La declaración conjunta por IRPF se encarece 227 euros por efecto de la inflación

Por su parte, el modelo 100 individual aumenta en 194 euros

La brecha salarial entre hombre y mujer también se refleja a la hora de declarar a Hacienda

Indexación IRPF Deflactor IRPF Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La no deflactación de la tarifa del IRPF, o lo que es lo mismo, que no se ha tenido en cuenta el registro de la inflación de 2021 a la hora de elaborar los distintos elementos que componen este impuesto, va a tener también una serie de efectos tanto en el tipo de declaración que se realice, e incluso en el sexo del declarante, lo que no hace más que diferenciar dos realidades socioeconómicas.

La no adaptación de los distintos elementos del impuesto a la inflación, a nivel global supone una subida de la fiscalidad en frío de 4.110 millones de euros, lo que supone un incremento medio de 199 euros por declarante.

Según se desprende de un ejercicio de simulación realizado para este diario por el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense, del análisis por sexo del declarante principal del impuesto, se confirma como la brecha salarial entre hombre y mujer tiene su reflejo a la hora de realizar la declaración del IRPF. Según este trabajo se pone de manifiesto como a mayor nivel de renta, mayores efectos en la presión fiscal.

La no deflactación de la tarifa supone un sobreimpuesto de 224 euros para el caso de un primer declarante varón, como consecuencia de su mayor nivel salarial, hasta totalizar un sobrecoste en este tipo de declaraciones de 2.560 millones de euros.

En el caso de las declarantes mujer, el impacto de la no adaptación del impuesto a la inflación es algo menor y se cuantifica en 169 euros más de media. El coste total de este sobreimpuesto alcanza los 1.549 millones de euros.

Este trabajo también pone de manifiesto como en función de que la declaración sea individual o conjunta el sobrecoste también resulta diferente. En concreto, aquellos contribuyentes que presentan al fisco una declaración individual soportan un incremento fiscal de 194 euros, frente a los 227 euros si se trata de una declaración conjunta.

Estas cifras vuelven a poner encima de la mesa como la inflación puede ejercer de elemento distorsionador de este impuesto, sin la adopción de medidas discrecionales concretas, lo que se denomina incremento de la fiscalidad “en frío” que tiene la peculiaridad de pasar desapercibida.

Si hasta ahora la inflación no había jugado un papel estelar en el conjunto de la economía española, gracias a la relativa estabilidad que ha venido registrando en los últimos ejercicios, el fuerte empuje de los precios energéticos a lo largo del pasado año, que fue decisivo a la hora de que esta variable cerrase en el 6,5%, lo que provoca que los declarantes por el IRPF paguen más, a pesar de que han perdido poder adquisitivo, en su declaración que tendrán que presentar al fisco a partir del próximo mes de abril.

Al cierre de 2021, según los datos adelantados por Hacienda, la recaudación por IRPF ascendió a 94.546 millones de euros, tras experimentar un crecimiento del 7,5%. El trabajo de este experto fiscalista, pone de relieve como en la división por comunidades autónomas, los madrileños son los contribuyentes que soportan un mayor coste con una media de 240 euros, seguido de los catalanes con 224 euros. A continuación se sitúan los contribuyentes de Baleares con 215 euros y los de Aragón y Cantabria con 206 euros. Por el contrario, los contribuyentes de Ceuta y Melilla tendrán que hacer frente a una menor subida impositiva con 80 euros.

Normas
Entra en El País para participar