Tipos de interés

El euríbor sigue subiendo y encarecerá la hipoteca media en 150 euros al año

El índice de referencia sitúa la tasa provisional de marzo en el -0,3% frente al -0,487% de hace justo un año

Billetes de euro.
Billetes de euro. Getty images

El euríbor a 12 meses apenas da tregua en la escalada que inició en febrero cuando el Banco Central Europeo (BCE) abrió la puerta a una subida de los tipos de interés que se prevé pueda ejecutar a finales de este año. El índice que sirve de referencia para el cálculo de la mayoría de las hipotecas variables en España sitúa la tasa provisional de marzo en el -0,3% frente al -0,487% de hace justo un año. De terminar así el mes, esta subida tendrá un impacto en los préstamos a los que les toque revisión, que se encarecerán de media unos 150 euros al año.

En concreto, para una hipoteca media de 150.000 euros a un plazo de 25 años con un diferencial del 1% sobre el euríbor, la cuota mensual pasará de 532,8 euros a 545,17 euros, lo que supone 12,37 euros más al mes y 148,44 euros más al año.

A lo largo de esta semana, la cotización diaria del euríbor a doce meses ha oscilado entre el -0,258% y el -0,207%. A comienzos de febrero marcaba el -0,431% y tras la reunión del BCE en la que cambio el discurso con respecto a la inflación empezó a subir hasta el -0,28%. Cuando se inició la invasión de Rusia a Ucrania bajó hasta el -0,39%, pero después de la última cita del BCE a comienzos de marzo ha retomado los ascensos. El mercado parece anticipar que la autoridad monetaria subirá los tipos en el último trimestre de 2022 y el euribor ya lo está descontando.

"Aunque el euríbor permanecerá por debajo de cero hasta que se acerque el momento de la primera subida de tipos, se espera que este año sufra una mayor volatilidad, y la expectativa es que continúe apreciándose a lo largo del año. A pesar de que durante el año 2021, el 60,3% de las hipotecas que se firmaron fueron a tipo fijo, más del 75% de los préstamos totales continúan siendo a tipo variable, por lo que la subida del euríbor provocará un incremento en la cuota de la mayor parte de los préstamos", indica Joaquín Robles, analista de XTB.

El cambio de tendencia del euríbor, que hace apenas tres meses seguía bajando y rondaba el -0,5%, no solo afecta a las hipotecas en revisión, sino también a las nuevas hipotecas que se contraten, ya que la oferta hipotecaria de la banca ha dado un giro de 180 grados. Varios bancos ya han subido los precios de las hipotecas fijas y bajado los de las hipotecas variables para aprovechar el alza del tipo hipotecario y adaptarse al escenario actual.

Desde HelpMyCash sostienen que "ante estos cambios, el cliente puede pensar que le conviene más una hipoteca variable, pues su interés es actualmente más bajo que el de una fija. Sin embargo, debe ser consciente de que si el euríbor sigue cotizando al alza, el tipo de su hipoteca también aumentará, por lo que podría acabar pagando más dinero que si se hubiera decantado por un interés fijo".

De hecho, en el hipotético caso de que el euríbor escale hasta el cero este año, la letra mensual pasaría de los 532,8 a los 565,31 euros, de manera que se incrementaría en 32,51 euros al mes o 390,12 euros al año.

Según HelpMyCash, "contratar una hipoteca fija puede ser una buena opción para los que no quieren arriesgarse a pagar de más por una subida del euríbor. En cambio, contratar una hipoteca variable puede ser conveniente para los que quieren pagar poco durante los primeros años y creen que el euríbor no subirá mucho más".

Claves para mejorar las condiciones de la hipoteca

Desde la plataforma digital Trioteca destacan las claves para acertar en el caso de querer cambiar la hipoteca y coseguir mejores condiciones, contribuyendo así al ahorro familiar. 

Hay tres opciones para mejorar las hipotecas. La subrogación representa mejorar las condiciones del préstamo hipotecario mediante un cambio de banco. La cancelación y formalización de una nueva hipoteca consiste en anular la hipoteca vigente y pedir un nuevo préstamo hipotecario en otra entidad bancaria. Y la novación supone renegociar el préstamo con el banco con el que se ha contratado inicialmente la hipoteca, sin cambiar de entidad bancaria.

"Rebajar del tipo de interés, modificar el plazo de amortización, reducir comisiones, eliminar cláusulas abusivas y recortar o mejorar vinculaciones o productos asociados a la hipoteca son algunas de las razones para cambiar la hipoteca", señala Trioteca, que opina que es un buen momento para cambiar la hipoteca de interés variable a fijo.


Normas
Entra en El País para participar