Pedro Luis Fernández (GAM): “Estamos atentos a compras en España y Latinoamérica”

El presidente de la compañía especializada en maquinaria reclama más claridad a la Administración para poder optar a los fondos Next Generation de la UE

Pedro Luis Fernández, presidente ejecutivo de GAM.
Pedro Luis Fernández, presidente ejecutivo de GAM.

La compañía asturiana de maquinaria GAM ha iniciado una etapa de renovada ilusión. Tras la entrada de Francisco Riberas como socio inversor la empresa ha apostado por un plan a largo plazo en el que prevé crecer a través de adquisiciones y expansión en Latinoamérica. Su fundador, Pedro Luis Fernández, detalla las inversiones y los proyectos. Licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo, es presidente y consejero delegado de GAM desde 2003.

¿En qué momento se encuentra GAM?

Estamos en un momento muy ilusionante. Hemos encontrado una propuesta diferenciada que genera valor añadido a los clientes y para los años que vienen, con muchos cambios en nuestro entorno, no brindará oportunidades. Tenemos nuevos accionistas, una estructura financiera más sólida y hemos conseguido penetrar en sectores muy competitivos.

Mencionaba la entrada de nuevos accionistas, que en este caso es Francisco Riberas, como principal inversor. ¿Qué ha aportado a la compañía?

La entrada de Francisco Riberas aporta tres valores trascendentales. En primer lugar es un socio industrial que entiende el sector. Lo segundo es que nos aporta visión a largo plazo y eso abre muchas posibilidades. Y en tercer lugar, es un socio de referencia que está muy identificado. Además, se da la circunstancia de que conoce muy bien los mercados y tiene mucha experiencia.

¿Cómo será el cierre del ejercicio?

Tendremos un buen cierre. Venimos de un año difícil porque el primer semestre se ha visto afectado por el Covid y el segundo ha estado muy impactado por la falta de materias primas y la rotura de stock de los proveedores. Pero vamos a cerrar con un crecimiento importante sobre el 2020 y un pequeño crecimiento sobre el 2019 en ventas y rentabilidad.

¿De qué manera está afectando esa escasez de materias primas?

Nos afecta desde la parte de los fabricantes de máquinas con dos variables: incrementos de precios importantes y sobre todo retraso en las entregas. En una empresa de servicios que son esenciales para los clientes la certeza es un valor. En la medida que nuestros fabricantes no pueden garantizar fechas de suministro nos obliga a esforzarnos mucho para atender a los clientes. Y lo hacemos, pero no con una normalidad de tránsito.

En ese sentido, ¿qué previsiones tienen para 2022?

Seguiremos con la incertidumbre del Covid y de los suministros, pero el 2022 debería ser un buen año porque tenemos mucha contratación cerrada tanto en España como en Latinoamérica. Eso hace que si las circunstancias son normales y no hay nada extraordinario debería ser un buen año de crecimiento a doble dígito.

"La entrada de Francisco Riberas nos aporta visión a largo plazo y eso abre muchas posibilidades"

Dentro ese crecimiento, ¿contempla adquisiciones?

Sí, porque sobre todo en Iberia nuestro mercado sigue estando muy atomizado. Si nos comparamos con otros países, las empresas líderes en mercados anglosajones y centroeurpeos tienen cuotas más altas de las que tenemos nosotros en España, Marruecos y Latinoamérica. Estaremos atentos a posibles compras porque en este sector el tamaño importa y las eficiencias no son menores. Sigue habiendo mucha compañía pequeña en España muy bien gestionada, que tiene un mercado local o regional interesante y tanto para nosotros como para ellas puede ser una oportunidad concentrarnos bajo la misma marca. Estaremos atentos a operaciones y ya estamos trabajando en ello.

¿Hay algún perfil específico de empresa que esté en el radar?

Geográficamente, tenemos alguna zona en Iberia que tenemos que reforzar y posiblemente el camino más rápido sea reforzarlo mediante una operación inorgánica. Y lo mismo en Latinoamérica.

Entonces, ¿mantiene planes de expansión internacional?

Estamos presentes en 10 países y España ha crecido más que el resto porque la pandemia ha tenido una afectación asimétrica y porque hemos tenido mucho crecimiento orgánico e inorgánico. Pero el objetivo de compañía es tener una buena diversificación geográfica y sí, volveremos a dar crecimiento a nuestro negocio en Latinoamérica donde podemos ser líderes de la región.

Todos estos planes requieren de inversión…

Tenemos un crecimiento fundamentado en los servicios y vamos a necesitar una inversión en Capex importante, de unos 30 millones para el próximo año. Pero también tenemos determinados proyectos muy ilusionantes y que con el tiempo van a coger mucho peso en la compañía. Por ejemplo el ‘Proyecto Inquieto’ que está dirigido a la última milla. Damos servicio con vehículos sostenibles para que los clientes puedan hacer su reparto de última milla y vamos a tener que invertir mucho porque va a tener un crecimiento muy rápido.

"Volveremos a dar crecimiento a nuestro negocio en Latinoamérica donde podemos ser líderes de la región"

¿Han presentado algún proyecto para los fondos Next Generation?

Sí, pero tenemos mucha incertidumbre sobre cómo van a ser esos fondos. Necesitaríamos más información sobre el cómo. Que va a haber unos fondos es obvio y que están orientados a la digitalización y sostenibilidad también y son dos atributos que venimos trabajando desde mucho tiempo antes. Pero no conseguimos entender muy bien los mecanismos. Estamos hablando con las administraciones regionales de Madrid y de Asturias, con el Ministerio, con asociaciones profesionales y todos estamos en la página cero, va pasando el tiempo y no tenemos la percepción de que se avance en cómo llegar a esos fondos, cuáles son los parámetros. Ahí la administración debería de mejorar y dar la seguridad de que todos los actores o potenciales actores tengamos el mismo conocimiento, que al menos no haya la sospecha de que hay diferentes escalones de información.

¿Puede detallar los proyectos que han presentado?

Nuestro core se basa en la gestión de máquinas. Tenemos unas 20.000 en propiedad. Estas máquinas vienen de una economía lineal: se fabrican, se usan y se tiran. Nosotros tenemos una proyecto para levantar un centro de refabricación. Una vez usadas, actualizamos tecnológicamente las máquinas y cambiamos las partes que se han consumido y volvemos a utlizarlas. Desde una óptica económica es muy rentable porque alargas la vida de una máquina que ya tienes amortizada. Y desde el punto de vista de la sostenibilidad es supereficiente porque no extrae recursos y no generas chatarra o basura. Además, se ubica en zonas donde hay que fijar población de la España vaciada por lo que también tiene un componente de compromiso social. Es un proyecto ambicioso, que estamos convencidos de que es merecedor de utilizar los fondos europeos pero no sabemos cómo se puede optar a ello.

En la industria se está impulsando el uso del hidrógeno, ¿podría ser una buena solución para la maquinaria?

Sin duda. El 80% de nuestra flota ya son máquinas eléctricas y seguimos avanzando porque tenemos productos alternativos. Las máquinas que nosotros usamos tanto dentro de las factorías como en exterior son equipos que no tienen los problemas todavía no resueltos de los coches o los autobuses o camiones. Trabajamos en espacios cortos donde hay acceso a recarga y no tenemos problemas de peso ni de espacio para ubicar las baterías. Sobre el hidrógeno, tanto nosotros como nuestros fabricantes creemos que llegará, pero queda mucha infraestructura por dotar.

Mencionaba planes de digitalización, ¿qué proyectos han llevado a cabo?

El proceso de digitalizaicón lo iniciamos hace un año y se completará a lo largo de tres ejercicios. Lo primero que hemos buscado es centrarnos en las personas. Que en la empresa no tengamos a las personas haciendo trabajos reiterativos que hoy se pueden hacer de forma eficiente con una aplicación. En segundo lugar, relacionarnos con los clientes. Tenemos todavía un coste muy caro de captar clientes y en la medida en que digitalizamos la relación es más fluida y eficiente. Gestionamos 20.000 máquinas y tenerlas localizadas y sensibilizadas podemos hacerlas predictivas de manera que se puede predecir cuándo hay que cambiar una pieza. Además, las máquinas pueden ser proveedoras de datos que necesitamos para hacer una mejor gestión y que nos ayude a tomar decisiones a nosotros y a nuestros clientes.

Dentro de ese crecimiento previsto, ¿dónde le gustaría llevar a la compañía?

Lo que más nos preocupa en GAM es que tengamos clientes porque les añadimos valor y para hacer eso bien tenemos que innovar tecnológicamente y escuchar a los clientes para saber qué necesitan. Lo primero es tener una compañía muy entrada al cambio porque va a ser continuo. La compañía tiene un posicionamiento por capilaridad, por servicio, por número de clientes y por modelo que creo que hay una oportunidad para hacer una empresa sustancialmente mayor de la que hoy tenemos. Y el tamaño hemos visto que genera eficiencias. Entonces, me gustaría seguir la senda del crecimiento apalancada en entender qué quiere el cliente y en adaptarnos.

Normas
Entra en El País para participar