Banca

Dancausa (Bankinter) alerta sobre el impacto de la inflación y el déficit público

Advierte de que "los fondos europeos no son la panacea" y pide agilizar su gestión

Dancausa (Bankinter) alerta sobre el impacto de la inflación y el déficit público

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ha advertido de que los principales desafíos que afronta la economía española durante el presente año son la alta inflación y el control de los niveles de déficit y deuda pública.

"2022 no está exento de retos y los niveles de inflación pueden causar estragos en la confianza y en la economía. La realidad es que la tasa interanual de crecimiento de la inflación ha sido del 6,5%. Es un tema serio que tenemos que atajar (...). Este incremento incontrolado de los precios es muy importante, porque genera desconfianza. Si hay confianza, los consumidores gastarán, las empresas gastarán en proyectos y los bancos financiaremos esos proyectos" ha alertado Dancausa durante la rueda de prensa de presentación de resultados del banco correspondientes a 2021, ejercicio en el que Bankinter obtuvo un beneficio de 1.333 millones de euros, gracias a las plusvalías obtenidas por la salida a Bolsa de Línea Directa, y que Dancausa ha calificado de "magníficos e irepetibles".

Ha recordado que los bancos centrales tienen la capacidad de atajar el incremento de la inflación. "Lo que pasa es que, como llevamos muchos años con la inflación controlada, se han dedicado a otros quehaceres, pero en el momento en que ellos quieran, lo pueden hacer. Creo que la inflación es un tema serio y que no hay más remedio que tomar decisiones, pues no es un tema tan provisional ni tan pasajero como nos decían al principio", ha subrayado.

La banquera también ha advertido de que "los niveles de déficit y deuda pública, que se han ido incrementando en la pandemia, "son difíciles de controlar".

Pese a estos avisos, Dancausa considera que "hay buenas razones para ser optimistas y transmisores de confianza". Por ello, pidió "los necesarios grados de libertad para desarrollarse".

De momento, la entidad mantiene su objetivo de cerrar 2023 con un beneficio de 550 millones de euros, prácticamente los mismos registrados en 2019 y que fuereon récord para el banco, aunque con la diferencia de que ya no contabiliza los resultados de Línea Directa, que salió a Bolsa en abril de 2021.

Sareb

Dancausa parafraseó a Gabriel García Márquez al referirse a la necesidad de que el Gobierno tome una participación en la Sociedad de Gestión de los Activos Procedentes
de la Reestructuración Bancaria (Sareb) por un céntimo la acción. "Es la crónica de una historia anunciada", lamentó. Afirmó que "los bancos que participamos en la creación de un banco malo no tenemos nada de lo que quejarnos". En todo caso,valoró que Bankinter tenía muy poca exposición al crédito promotor.

"Estábamos en una situación extrema y al sector financiero nos dijeron que pusiéramos dinero y lo pusimos", recordó, y aclaró que  para Bankinter el impacto será cero ya que ha sido provisionado en su totalidad. 

Fondos Europeos

Dancausa se refirió también a los fondos europeos, de los que afirmó que "no son la panacea y no debemos pensar que lo van a solucionar todo", aunque añadió que "son una ayuda extraordinaria a la que no podemos renunciar y hacer las cosas mal".

Por ello, pidió que se agilice la gestión de estos fondos, que "esté alejada de los intereses de los partidos políticos", así como que se establezcan sistemas eficaces para controlar su distribución.

Además, sostuvo que la banca podría tener un mayor papel en su gestión ya que puede actuar como intermediario adelantando los fondos una vez hayan sido concedidos o incluso ofreciendo financiación adicional.

Criptomonedas

Como ya lo hiciera en otras ocasiones, Dancausa ha vuelto a descartar que el banco vaya a ofrecer por el momento servicios de compraventa o custodia de criptomonedas, ya que el banco considera que este negocio no cuenta con seguridad jurídica, por lo que podría entrañar para la banca una nueva avalancha de demandas de clientes en el futuro.

Eso sí, la ejecutiva ha diferenciado las criptomonedas de la tecnología blockchain, que ha llegado para quedarse, ya que es disruptivo y permite la trazabilidad del activo". 

Bankinter consideran que las criptomonedas no son divisas para pagar, sino activos para especular, y de momento no se plantean ofrecer nada en este sentido, si bien es un asunto que los equipos del banco siguen de cerca dado su "absolutamente impresionante" crecimiento.

Otra de las razones por las que la entidad es reacia a ofrecer servicios de criptomonedas es el riesgo de litigiosidad, en un escenario en el que el sector bancario ha recibido en los últimos años "una avalancha de demandas en relación con los gastos hipotecarios, multidivisas o bonos
estructurados".

"Si no hay seguridad jurídica con respecto a este mundo de las criptomonedas, ¿a quién acabarían demandando los clientes y a quién imaginan que darían la razón los tribunales? Esto es algo con lo que ahora hay que tener muchísimo cuidado y, desde luego, en el banco, que somos muy prudentes, a día de hoy no vamos a hacerlo", ha explicado Dancausa, quien ha recalcado que esta situación es analizada por los expertos del banco y puede cambiar en el tiempo.

Normas
Entra en El País para participar