Entrevista a Bruno Rabassa, CEO de Berkshire Hathaway HomeServices

La inmobiliaria de Buffett quiere ser líder en España en 10 años

“Nuestro objetivo para 2022 es comprar dos o tres compañías más para llegar a la docena de oficinas”, asegura Bruno Rabassa, CEO de Berkshire Hathaway.

Bruno Rabassa, CEO de Berkshire Hathaway HomeServices Spain.
Bruno Rabassa, CEO de Berkshire Hathaway HomeServices Spain.

Pilota el grupo Larvia y la joint venture de esa empresa española con la firma inmobiliaria del magnate Warren Buffett. Bruno Rabassa (Barcelona, 1970) ejerce como consejero delegado de Berkshire Hathaway HomeServices Spain desde 2019, cuando la compañía comenzó a operar en España. Desde entonces, ya ha crecido en diversos puntos de la geografía española y cuenta con oficinas en la Costa del Sol, Madrid (en el centro de la ciudad, Aravaca y La Moraleja) y Barcelona. Pero la intención de la empresa es seguir creciendo, centrada fundamentalmente en el segmento del lujo y de activos singulares.

“Nuestro objetivo para 2022 es comprar dos o tres compañías más para llegar a la docena de oficinas. En términos de facturación queremos multiplicar por dos la de 2021 y además seguir reclutando gente. Queremos crecer tanto por la incorporación de nuevas oficinas como por la consolidación de las estructuras de negocio”, revela Rabassa.

En 2020, Berkshire Hathaway HomeServices adquirió la empresa Value Added para entrar en Marbella, un punto desde que va a controlar otras dos nuevas oficinas próximamente, en Málaga y otra en Sotogrande, desvela Rabassa. “Dentro de muy pocas fechas podremos contar la adquisición de nuevas compañías en sitios estratégicos de la geografía española. Por ejemplo en Baleares y en la costa mediterránea”.

El plan de expansión de Berk­shire Hathaway HomeServices pasa por estar presente “en todos aquellos puntos geográficos donde podamos sacar el máximo potencial a la red internacional que tiene la compañía”. Aparte de Madrid y Barcelona, las zonas de crecimiento pasan por la costa mediterránea, las Islas Baleares y en Canarias. “Ahí es donde tenemos el foco”.

El plan de la empresa de Buffett en España es ambicioso, buscan tener 40 oficinas en los próximos años. “En EE UU somos la empresa número uno y nuestro objetivo es ser número uno en todo el mundo. Tenemos que ser el número uno en España en 10 años” asevera. Pero reconoce que apenas llevan dos años de funcionamiento y necesitan tiempo. Buscarán ser los mayores en intermediación inmobiliaria, “desde luego en lujo y también en términos de facturación y oficinas”.

Bruno Rabassa.
Bruno Rabassa.

La decisión de adquirir compañías en vez de abrir oficinas se debe a que el mercado inmobiliario español “tiene peculiaridades y elementos diferenciadores en cada emplazamiento que hacen necesario expertos locales, que son los dueños de esas compañías”, explica el directivo. “En lugar de arrancar desde cero, arrancamos desde una posición de ventaja muchísimo mayor”.

Crecimiento en todos los mercados

Respecto al tipo de viviendas que venden, indica que están en el segmento de lujo, un concepto que considera subjetivo: “Lo que procuramos es ofrecer productos de lujo pero con un abanico variados para públicos diferentes. No solo vendemos viviendas de 35 millones de euros, también hacemos operaciones en determinados lugares que son de 600.000 euros”.

La empresa no detalla la facturación del año pasado, pero Rabassa si revela que en 2021 logró un incremento “muy notable” de ingresos en todas las unidades de negocio. “En Madrid hemos tenido un incremento del 60%, en La Moraleja un 20%, en Aravaca un 28%, en Marbella el incremento de ventas ha sido de un 150% y en Barcelona del 100%. En total, estamos en torno al 110%, más que duplicado”.

Esta mejora del negocio proviene de la consolidación de los equipos y también por lo que ha supuesto la pandemia, según Rabassa. “El Covid ha sido un acelerador en la toma de decisiones y, además, nuestros clientes potenciales habían incrementado sus tasas de ahorro. No ha sucedido solo en España, ha ocurrido en todo el mundo”. Por eso, los compradores han aprovechado para adquirir casas que se adecuen más a su estilo de vida. “El notable crecimiento en Marbella ha venido propiciado por un movimiento de clientes noreuropeos que han venido a instalarse en España, buscando su primera residencia. Las comunicaciones que tenemos en España son extraordinarias y a ellos les permite mudar a sus familias, teletrabajar y tener movilidad”.

Liquidez en el mercado

También asegura que sigue habiendo mucho ahorro que quiere canalizarse al inmobiliario. “Hay mucha demanda del comprador, mucha liquidez y, sin embargo, nos encontramos con muy pocas propiedades a la venta”, afirma. Rabassa indica que la matriz estadounidense aporta una importante red internacional, marca e imagen, y procesos y herramientas “sin igual “en el mercado. “Aporta muchísima credibilidad, mucha formación a los equipos y un know how”. Igualmente, reconoce que pone los recursos necesarios. “Las compras se hacen gracias al músculo financiero de la compañía española y si la compañía española precisa aportación de capital, los socios aportan capital”.

La consultora inmobiliaria Larvia fue fundada en el año 2012 por la familia Rabassa, que ha operado en el sector inmobiliario desde 1964 con Petrus Grupo Inmobiliario. Hace tres años selló la alianza estratégica con la empresa inmobiliaria de Buffett, en uno de los muchos negocios de la matriz.

Los europeos no compran tanto como antes en Barcelona. Es una cuestión política. Preocupa la inseguridad jurídica

Sobre la clientela, Rabassa apunta que llegan con fuerza los compradores latinoamericanos, tanto en Madrid como en Barcelona. En la capital catalana, los europeos han cedido espacio. “Los europeos no están comprando tanto como antes en Barcelona. Es una cuestión política. Les afecta las manifestaciones agresivas que se producen en la ciudad, constantes, y además les preocupa la inseguridad jurídica con todo el movimiento okupa, que está muy alentado en la ciudad de Barcelona”, lamenta.

También explica que en la intermediación inmobiliaria hay un protagonismo muy importante de la vivienda de segunda mano, como consecuencia de “las dificultades” que se encuentra el sector promotor para producir viviendas. “En obra nueva estamos comercializando algunos activos, principalmente porque algunos de los grandes operadores están participados por capital extranjero y nuestra marca les ha llamado la atención. Sin embargo, nos gustaría estar comercializando más unidades, básicamente limitado porque los niveles de producción son inferiores a los que deberían existir”, apunta.

Berkshire Hathaway HomeServices está en pleno crecimiento en todo el mundo. Tiene oficinas fuera de EE UU en Canadá, México, Portugal, Reino Unido, Italia, Dubái, Grecia e India. “Pronto estaremos en Francia, Bélgica, Luxemburgo, Polonia o Hungría. Para convertirse en la primera agencia inmobiliaria del mundo hay que estar en todos los sitios. El Covid ha ralentizado el crecimiento de la red internaciona. Aun así se han abierto oficinas”.

Normas
Entra en El País para participar