Operación

Naturgy separará su negocio regulado y liberalizado en dos empresas

El consejo acuerda la entrada de IFM con un consejero, CaixaCriteria pasa de dos a tres y se convoca la junta para el 15 de marzo

Francisco Reynés, presidente de Naturgy.
Francisco Reynés, presidente de Naturgy.

Un consejo extraordinario de Naturgy, a propuesta del Comité de Dirección, acordó ayer la división del grupo en dos compañías: una con los activos regulados de gas y electricidad (infraestructuras de red) en España y el resto de países donde la compañía está presente y la otra, con los negocios liberalizados (generación, tanto convencional, como renovable, y comercialización y servicios energéticos). Ambas empresas seguirán cotizando tras un split del capital de una acción por dos, lo cual significa que los actuales accionistas tendrán acciones en ambas compañías a partes iguales, pero con la mitad de su valor actual. En puridad, más que un split (desdoblamiento del capital) se trata de un spin-off (desdoblamiento de la compañía)

La operación, con el nombre de Proyecto Géminis, que circulaba ya en los mentideros, fue comunicada por la tarde a la CNMV por Naturgy y presentada a la prensa por el presidente, Francisco Reynés. Este ha justificado este proyecto “para aprovechar las oportunidades de crecimiento” gracias “a la especialización”. Los cambios que se están produciendo, tanto en el mix de generación, la tecnología o las exigencias de los stakeholders o partes interesadas, “obliga a nuevas directrices”, argumentó Reynés. La operación se cerrará antes de que termine 2022 y deberá ser refrendada antes por una junta extraordinaria.

El consejo acordó, asimismo, convocar la junta general ordinaria para el 15 de marzo y dar entrada al fondo australiano IFM con un consejero; aumentar el número de puestos de CriteriaCaixa, de dos a tres, a costa de reducir el númeo de independientes que bajan de cinco a tres. Por tanto, el consejo se mantiene en 12, incluido el presidente ejecutivo. Los otros dos accionistas, los fondos CVC y GIP, mantendrán dos cada uno, y algo más del 20% del capital, respectivamente (Criteria sigue en cabeza, con el 27%). IFM, que lanzó una opa parcial en enero del año pasado, tiene un 12% y quiso dejar ayer claro que ha respaldado la excisión propuesta por el consejo. En plena opa, su vicepresidente, Jaime Siles, llegó a plantear eliminar “el dividendo” si ello beneficiaba a Naturgy.

En el orden de la junta de marzo, que será de trámite, solo figura la aprobación de las cuentas, la gestión y la ratificación de los consejeros designados por cooptación: Ramón Adell, como nuevo dominical por parte de Criteria y Jaime Siles, por IFM, en nombre de este fondo australiano. Siles ocupará el lugar que deja el independiente Francisco Belil-Creixell.

Reynés asegura que las dos compañías cotizarán en Bolsa

De esta manera, según el hecho relevante remitido a la CNMV, la sociedad “se adapta a la nueva estructura accionarial”. IFM lanzó una opa parcial por el 22,7% del capital en enero del año pasado y, tras obtener algo más del 10%, y subir luego al 12% con compras en el mercado, le correspondía por representación proprorcional un consejero. Aunque desde noviembre se esperaba la solicitud formal de su representante, todo apunta a una negociación en paralelo, instada por los fondos, de la que ha resultado el troceamiento de la sociedad.

El valor de las futuras compañías, que aún no han sido bautizadas (“El nombre ya vendrá, ahora estamos concibiendo el bebé”, dijo Reynés en la rueda de prensa), aunque responden a la organización actual del grupo, según Reynés, va a depender de a deuda que se asigne a cada una. La capitalización de la compañía es de 27.000 millones de euros y la deuda, unos 13.000 millones, por lo que la cifra en el juego del reparto es de 40.000 millones, según señaló el ejecutivo.

Para Reynés, se trata “de la mayor operación corporativa” hasta ahora en España y, a la pregunta de si se hace con el objetivo de vender dijo que “no se vende nada”. Artífice del actual plan estratégico, que diseño tras su llegada a la presidencia en 2018, Reynés, considera “que no estaba siendo adecuado”. Y que el Proyecto Géminis, que alude a las dos compañías supuestamente gemelas, está alineado con él.

Uno de los dos grupos, que Naturgy calificó sorprendentemente de “campeones nacionales”, gestionará los negocios liberalizados que comprenden. Con unos objetivos a 2025 de más de 25 GW de capacidad de generación eléctrica (14 GW de renovables y 11 GW de generación convencional), 11 millones de clientes, y una cartera diversificada de aproximadamente 290 TWh de aprovisionamientos de gas.

El otro grupo aglutinará todos los negocios dedicados a la gestión de infraestructuras reguladas de distribución y transporte de energía, que a Reynés, procedente de Abertis, siempre ha llamado “infraestructuras”. Con 155.000 kilómetros de redes de electricidad, 135.000 de gas y 16 millones de puntos de conexión, presente en seis países, principalmente, en Chile, México, Brasil y Panamá

Hoy será un día clave para ver cómo se comporta la acción del grupo llamado a desdoblarse. Las acciones cotizaron ayer a 28,4 euros, con un alza del 1,72%.

Calendario y futuro de Reynés

Plazos. Sobre el calendario para ejecutar la escisión de Naturgy en dos empresas, el presidente, Francisco Reynés aseguró que espera finalizar el análisis de la operación en los próximos meses, con el objetivo de ejecutar la escisión a lo largo de este año, después de someterlo a la aprobación definitiva por parte de la junta general de accionistas. .

Reynés. El presidente de Naturgy dijo que el momento actual es el “idóneo” para lanzar el proyecto, ya que antes “ni la plantilla, ni la organización ni la cultura estaban preparadas” para ello. Se desconoce en cual de las dos empresas se quedará él o si después abandonará el cargo.

Normas
Entra en El País para participar