Valor a examen

Solaria, una larga purga que se la juega en el corto plazo

El mercado ve potencial para su negocio, e incluso ve opción de que crezca por encima del sector, pero aguarda a la ejecución de los próximos proyectos

Paneles de Solaria
Paneles de Solaria

Solaria fue en 2021 uno de los peores valores del Ibex con un retroceso del 30%, y en 2022 ya acumula una pérdida de casi el 9%. Su evolución está en línea con la de otras empresas del sector, como Siemens Gamesa, Grenergy o Acciona Renovables, que caen el 9%, 3% y 11%, respectivamente, este año. Estas correcciones, que se iniciaron en 2021 y se prolongan en 2022, se han producido después del boom de las renovables, que tuvo su epicentro en 2020, cuando el mundo apostó por las renovables y la energía verde para el mundo posterior a la pandemia. Solaria ganó ese año el 250% y no ha parado de purgar esa subida en los últimos meses.

El mercado se ha vuelto más selectivo y mira con lupa la viabilidad de los planes de crecimiento. Además, el alza de tipos que se espera en EE UU y unos costes de financiación más elevados juegan en contra de unas compañías que necesitarán elevados recursos para sacar adelante sus planes estratégicos de generación de energía. “Las perspectivas de crecimiento a largo plazo para la energía renovable siguen siendo atractivas. Pero vemos algunos vientos en contra, como la reducción de los flujos de ETF hacia el sector, que las valoraciones aún no son baratas, y las próximas subastas de energía eólica marina, que podrían incrementar las preocupaciones en torno a la creciente competencia”, explica Bank of America.

En este contexto de dudas, BofA se muestra neutral con Solaria y sitúa el precio objetivo en 20 euros, frente a los 28,5 euros que estimaba en el pasado verano, cuando recomendaba comprar. El potencial de subida se sitúa en el 27%.

Intermoney destaca como puntos débiles para Solaria que se trata de “una empresa pequeña”, lo que puede dificultar el acceso a fondos, y que se vea abocada a “mayores exigencias para la obtención de préstamos”. “Si bien reconocemos el gran crecimiento en los resultados, vemos complicado que pueda alcanzar su meta de disponer de 6.200 MW en 2025, y más difícil aún los 18.000 MW en 2030”. “Preferimos ser especialmente cautos con las estimaciones a largo plazo hasta comprobar su cumplimiento a medio”, argumenta la firma, que pone el foco en los riesgos que supone para la actividad la regulación en España.

Luis Padrón, analista de Renta 4, coincide en que “es fundamental, al igual que en otras compañías del sector, cumplir con el delivery en el corto plazo para hacer más visible el largo”. Por otro lado, recuerda que “Solaria sigue a la espera de los fondos Next Generation EU para los que ha presentado ante el ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico un total de 29 proyectos, por un valor de 1.625 millones”.

En cambio, Credit Suisse inició la cobertura de Solaria a mediados de diciembre con el consejo de sobreponderar y un precio objetivo de 21 euros. La firma destaca que “es uno de los líderes en términos de capacidad instalada en el momento actual, y con un objetivo de 6,2 GW conectados en el mercado ibérico en 2025, es el mayor que hemos encontrado en España”, dicen.

Destaca, por otro lado, que “el mercado de la energía solar fotovoltaica no está dominado por ninguna empresa en particular, lo que sugiere que algún operador podría tomar la delantera. Solaria ha conectado 300 MW en 2021, el equivalente al 18% del total realizado en el año, y muy por encima de la participación que tiene en esta actividad (6%)”. Para los analistas, este dato “respalda” su opinión de que “la ventaja local de Solaria se está afianzando”. Bajo su perspectiva, aún no está recogido su potencial, ya que cotiza a un PER de 2024 de 19 veces, frente a las 28,7 veces de media del sector de las renovables.

Credit Suisse tiene depositadas grandes expectativas a corto plazo en el proyecto de Trillo (Guadalajara). “Es el mayor complejo fotovoltaico de Europa, con 626MW de instalación, y si se conecta antes de junio de 2022, Solaria podría liderar, junto con la ejecución de otros proyectos, el ejercicio”.

Una caída vertiginosa desde el récord

Analistas. Solaria está registrando una alta volatilidad en el mercado en los últimos tres años. En enero de 2021 alcanzó máximo histórico en 30,94 euros, y desde entonces ha perdido el 49%. El precio objetivo medio que dan los analistas a 12 meses (19,65 euros) está muy lejos de esa cota, aunque supone un potencial de revalorización de más del 20% sobre el nivel actual. En este momento, los analistas están divididos en su mayoría entre comprar (el 52,6% del total de las recomendaciones recogidas por Bloomberg) y mantener (31,6%). Para el 15,8% es venta.

Especulación. Tras la fuerte escalada de 2020, aparecieron las posiciones cortas de los ‘hegde funds’ sobre Solaria. Este tipo de estrategia se ha suavizado, pero según la CNMV, aún tienen posiciones cortas vivas iguales o superiores al 0,5% del capital de Solaria, Odey Asset Management (1,8%); Helikon Investments Limited (0,70%); Sandbar Asset Management (0,55%) y Millennium Capital Partners (0,22%).

Normas
Entra en El País para participar