de acceder a los productos, sencillez para acceder a toda la información, así como una mayor facilidad en los pagos. De ahí que el BNPL sea una opción “idónea para las personas que quieren controlar sus finanzas y sus gastos”, subraya Marín. Pero para que estas soluciones acaben de funcionar es importante que sean aplicaciones transparentes y que pongan el foco en el cliente. La tecnología es la gran aliada en estas nuevas herramientas.

Desde TransUnion, en este sentido, aseguran que aprovechar la tecnología, especialmente la Inteligencia Artificial, para automatizar técnicas demasiado manuales, es una solución eficiente que favorece la gestión empresarial y la experiencia del usuario.

También es importante destacar que las pymes que se han lanzado a vender por internet a raíz de la pandemia para aumentar su negocio deben tener cuidado. Es una buena decisión, pero no pueden olvidar que se exponen a un mayor riesgo de fraude y suplantación de identidad.

Para ello, también la solución pasa por incorporar sistemas de identificación de clientes, mientras se mejora la experiencia de usuario al comprar. Según expone Javier García de la Torre, director general de TransUnion España, el objetivo es encontrar “el equilibrio entre la seguridad contra el fraude y la experiencia de usuario satisfactoria y sin fisuras”.

Por tanto, los negocios, incluso los más pequeños, deben introducir herramientas que faciliten y favorezcan las compras de los consumidores. Además, estas soluciones aportan eficacia en sus gestiones.

 

Normas
Entra en El País para participar