Fitch augura un ‘default’ inminente de Rusia

El Banco Central de Rusia impone un "corralito" y fija en 10.000 dólares el máximo que un cliente podrá sacar de sus cuentas de divisas en efectivo

Un hombre retira dinero de un cajero en Moscú.
Un hombre retira dinero de un cajero en Moscú.

La agencia de calificación de riesgos Fitch ha degradado este martes de B a C el rating de la deuda rusa, calificada ahora de bono basura, y ha augurado un default "inminente" de Rusia, tras el impacto de las sanciones y las restricciones comerciales en su capacidad de pagar la deuda.

El 16 de marzo, Rusia debe pagar 107 millones de dólares (unos 98 millones de euros) en cupones a través de dos bonos, aunque tiene un período de gracia de 30 días para hacer los pagos.

En paralelo, el Banco Central de Rusia ha anunciado un “corralito” a los ahorros en divisas extranjeras de los ciudadanos rusos, según ha informado Sputnik. Entre el 9 de marzo y el 9 de septiembre, las entidades financieras no podrán vender dinero de otros países a los ciudadanos, aunque sí podrán adquirirlo a cambio de rublos.

Además, se fija en 10.000 dólares (unos 9.000 euros) el máximo que un cliente podrá sacar en moneda extranjera en efectivo en sus cuentas de divisas. "Un cliente puede sacar hasta 10.000 dólares de EE UU en divisa en efectivo, y el resto de los fondos en rublo, según el tipo de cambio del mercado del día del retiro", señala el comunicado del emisor ruso.

Según el Banco Central, el ingreso de los dólares al país está limitado por las sanciones, y "es el único motivo de las medidas especiales relacionadas con la venta de divisas en efectivo por los bancos".

El presidente ruso, Vladímir Putin, ya había prohibido el pasado 28 de febrero transferir divisas al extranjero y ordenado a las empresas con actividades económicas en el extranjero en el marco del comercio exterior convertir el 80% de sus ingresos en rublos, según un decreto firmado este lunes por el mandatario para defender a Rusia de las sanciones occidentales.

También este martes, el Gobierno ruso ha anunciado que prohibirá exportaciones de productos y materias primas, para “garantizar la seguridad de la Federación Rusa y el funcionamiento ininterrumpido de la industria”, aunque detallará en dos días la lista de productos a los que se aplique esta medida así como los países a los que se vetarán los envíos.

Desde que se inició la invasión, la Unión Europea ha expulsado a siete bancos rusos del sistema interbancario, entre los que no están Sberbank, la mayor entidad del país, ni Gazprombank, porque procesan gran parte de las operaciones energéticas con el bloque.

Además, ha congelado los activos del Banco central ruso en territorio comunitario, ha sancionado al presidente ruso, Vladímir Putin, y al ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, entre otros altos cargos gubernamentales, así como a la cúpula militar del país; y ha aprobado un embargo comercial a varios sectores de importancia estratégica para la economía rusa.

Normas
Entra en El País para participar