Rotación de carteras

Las tecnológicas pierden 3,7 billones desde máximos ante la subida de la deuda

La asignación neta de los gestores a este sector ha caído a niveles de 2006. El Nasdaq Composite recorta un 11,4% en el año

Las tecnológicas pierden 3,7 billones desde máximos ante la subida de la deuda pulsa en la foto

La expectativa de una subida inminente de los tipos de interés en Estados Unidos por parte de la Reserva Federal, que se está viendo acompañada por una escalada de las rentabilidades de la deuda soberana que ha llevado al bono a 10 años a superar el 2%, está provocando la salida de flujos de inversión de la renta variable y, más en concreto, de las empresas tecnológicas. Desde los máximos históricos alcanzados por el Nasdaq Composite el pasado noviembre, el selectivo pierde un 13,6%, y sus miembros se dejan por el camino 4,2 billones de dólares, unos 3,7 billones de euros.

Una tendencia que se está acelerando en las últimas semanas. Solo durante la primera semana de febrero la asignación neta a la tecnología cayó al nivel más bajo desde agosto de 2006, según la última encuesta a gestores de fondos realizada por Bank of America, que destaca el temor de los gestores al endurecimiento de las condiciones de la política monetaria de los principales bancos centrales. La última vez que se produjeron salidas netas de este sector fue en diciembre de 2008.

Cerca de la mitad de las empresas del Nasdaq Composite acumula unas pérdidas superiores al 50% desde que alcanzaran máximos a finales del año pasado, un nivel que no se tocaba desde 2008 y que para las firmas de análisis es fruto del cambio de ciclo y de la apuesta por valores cíclicos que puedan comportarse mejor en un entorno de endurecimiento de las condiciones de financiación y de elevada inflación.

Desde que arrancara el año, el Nasdaq Composite recorta un 11,3%, si bien la evolución de las empresas que lo integran es muy desigual. Mientras que valores como TDH Holdings recortan un 89% desde entonces, otras como Inspirato o Kaival Brands Innovation despuntan un 453% y un 206%, respectivamente.

Patrick Suck, gestor del ODDO BHF Polaris Flexible Fund, explica que "en los últimos meses, se ha observado una clara correlación entre el aumento de los tipos y baja rentabilidad de los títulos con altas valoraciones, que probablemente continuará si los tipos siguen subiendo. También existe cierto riesgo de que se produzcan efectos de contagio en el espectro de crecimiento de calidad, especialmente en los valores tecnológicos de gran capitalización que han tenido un buen comportamiento en 2021. Las valoraciones aquí siguen siendo en cierto modo razonables, pero también más altas que en el pasado".

Las elevadas valoraciones han llevado también a las grandes tecnológicas a estar inmersas en una corrección. Así, el índice tecnológico NYSE FANG+ Index, que agrupa solo a las grandes tecnológicas mundiales –Apple, Meta, Amazon, Alibaba, Baidu, Tesla, Alphabet, Microsoft, Netflix y Nvidia– cae también un 11,3%. Cierto es que entre las grandes tecnológicas el comportamiento es muy desigual: la antigua red social Facebook se deja un 36,4%, mientras que la plataforma de streaming Netflix se deja un 34,6% en lo que va de año. A su vez, Apple se deja tan solo un 3,7% y Amazon recorta un 5,7% desde el arranque del año. Una situación que ha llevado a los hedge funds a redoblar su apuesta bajista contra estos valores, al mismo tiempo que han reducido sus posiciones a largo plazo, según Goldman Sachs.

El equipo de renta variable de Schroders reconoce que "el sector tecnológico en su conjunto, en particular las empresas que actualmente no generan beneficios, puede verse en desventaja este año, ya que los inversores buscan oportunidades en partes del mercado que hasta ahora han sido despreciadas –y, por tanto, infravaloradas–, como el sector energético". Los expertos creen que esta tendencia puede continuar más allá de este año, a medida que los tipos de interés de la Fed suban. "Sin embargo, lo que no queremos es perder de vista el panorama a largo plazo: que estamos viviendo en un mundo que se está transformando", apuntan.

Una disrupción que ha llevado por bandera la gestora Cathie Wood y que le hizo coronarse como la mejor gestora de 2020 con su ETF Ark Innovation, un fondo cotizado con Tesla, Roku, Zoom Video y Coinbase entre sus principales apuestas. Una apuesta que ahora no está logrando tan buen desempeño, puesto que el vehículo registra un rendimiento negativo del 49% desde sus máximos de en enero de 2021.

Bajan las recompras y los dividendos

El banco de inversión UBS cree que este año se reducirá el interés de las empresas del S&P 500 por retribuir a sus accionistas vía dividendo o a través de las recompras de acciones. La entidad calcula que las empresas de este índice destinarán 3,6 billones de dólares este año a capex, dividendos, recompras y operaciones corporativas en 2022, un 16% más que un año antes. Pero avisa de que el crecimiento no se producirá en la retribución, sino en las inversiones y en el M&A.

Normas
Entra en El País para participar