Financiación

El rally del euríbor augura el resurgir de la hipoteca variable

La banca ha empezado a adaptar su oferta ante la subida de los tipos de interés para proteger su rentabilidad y negocio

Se espera un incremento progresivo, pero ligero, de los tipos fijos y diferenciales más competitivos para devolver protagonismo a los créditos variables

Euríbor hipotecas Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Con solo unas palabras, Christine Lagarde, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), ha alterado el escenario previsto para 2022. El mercado no esperaba que la banquera francesa, que había descartado tajante subir los tipos de interés pese a la inflación, abriera la puerta a esa subida hace unos días. Ahora, en el horizonte se vislumbra un alza de las tasas oficiales que ha disparado el índice euríbor, clave en las hipotecas en España.

Algunos bancos no han tardado en reformular su oferta hipotecaria para ganar rentabilidad. Bankinter y BBVA han bajado los precios de las hipotecas variables y elevado los de las fijas. Es de esperar que, dada la fuerte competencia en el sector en un momento además de auge de la demanda, otras entidades sigan pronto sus pasos. Pero los expertos no prevén de momento un cambio radical en los escaparates, sino pequeños ajustes.

“No creo que estructuralmente vaya a cambiar mucho el mercado porque, aunque el euríbor ha subido, sigue siendo consistentemente negativo”, opina el presidente de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), Santos González. Sostiene que las estrategias comerciales de los bancos no seguirán el mismo camino y “unos querrán crecer en rentabilidad y otros en volumen”. En su opinión, ni los tipos fijos ni los variables cambiarán mucho. “Los diferenciales serán más competitivos pero los tipos fijos están muy asentados y, aunque algunos suban un poco, seguirán siendo considerablemente bajos”.

 Bankinter y BBVA han sido los primeros en subir los precios fijos y bajar los variables

Los analistas consultados estiman que, pese al acelerón del euríbor a 12 meses en los últimos días, que ha pasado del -0,43% de principios de febrero al -0,3%, el indicador se mantendrá en negativo durante 2022 y como mucho alcanzará el 0%. La tendencia alcista, insisten, será gradual. “Hasta que el BCE no eleve la tasa de depósito del -0,5% es improbable ver movimientos superiores. Y Lagarde va a tratar de retrasarlo probablemente hasta finales de año”, declara José Lizán, gestor en Quadriga Funds.

Sea como sea, la escalada del euríbor ante la normalización monetaria que se avecina beneficia los márgenes de los bancos, que a partir de ahora favorecerán la oferta de hipotecas variables al igual que hace unos años empezaron a potenciar las fijas para compensar los tipos negativos y así arañar rentabilidad.

“Las declaraciones de Lagarde cambian el escenario, y esto se ha trasladado ya a los mercados, especialmente en el coste de financiación a largo plazo. Los bancos están empezando a repercutir este mayor coste a las nuevas hipotecas fijas, y esperamos que el resto de entidades sigan la estela en breve. A su vez, seguramente veremos ofertas más agresivas en los diferenciales”, destaca Juan Villén, responsable de hipotecas en Idealista. Asimismo, asegura que “los consumidores podrían intentar cambiar sus hipotecas variables a fijas, para cerrar el riesgo de subidas de cuotas futuras”.

Las hipotecas fijas son actualmente las más contratadas, superando el 60% del total de la nueva producción desde hace siete meses. Alcanzaron el récord del 68% el pasado mes de julio. Por su parte, la elección de hipotecas variables ha ido cayendo en los últimos años, pasando de ser hegemónicas a suponer alrededor del 30% de las nuevas operaciones.

Los expertos ven probable que este 2022 la mayoría de contratos sigan siendo a tipos fijos, aunque se encarezcan progresivamente y vuelva el interés por el tipo variable. “Ahora bien, el dominio de los intereses fijos podría verse comprometido a finales de año”, dicen los responsables del bróker hipotecario Housfy Hipotecas. La banca podría impulsar la venta de las variables por la previsible subida generalizada de los tipos.

Los analistas creen que el tipo fijo seguirá siendo el más contratado este año

Los bancos aún tardarán en notar la recuperación de los márgenes por el euríbor. Las hipotecas en balance irán encareciéndose poco a poco con las revisiones. Pero los expertos advierten de que, por el momento, el BCE solo ha anunciado una retirada gradual de los estímulos y todavía no ha tocado los tipos, que siguen al cero. “No supone todavía un problema para los ahorradores a la hora de seguir consiguiendo financiación barata para la compra de viviendas”, recalca Lizán.

Philippe Laporte, subdirector general financiero de UCI, anticipa que las entidades van a corregir sus ofertas para todos sus préstamos, tanto personales como hipotecarios. “La duda es hasta dónde llegará esta subida y en qué plazo se va a producir, que dependerá en gran medida de la evolución de la inflación en los próximos meses”. Desde ING piensan que “hay que esperar a tener una foto más clara de la evolución del euríbor para ver cómo responden las entidades con su oferta y la respuesta de los clientes a un posible movimiento en este sentido”.

Nuevo tablero hipotecario

Cambios. MyInvestor, con una hipoteca al 95%, y Openbank, abaratando los tipos fijos y mixtos, fueron los primeros en mover ficha en el tablero hipotecario en 2022 antes del nuevo mensaje del BCE.

Esta semana, Bankinter redujo 14 puntos básicos el diferencial de su hipoteca variable y elevó los tipos fijos entre 15 y 20 puntos básicos. En la oferta variable, BBVA recortó del 1,99% al 0,99% el tipo fijo de los primeros 12 meses, y en la fija subió precios según el plazo.

E Ibercaja ha lanzado una campaña con bonificaciones adaptadas a cada cliente y que posibilitan reducir el tipo de interés en hasta el 1,20%.

Normas
Entra en El País para participar