La paradoja de España, ser el país con más paro y a la vez el quinto con mayores caídas desde la pandemia

La OCDE cierra 2021 con una tasa de desempleo del 5,4% mientras que en España es del 13%

Paro pulsa en la foto

Si hay algo en lo que España va mejor que la media internacional es en el ritmo de creación de empleo. Con 10 meses consecutivos de caídas del paro, el país se ha posicionado como uno de los pocos miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos en reducir su nivel de desempleo previo a la pandemia. En contraposición, el conjunto de la OCDE aún se situaba en diciembre del año pasado por encima de las cifras registradas en febrero de 2020, según los datos publicados este martes por la propia entidad.

Antes de que estallara la crisis sanitaria España tenía una tasa de desempleo del 13,8%. Al finalizar 2021 esta cifra había caído hasta el 13%, lo que le convierte en uno de los pocos países de la OCDE en conseguir que el mercado laboral se mueva a mejor ritmo del que marca el virus. De hecho, es el quinto país con más reducción desde febrero de 2020, solo superado por Grecia, Turquía, Lituania y Australia. En cambio, y a pesar de registrar ocho meses consecutivos de caídas, la desocupación en el conjunto de países de la organización aún se sitúa por encima del 5,5% de febrero de 2020, aunque solo sea por una décima de punto porcentual (5,4%).

La mala noticia es que España aún es el país de la OCDE con más desempleo. De hecho, solo dos Estados más tienen cifras semejantes: Colombia y Grecia, con una tasa del 12,6% y 12,7%, respectivamente. Del otro lado están República Checa y Japón, que aunque en diciembre todavía registraban niveles de desocupación superiores a los pre-Covid, tienen una tasa que no llega al 3%.

El paro juvenil es otra de las asignaturas pendientes para España al ser el país de la región con las cifras más altas, con un 30,6% en diciembre. En cambio, Japón, que ostenta la mejor posición en este campo, cerró 2021 con un 5,2% de desempleados entre los menores de 25 años. En la OCDE la media fue del 11,5%, tres décimas menos que en noviembre. Esto es una caída más acelerada que la registrada entre los trabajadores adultos, cuya tasa pasó de 4,7% en noviembre a 4,6% en el mes siguiente.

En total, el número de trabajadores desempleados en la región fue de 36,1 millones en diciembre, todavía 0,5 millones por encima del nivel anterior a la pandemia. En España se registraron en el mismo mes 3.105.905 desempleados y 19.824.911 afiliados, es decir, 574.000 trabajadores más y 140.000 parados menos que antes del impacto del virus. La tasa de desempleo también disminuyó en la zona euro al pasar del 7,1% en noviembre al 7% en diciembre, cifra muy por debajo a la registrada en febrero de 2020 (7,4%), cuando estalló la pandemia. Además, en el fin de año el paro juvenil de la región cayó 0,5 puntos porcentuales, hasta el 14,9%.

Más allá de Europa, se registraron descensos mensuales notables en Australia (4,2%), Colombia (12,6%) o Estados Unidos (3,9%). En cambio, el desempleo aumentó en Corea del Sur (del 3,1% en noviembre al 3,8%) y México (del 3,8% al 3,9%).

Cuestión de género

España cerró 2021 como el tercer país de la OCDE con mayor tasa de desempleo entre las mujeres: un 14,7%. Solo Grecia y Colombia registraron peores cifras, con un 16,6% y 16,4%, respectivamente. El número de españolas desocupadas prácticamente triplica el de la OCDE, donde disminuyó hasta el 5,6% para finales del año pasado.

Las cifras recuerdan lo que el organismo viene repitiendo desde el estallido de la crisis sanitaria: que las mujeres han resultado más perjudicadas que los hombres debido a que trabajan en los sectores más afectados por la pandemia y son las que engrosan las filas del empleo precario.

Freno de la expansión

A pesar de los buenos resultados de España en diciembre, se observa un frenazo en ese mes como consecuencia de la expansión de la variante ómicron. De tal suerte, al cierre de 2021 se registraron 70.814 nuevos cotizantes a la Seguridad Social y 76.782 parados menos. Fue el dato más bajo de nuevos afiliados desde mayo, después de dos meses (octubre y noviembre) en los que se superaron los 100.000 nuevos cotizantes.

Por otra parte, aunque en términos interanuales el paro registró la mayor caída de toda la serie histórica, no hay que olvidar que el resultado llega después de que se produjera una gran hecatombe en el mercado de trabajo, con 360.105 afiliados menos y 724.532 parados más. El Covid terminó con un ciclo virtuoso de seis años de reducción del paro y convirtió 2020 en el peor año para el empleo desde 2012, cuando se destruyeron 787.240 puestos de trabajo.

Normas
Entra en El País para participar