Entrevista al presidente de la compañía británica en España

Rick Suárez (AstraZeneca): “Hemos salvado millones de vidas a nivel global”

“España ha tenido un rol importante en la fabricación de nuestra vacuna”, afirma. “La confianza en AstraZeneca sigue, hemos entregado todo lo que se ha pedido”

Rick Suárez, presidente de AstraZeneca en España.
Rick Suárez, presidente de AstraZeneca en España.

En plena pandemia y sin vacunas, Rick Suárez (Yale, EE UU, 1972) aterrizó en septiembre de 2020 en España como presidente de la filial de la británica AstraZeneca. La compañía logró una de las primeras vacunas frente al Covid-19, Vaxzevria, aunque su distribución no ha estado exenta de polémica respecto a las dudas sobre su eficacia, el uso por posibles efectos secundarios o los retrasos en la distribución en la Unión Europea. Una vez despejado ese camino, la compañía ya ha distribuido 2.500 millones de dosis en todo el mundo, la que más junto a Pfizer/BioNTech. Este químico, de padre de La Habana y madre de Bogotá, conversa en español sobre los avances de la compañía.

¿Cómo ha sido su primer año como presidente de la filial?

2021 fue un gran año para AstraZeneca, no solo con el trabajo que hemos hecho con la vacuna. Hemos incrementado en un 15% el número de empleados en España. Para mí es un gran éxito en un año de pandemia. Necesitamos más personal porque la ciencia nos ha dado más resultados. En 2022 tendremos siete lanzamientos nuevos en nuestras principales áreas terapéuticas. Además, en España somos líderes a nivel europeo dentro de AstraZeneca en número de ensayos clínicos, porque aquí hay talento, la infraestructura y la capacidad para ayudarnos con los estudios. En 2021 teníamos más de 80 ensayos clínicos en marcha en España y continuaremos con ellos.

¿Cómo valora el uso de su vacuna en España?

Con un gran orgullo. Somos la única compañía que nos dedicamos a distribuir en el mundo una vacuna sin ánimo de lucro. Hemos entregado más de 2.500 millones de dosis a nivel global. En España tuvimos el compromiso de 32,5 millones de dosis hasta el primer trimestre de 2022 y ya hemos entregado más de 28 millones. Tenemos casi 10 millones de españoles que se han beneficiado de nuestro producto. Además, estamos trabajando de la mano del Gobierno para que las vacunas sean donadas utilizando la herramienta de Covax [para países de rentas bajas], pero también utilizando relaciones directas entre países.

España dejó de utilizar la vacuna de AstraZeneca. ¿Por qué?

España no ha dejado de utilizarlas. Se comenzó a administrar en personas de 60 a 69 años, luego a sanitarios y a personal esencial como bomberos, policías y profesores. En su momento, Pfizer y AstraZeneca eran las vacunas más utilizadas en España. En 2021 ha sido la segunda más utilizada detrás de Pfizer. Hemos jugado un rol muy importante. Ahora, en este momento, por las compras de Europa, se ha tomado la decisón de utilizar más la de Pfizer y la de Moderna. Pero el Gobierno ha seguido utilizando nuestra vacuna para su campaña de donación, algo de lo que nos sentimos también muy orgullosos. Para mí, España tenía que jugar un rol muy importante en donaciones en Latinoamérica. La vacuna sigue ayudando a gente. Como dijo el presidente del Gobierno a final de año, nuestra vacuna ha sido clave para poder llegar a esos rincones del mundo gracias a que se puede almacenar en un frigorífico a ocho grados. Es uno de los factores que el Gobierno ha tenido que decidir para su campaña de vacunación en España y en el resto del mundo.

Rick Suárez.
Rick Suárez.

¿Pero no le da pena que en España no se utilice porque parece que ha calado el mensaje de que pueda ser peor que la de Pfizer y la de Moderna?

Creo que esa historia en su momento era relevante. Se tomaron decisiones ligadas al suministro en Europa. Para mí, cada vacuna se está utilizando y por tanto estamos contentos. Cuando una vacuna como la nuestra es sin ánimo de lucro, podemos concentrarnos en algo más importante, que les llegue a las personas que lo necesiten. Hemos salvado millones de vida a nivel global y desde España, con sus donaciones, también se ha contribuido. Para mí no hay pena, son decisiones que se han tomado a nivel de Gobierno y que nosotros apoyamos.

¿Cuál es la eficacia real de su vacuna? Inicialmente se publicó que era menor de las de ARN mensajero, de Pfizer/BioNTech y Moderna.

Con el tiempo, hemos aprendido que nuestra vacuna tiene una persistencia mayor que las otras y es la razón por la que se habló inicialmente de que no había necesidad de una tercera dosis respecto a lo que se estaba viendo con las de ARN. Los datos nuevos que han salido explican que hay relevancia para una tercera dosis. A nivel global, todas las vacunas, están dando una protección necesaria a todas las personas que no sean inmunocomprometidas. Hemos salvado millones de vidas, pero también hemos ahorrado millones de euros a los sistemas sanitarios al reducir las hospitalizaciones. La vacuna evita la enfermedad grave y la hospitalización por Covid-19 con una eficacia del 100% en ensayos clínicos y en más del 80% de la evidencia del mundo real.

Popularmente hubo un momento en que a la vacuna de AstraZeneca se le conocía como la mala, frente a la buena de Pfizer. ¿Por qué caló ese mensaje?

En su momento sí escuché eso. Quiero contar lo que yo viví. Mi hijo vino a casa y me dijo que todas sus profesoras tenían la vacuna de AstraZeneca y por eso él podía ir al cole y podía seguir aprendiendo. Fueron momentos emocionantes. Podemos centrarlo en lo bueno o en lo malo. Nunca me concentré en las cosas en las que no había datos ni razón, soy optimista y lo que yo vi es que dimos esperanza a mucha gente. Lo que sí vi muy bien fue cuando en España la gente decidió que estaba en contra de las recomendaciones del Gobierno y que quería una segunda dosis de AstraZeneca. Las opiniones cambiaron y la confianza en nuestro vacuna subió muy rápidamente. Más del 90% de las personas se decidieron por la segunda dosis de AstraZeneca [en contra de la recomendación de Sanidad]. La ciencia nos orientó y la gente dejó de comprar otras historias. La ciencia apoya la vacuna de AstraZeneca como apoya otras vacunas.

¿Fue un error del Gobierno recomendar la vacuna de Pfizer o de Moderna como segunda dosis para quien tenía la primera de AstraZeneca?

No puedo decir que fue un error, porque se basaron en un estudio del Instituto Carlos III. Lo que puedo decir es que teníamos datos suficientes para apoyar la segunda dosis de AstraZeneca con confianza. AstraZeneca estaba en ese momento centrada en compartir la ciencia y asegurar que las personas tuvieran confianza en las vacunas. La buena vacuna es la que se ha usado y la mala es la que nadie se pone.

¿Qué avances tienen para la vacuna de la variante ómicron?

Lo que nosotros tenemos muchos datos es sobre las variantes anteriores. Esta vacuna ha tenido mucho éxito para esas variantes que venían de distintas partes del mundo. Todos estamos muy centrados en ómicron. Estamos estudiando la adaptación de nuestra vacuna, pero todavía estamos estudios. De momento, no tenemos los datos. Pero sí estamos estudiando cómo seguir evolucionando Vaxzevria para esta variante y otras.

Cuentan con un tratamiento, Evusheld, de anticuerpo monoclonal frente al Covid-19 para personas inmunodeprimidas. ¿Cuándo lo veremos en Europa?

Evusheld es para pacientes que no pueden generar anticuerpos contra el Covid. Por ejemplo, pacientes con trasplantes de órganos, de cáncer o pacientes tomando medicamento inmunosupresores. Las vacunas son para miles de millones de personas, pero el anticuerpo pensamos que iría dirigido al 2% de la población como profilaxis. Ya se está utilizando en EE UU. La EMA [Agencia Europea del Medicamento] ha dicho que va a hacer una revisión acelerada. También hay países como Francia que ya están utilizando este producto como profilaxis.

Hay retrasos para conseguir precio de reembolso de 19 meses, con rechazo del 80% innovaciones en oncología

La farma Insud es su socio local para fabricar vacunas en Guadalajara. ¿Qué papel tiene España en la fabricación?

España ha tenido un rol importante en la fabricación de nuestra vacuna Vaxzevria. Insud es un socio para hacer el embotellado y empaquetado de la vacuna. Durante 2021 nos apoyaron en nuestro suministro a nivel mundial especialmente aquí en Europa. Ellos también nos fabrican en otros puntos el ingrediente activo para diferentes partes del mundo. Ha sido muy buena relación y, en su momento, una parte estratégica en nuestro suministro para poder llegar a las 2.500 millones de dosis entregadas. Insud ha ayudado desde España a Europa y a nivel global.

Después del choque por las entregas con el Ejecutivo de Ursula von der Leyen, ¿cómo está su relación? La Comisión Europea no ha vuelto a renovar el contrato de compra a AstraZeneca.

Después de la información, muy pública, sobre lo que estaba pasando, ahora hemos entrado en una fase nueva de nuestra relación. Ellos admiten que nosotros continuamos entregando. Ahora bien, es verdad que no hemos renovado con Europa un contrato para el uso de Vaxzevria, pero no tiene que ver con la relación entre AstraZeneca y la Unión Europea, tiene más que ver con que entraremos pronto en una fase en la que los países europeos van a tener que decidir qué vacunas necesitan después del suministro que han comprado. Ha habido contratos europeos conjuntos pero los países van a tener que decidir, no sé si en 2022 o a principios de 2023, dependiendo del suministro.

¿Por qué la Comisión no ha confiado en AstraZeneca para la dosis de refuerzo?

Cuando tomaron sus decisiones estaban en un momento muy diferente, querían una garantía de suministro y llegaron a otro compromisos con otras empresas. No sé por qué tomaron esa decisión. Pero la confianza en AstraZeneca sigue, hemos entregado todo lo que se ha pedido. La OMS nunca ha cambiado de opinión y siempre ha respetado el beneficio de nuestra vacuna. La decisión tal vez estuvo bien para ellos en ese momento, pero a lo mejor en el futuro cambia. El impacto de nuestra vacuna es muy claro, ha tenido un gran éxito a nivel global y en España.

¿Cuándo dejará de ser un producto sin ánimo de lucro?

Todavía no sabemos cuándo ni el precio. Vamos a estar ahí hasta que la pandemia se acabe. Va a ser difícil decir cuál es el momento en el que la pandemia se ha acabado. En la siguiente fase, tenemos que seguir manteniendo a nivel global una vacuna accesible para todos y continuar con nuestro compromiso con los países de renta baja para mantener el producto sin ánimo de lucro a perpetuidad.

Espera siete nuevos lanzamientos en 2022

El laboratorio británico se encuentra ahora en negociaciones con Sanidad para obtener el precio de reembolso (para la financiación pública) de siete terapias. No es nada habitual conseguir una cifra tan elevada de innovaciones de forma simultánea. Se trata de los fármacos Trixeo (frente a la EPOC); Forxiga (enfermedad renal crónica); Lynparza (cáncer de ovario y próstata); Imfinzi (cáncer de pulmón microcítico); Enhertu (cáncer de mama metastático); Ondexxya (hemorragias mortales), y Evusheld (Covid-19 en personas inmunocomprometidas).

Suárez reconoce la dificultad en esta negociación con Sanidad. “Hacemos un gran esfuerzo con el Gobierno para eliminar cualquier barrera para los pacientes. Estamos viviendo en estos dos años situaciones más complejas que los años anteriores, con retrasos como compañías farmacéuticas para conseguir precio de reembolso de más de 19 meses, con un rechazo del 80% de las innovaciones en oncología, que sin duda están teniendo impacto en las negociaciones que estamos teniendo como AstraZeneca. Está siendo especialmente complejo”. El presidente de AstraZeneca reconoce que están abiertos a nuevos acuerdos que no estén enfocados solo en la reducción del precio, como un techo de gasto o pago por resultados.

Normas
Entra en El País para participar