Teresa Alarcos : “Las empresas donde hay diversidad son más rentables”

Ha publicado el libro ‘Emprendedoras’ para visibilizar el talento digital femenino e inspirar a las nuevas generaciones

Teresa Alarcos, presidenta de W Startup Community.
Teresa Alarcos, presidenta de W Startup Community.

Si no fuera por la pandemia, Teresa Alarcos (Valladolid, 1964) no habría decidido escribir Emprendedoras (Plataforma, 17,10 euros). Aprovechando que no podía salir de casa, la fundadora y presidenta de la W Startup Community empezó a ponerse en contacto con amigas emprendedoras de todo el mundo para crear este libro con el que pretende visibilizar el talento digital femenino para inspirar a las siguientes generaciones. “Lo que no se conoce no se puede seguir”, argumenta.

En el libro asegura que, en general, el emprendimiento femenino es muy alto, pero escasean los emprendimientos digitales. ¿Por qué cree que ocurre?

No se animan al emprendimiento digital porque es una industria muy masculina que nació alrededor de la industria aeronáutica. La mujer se ha ido incorporando pero está en una fase muy incipiente. En las carreras tecnológicas hay muchísimos más hombres que mujeres. No llegan a una de cada cuatro. En ingeniería informática ni eso, un 16%.

¿Cómo se puede animar a que las escojan?

Las carreras se venden como muy complejas y cada vez hay menos personas que las estudien. Es un tema de habilidades, nos tenemos que acercar y democratizar la tecnología, hacerla accesible para que todo el mundo la entienda y no la veamos como algo reservado para mentes privilegiadas. Hay que acercarla de manera didáctica desde la infancia a chicos y a chicas para que la vean como algo normal que hay que integrar en las empresas y en la sociedad en general para que la gente se atreva a explorarlo.

También menciona el freno de promotores y financiadores para las mujeres.

Es un sesgo inconsciente. No es que no se quiera invertir en emprendimientos femeninos, es que lo que es familiar se toma por bueno. Te sientes más segura escuchando algo que conoces que lo que desconoces. La mayor parte de los inversores son hombres, casi el 95%, y a la hora de escuchar proyectos están acostumbrados a una forma de contar los datos financieros que nosotras contamos de otra manera. Hay dos retos. Uno, enseñar a las mujeres a usar un lenguaje financiero más agresivo, con unas proyecciones financieras más ambiciosas, pero justificadas. Por otro lado, a los inversores tradicionales hay que acostumbrarles a que cada vez hay más mujeres emprendedoras y cada vez va a haber más porque no se puede prescindir de la mitad del talento.

Libro 'Emprendedoras', disponible en librerías, La Casa del Libro y Amazon.
Libro 'Emprendedoras', disponible en librerías, La Casa del Libro y Amazon.

¿Influye el sexo en la forma de dirigir los proyectos?

Muchas veces he leído que “no se fija uno en el sexo de los que promueven el emprendimiento”. Pues yo sí que me fijo porque está demostrado que las empresas donde hay diversidad son más rentables. Es más rentable que en los grandes consejos de administración haya mujeres y hombres y un talento diverso, intergeneracional, de procedencia académica diferente. Lo mismo ocurre en las pymes y ahora lo estamos demostrando en las startups.

¿Existen también las barreras internas de las propias empresarias?

Sí, nos cuesta emprender porque generalmente tenemos aversión al riesgo, quizás sea algo atávico. Nos falta ese punto que es un tema de verte arropada. Por eso, es muy importante que las mujeres emprendedoras estén en comunidad, se cuenten sus fallos y sus grandes caídas para que sepan que se sale de ellas y no tienen que sentirse encogidas por una situación difícil. Si ves que otra persona ha salido, te animas. Te dibujan caminos y te cuentan experiencias que te hacen seguir y tener esa fuerza interior.

En Emprendedoras critica la diferente concepción del fracaso en España en comparación con países como Estados Unidos. ¿A qué se refiere?

En la cultura mediterránea si dices que quieres emprender es como si dices que quieres coger un cohete a Marte. No tenemos esa cultura del emprendimiento que sí tienen en EE UU, donde lo hace el 75% de la población porque las empresas tienen un dinamismo que aquí no tenemos. Habiendo este paro juvenil, hay que dar herramientas para que la gente se busque la vida y emprenda. Hay que buscar la oportunidad y el hueco. Así es como se consiguen las grandes cosas.

Sin embargo, sus estudios afirman que solo dos de cada 10 proyectos consiguen éxito.

Debemos pensar que quienes emprenden lo hacen en serie. Una de cada cuatro mujeres del estudio han emprendido más de dos o tres veces. Es algo que te empuja y, si has fracasado en un proyecto, has aprendido y vas por otro camino hasta conseguirlo. Tenemos que tener esa paciencia y ese cambio cultural.

¿Considera que es un buen momento para emprender a pesar de la pandemia?

En medio de la incertidumbre surgen las grandes oportunidades. Si haces un análisis de los grandes descubrimientos del siglo XX, muchos vienen a raíz de las necesidades que se crearon en la Primera y la Segunda Guerra Mundial: los ultrasonidos, las telecomunicaciones, la aeronáutica… Emergieron gracias a las adversidades y a un entorno de escasez que te hace tener mayor creatividad.

Normas
Entra en El País para participar