Una energía renovable respetuosa con la biodiversidad

La cátedra Steppe Forward estudiará los sistemas agroesteparios y su conservación en zonas con plantas fotovoltaicas

Yago Mancebo, director general para Europa de TotalEnergies Renewables International; Sara Aagesen, secretaria de Estado de Energía; Amaya Mendikoetxea, rectora de la UAM, y Antoni Trasobares, director del CTFC.
Yago Mancebo, director general para Europa de TotalEnergies Renewables International; Sara Aagesen, secretaria de Estado de Energía; Amaya Mendikoetxea, rectora de la UAM, y Antoni Trasobares, director del CTFC.

El incremento de la producción de las energías renovables es imprescindible para lograr la ansiada transición energética hacia la descarbonización de la economía. En este incremento tiene mucho que aportar la energía solar, que en el caso de la fotovoltaica, su obtención a gran escala requiere de grandes extensiones de terreno, por lo que instalar estas plantas de forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente debe ser una prioridad.

Así lo han entendido la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), a través de su fundación, y el Centro de Ciencia y Tecnología Forestal de Cataluña (CTFC), con el apoyo y el patrocinio de la compañía TotalEnergies, que han creado la cátedra Steppe Forward para el estudio de los sistemas agroesteparios y su conservación. Estas organizaciones suman así esfuerzos para generar conocimiento que ayude a marcar unos parámetros estándares que permitan la preservación de la biodiversidad en zonas donde se asienten plantas de producción fotovoltaica, especialmente de las aves esteparias, así como la adaptación de las plantas fotovoltaicas al ecosistema.

En la presentación de la iniciativa, la secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, señaló que “esta cátedra va a generar conocimiento en un pilar esencial que es preservar la biodiversidad en un momento, también esencial, en el que estamos hablando de una transición ecológica profunda y acelerada en esta década”. “Necesitamos buscar esa compatibilidad, ese desarrollo garantista de las renovables con la biodiversidad y con los sistemas agroesteparios”, remarcó Aagesen.

La UAM, a través de su fundación, el CTFC y TotalEnergies son los promotores

La cátedra tiene como objetivo principal la profundización y difusión del conocimiento científico sobre la ecología, gestión y retos de conservación de las aves esteparias y sus hábitats. Además, facilitará la formación de investigadores mediante la promoción de tesis doctorales y contratos posdoctorales relacionados con la temática de la cátedra. Todo esto se espera que sirva para el establecimiento de unas bases técnicas para el desarrollo de protocolos comunes en el seguimiento e implementación de un modelo de gestión adaptativa de las medidas compensatorias en las plantas fotovoltaicas de la compañía.

Antoni Trasobares, director del CTFC, destacó que “ante un reto tan importante como es la transición energética, la implantación de plantas fotovoltaicas tiene que estar perfectamente alineada con la conservación de nuestro patrimonio natural. Minimizar el impacto y garantizar que las medidas compensatorias que se deriven tengan efectos positivos es clave para asumir este reto”. Por su parte, Yago Mancebo, director general para Europa de TotalEnergies Renewables International, manifestó que “TotalEnergies quiere ser un actor principal en la transición energética. Apoyar esta cátedra surge de nuestro compromiso de garantizar que nuestras plantas son totalmente compatibles y respetuosas con el entorno y el hábitat donde se establecen”.

Entre los objetivos de esta cátedra también se incluye generar documentos técnicos de referencia para gestores y técnicos, en relación con el monitoreo y aplicación de medidas de conservación de las aves esteparias y sus hábitats basados en el conocimiento científico existente, así como en el desarrollado en el marco de la presente cátedra.

Peligro de extinción

El conjunto de la Península Ibérica, y especialmente España, alberga las mejores poblaciones de aves esteparias de Europa y, en el caso de algunas especies (como la avutarda o el sisón), del mundo, por lo que disponer de herramientas y conocimientos para la conservación de estas poblaciones es fundamental. Muchas especies esteparias están en peligro de extinción o muestran descensos poblacionales preocupantes. Por lo tanto, la evaluación basada en evidencia científica del impacto de la actividad antrópica sobre estos ecosistemas y su respuesta a diferentes modelos de gestión es fundamental para evitar una mayor degradación de sus poblaciones.

La cátedra tendrá una duración de cuatro años prorrogables

La rectora de la UAM, Amaya Mendikoetxea, remarcó “el compromiso de la UAM con la búsqueda de soluciones a los problemas más acuciantes de la sociedad, trabajando con instituciones públicas y privadas”. “Esta cátedra es un claro ejemplo de este compromiso”, añadió.

La coordinación de la cátedra es responsabilidad de los investigadores Gerard Bota, del equipo del CTFC, y del profesor Manuel Borja Morales, por parte de la UAM. Ambas instituciones son referentes a nivel español y europeo en el estudio de las aves esteparias. Esta cátedra tendrá una duración de cuatro años prorrogables. El diseño de las actividades científicas corresponderá a los coordinadores de la cátedra apoyados por un comité científico asesor externo y deberá estar corroborado por el consejo directivo de la cátedra. Este consejo será el órgano de gobierno y en él tendrán presencia paritaria la UAM, a través de su fundación, el CTFC y TotalEnergies.

Las aves esteparias de la Península

La estepa es una forma de transición entre las regiones forestales y las predesérticas o desérticas. Es un tipo de ecosistema casi carente de arbolado, compuesto por vegetación herbácea y arbustiva, con un clima caluroso en verano y frío y seco en invierno. Se diferencia de otros ecosistemas, como puede ser la pradera, por la discontinuidad del tapiz vegetal. Estos ecosistemas han evolucionado debido a su uso agrícola. En España las estepas cerealistas son el paisaje agrario más representativo, al ocupar más de la mitad de las tierras de cultivo del país, que incluye cereales, principalmente trigo y cebada, y los barbechos asociados. Esta transición hacia la estepa cerealista ha llevado a las aves esteparias a adaptarse y establecer su hábitat en los campos de cultivo, que en el pasado fueron las zonas donde estas aves evolucionaron.

Las estepas cerealistas son ricas en vida animal, y entre las distintas especies que la pueblan destacan las llamadas aves esteparias, de las que en la Península hay una gran variedad, muchas en peligro de extinción o con un descenso poblacional preocupante. Algunas de estas son: avutarda, sisón, perdiz roja, codorniz, alcavarán, aguilucho cenizo, cernícalo primilla, alondra, curruca tomillera, calandria, ganga ibérica y ganga ortega.

Normas
Entra en El País para participar