Operaciones

Los minoritarios decidirán el éxito de la opa de Otis sobre Zardoya

El grupo alemán se ha marcado como objetivo alcanzar al menos el 75% y, en caso contrario, lanzará una nueva opa

Zardoya Otis pulsa en la foto

La opa de Otis sobre Zardoya Otis afronta su fase definitiva. El grupo alemán, que ya controla el 50,01% de la compañía española, busca alcanzar, al menos, el 75% para sacar así a la firma vasca de Bolsa. Ya cuenta con el sí de la familia Zardoya, que tiene el 11%, pero para ello necesita la aquiescencia de un accionariado plagado de fondos de inversión, con participaciones inferiores al 1,5%, e inversores minoritarios.

Otis anunció en septiembre una opa sobre la compañía española que ya controla. Meses después acordó con la familia Zardoya adquirir su 11% en la opa, a cambio de garantizar el mantenimiento del empleo y la sede social en el País Vasco, así como de elevar el precio de la opa. Los alemanes ofrecen 7,07 euros por acción, lo que valora la compañía en 3.300 millones de euros.

Según el folleto de la opa, el objetivo de Otis con esta oferta es excluir a Zardoya de Bolsa para “gestionar de manera más eficiente la caja”, “dejar de asumir los costes inherentes a una cotizada” y “racionalizar la estrategia de gobierno corporativo”. Para ello tiene dos caminos. El primero es que el nivel de aceptación de la opa alcance el 90% y Otis ejerza el derecho de compra forzosa de las acciones que aún no estén en su poder. En caso de que tras la oferta obtenga entre el 75% y el 90% del capital, el comprador ha anunciado que lanzará una oferta sostenida de compra, al mismo precio que el de la opa, y convocará una junta extraordinaria para acordar la exclusión de Bolsa.

Otis, tras el acuerdo con los Zardoya, se garantiza controlar el 61% de la compañía. Pero para poder alcanzar el objetivo de excluir a la compañía de Bolsa necesita convencer, al menos, a propietarios de un 14% del capital.

Accionariado

No lo tendrá fácil, pues el capital de Zardoya Otis se encuentra especialmente atomizado, con un fuerte peso del inversor minorista. Según los registros de la CNMV, ocho fondos han apostado por la compañía al calor de la opa y han tomado, en suma, algo más del 9%, con participaciones que estriban entre el 1,5% y el 1%. Pero ni tan siquiera contando con el sí de todos ellos Otis alcanzaría la cota prevista y se quedaría con el 70%. De acuerdo con los registros de Bloomberg, medio centenar de gestoras tanto nacionales como internacionales cuentan con participaciones de entre el 0,1% y el 0,7%, entre las que destacan BlackRock, Azvalor, Santander, BBVA o Fidelity.

La suma de las posiciones de esta pléyade de gestoras ni siquiera alcanza un 4%, mientras que algo más del 25% del capital de la compañía española está en manos del inversor retail. Teniendo en cuenta que Otis controla el 50,01% del capital, los Zardoya el 11% y la suma de todos los fondos y gestoras atesoran entre todos algo más del 12%, los alemanes están obligados a recabar una parte de esas acciones que están en manos de inversores individuales. Por ello, la compañía ha contratado al proxy solicitor Georgeson, con el objetivo de encontrar y convencer a todos estos pequeños inversores.

En caso de no alcanzar ese 75%, la compañía ya tiene un plan B. Según figura en el folleto de la opa, la empresa se plantea lanzar una segunda oferta de exclusión. Esto abre una vía para que los accionistas de Zardoya no vendan ahora sus acciones. La idea de que si resisten, finalmente Otis se verá obligado a lanzar una segunda oferta a un precio superior, tras haber elevado el precio en diciembre por el pacto con la familia vasca, surge de ahí. Sin embargo, la acción no recoge aún esta posibilidad y cerró ayer a 7,05 euros por unidad, apenas dos céntimos por debajo de lo que paga Otis.

 

Normas
Entra en El País para participar