Telefónica salva el ‘matchball’ de LaLiga y protege su cartera de clientes ‘premium’

Los analistas creen que no ha habido inflación de precios

La teleco se asegura el fútbol cinco años con un socio como DAZN

Emilio Gayo, presidente de Telefónica España.
Emilio Gayo, presidente de Telefónica España.

Telefónica ha evitado un grave sobresalto para sus negocios en España, su mercado principal y más vigilado por los analistas e inversores. La teleco, junto con DAZN, se ha adjudicado los derechos de emisión de LaLiga de fútbol para las próximas cinco temporadas, desde la 2022-2023 a la 2026-2027, por un total de 4.950 millones de euros.

En el caso de Telefónica, la adjudicación es fundamental porque contribuye a cuidar su cartera de clientes premium, esencial en un momento como el actual, en el que la teleco está sufriendo una dura competencia en el ámbito low cost, con una continuada pérdida de usuarios. La teleco cerró septiembre con 4,77 millones de clientes de fibra y 3,75 millones de televisión de pago.

Las acciones de Telefónica subieron ayer un 4,4%, hasta 3,86 euros, una vez resueltas las dudas sobre el coste de la compra de los derechos del fútbol. Los títulos se vieron favorecidos, además, por los nuevos impulsos a la consolidación en el sector.

Según Sabadell, la noticia es positiva, y afirma que, aunque el fútbol se trata de un contenido no rentable, “sí que sirve de principal reclamo para retener a clientes de mayor valor, y el escenario de las próximas temporadas no creemos que diste mucho de lo que tenemos actualmente”. El banco recuerda que Telefónica tiene también los derechos de la Champions hasta 2024, y con respecto al precio, destaca que ha habido una rebaja frente al escenario actual. “Se había generado mucho ruido sobre una posible inflación en precios, entrada de múltiples actores y troceo mayor del contenido, y posible pérdida del contenido por parte de Telefónica, algo que finalmente no se ha producido”, dice la entidad.

Telefónica señaló que el precio de su lote, 520 millones de euros por temporada (470 millones de DAZN), es un 7% inferior al anterior ciclo de derechos. Ahora, una de las claves será la capacidad de Telefónica para alcanzar un acuerdo con DAZN destinado a integrar ambas plataformas y evitar a los clientes la contratación de dos paquetes. La relación entre ambos grupos es amplia, tras el acuerdo alcanzado a principios de 2021, que llevó la aplicación de DAZN a la plataforma de Movistar+, junto con un intercambio de contenidos.

Caixabank apunta que la adjudicación es positiva para Telefónica, porque acaba con la incertidumbre sobre la inversión en el fútbol, durante al menos tres años. El banco prevé que la teleco firme un acuerdo de distribución con DAZN, para ofrecer el fútbol por la vía mayorista, y añade que, con el fútbol, Telefónica tendrá más facilidad para defender sus niveles de ingreso por cliente (Arpu), y reducirá el riesgo de pérdida de clientes de alto valor.

Santander, por su parte, advierte de que los riesgos para Telefónica son la disponibilidad de estos contenidos en el mercado mayorista a precios más bajos que los actuales, además de cómo de disruptiva podría ser la presencia de DAZN y su OTT en el mercado mayorista. Por la parte positiva, apunta que el precio es ligeramente más bajo que en el ciclo anterior de los derechos, destaca el hecho de que DAZN sea ya socio de Telefónica, y señala que otros OTT se han quedado fuera del negocio.

Orange

La incógnita que queda abierta se centra en saber si otras operadoras optarán por adquirir los derechos a Telefónica, que los debe ofrecer por obligación regulatoria, y DAZN. Las miradas se centran en Orange, única compañía que ha apostado por estos contenidos en los últimos años, tras las retiradas de Vodafone y Mediaset.

Orange ha defendido el fútbol como vía para atraer clientes de valor, si bien ha criticado los altos precios de estos derechos en España. Su presencia o no marcará la factura definitiva para Telefónica.

El plan de bajas, otra asignatura pendiente

Solución. Con la adjudicación de los derechos televisivos de LaLiga, Emilio Gayo, presidente de Telefónica España, resuelve una de las cuestiones estratégicas pendientes. La otra asignatura pendiente a resolver que el directivo tiene encima de la mesa es el acuerdo sobre el nuevo plan social de empleo, junto con el plan de bajas voluntarias (PSI), que puede suponer la salida de hasta 2.750 empleados.

Reflexión. De momento, la empresa y los sindicatos CC OO y UGT se han dado varios días para reflexionar y tratar de alcanzar un acuerdo. Uno de los roces se centra en la decisión de la compañía de no hacer un PSI universal, para los nacidos en 1967 y los años anteriores, algo que piden los sindicatos. Ahora bien, si no hay acuerdo y el plan de bajas no sale adelante, las críticas desde la plantilla serían amplias.

Normas
Entra en El País para participar