Inmobiliarias>

Evergrande incumple su primer pago en dólares y entra en 'default'

La empresa ha afirmado que pretende honrar sus deudas y que el Gobierno está apoyando en su reestructuración

Oficinas de Evergrande en el centro de Shangai
Oficinas de Evergrande en el centro de Shangai AFP

China Evergrande, el desarrollador inmobiliario más endeudado del mundo, ha incumplido por primera vez el pago de una deuda en dólares este jueves. Tras la omisión, la calificadora Fitch Ratings ha recortado la valoración de los bonos de la empresa a “incumplimiento restringido”, llamando así la atención sobre el posible impago de otras de sus deudas en moneda extranjera. El gigante del ladrillo ha tenido preocupados al Gobierno chino y a los inversores desde que en agosto declaró que no podría pagar su deuda, que en ese momento ascendía a unos 254.000 millones de euros y representaba un riesgo sistémico para la segunda economía del mundo.

Evergrande tenía dos pagos de intereses por el valor de unos 82 millones de dólares (unos 76 millones de euros) que vencían el 6 de diciembre. La empresa afirmó en una breve presentación el 3 de diciembre que planea “comprometerse activamente” con los acreedores extraterritoriales en un plan de reestructuración. El gigante ha añadido que pretende incluir todos sus bonos públicos extraterritoriales y obligaciones de deuda privada en este plan. De momento, el Gobierno chino no ha dado indicios de un rescate, aunque desde octubre ha intervenido activamente el mercado con inyecciones millonarias para mitigar la posible caída del gigante y evitar el temido contagio.

El presidente de Evergrande, Hui Ka Yan, fue convocado por el gobierno de la provincia sureña de Guangdong, donde tiene su sede, la semana pasada. Tras la reunión, las autoridades han afirmado que enviarán un grupo de trabajo para instar a la constructora a administrar los riesgos, así como a fortalecer los controles internos y garantizar el funcionamiento de la inmobiliaria. El gigante en crisis afirmó el lunes que los representantes estatales han ocupado la mayoría de los asientos en un nuevo comité de gestión de riesgos.

El impago de Evergrande llega tras un esfuerzo del Gobierno de Xi Jingping por reducir el enorme endeudamiento del sector inmobiliario chino con nuevas regulaciones, que ha visibilizado la vulnerabilidad del sector. Estas medidas, que entraron en vigencia a inicios de 2021, también han golpeado a otros grandes desarrolladores como Kaisa y Phantasia, que se encuentran en situaciones similares a la de Evergrande por falta de liquidez para honrar sus pagos de intereses.

En los últimos meses, la empresa ha intentado recaudar el dinero para pagar a sus acreedores vendiendo partes de sus negocios. En octubre la compañía informó que vendería su participación del 40% de Qumei Home Furnishing, una empresa de producción de muebles, de vuelta a la empresa por unos 9,48 millones de euros. Esos ingresos se habrían sumado a unos 8.241 millones de euros que el gigante ya había recibido tras la venta de su 20% de participación en un banco regional en septiembre y de porcentajes de sus negocios de vehículos eléctricos y tecnología en la primera mitad del año. Los especialistas afirman que este dinero se habría utilizado para pagar las deudas que vencían en octubre y noviembre.

Asimismo, desde el 8 de diciembre, una filial de Evergrande llamada Hopson Development Holdings está ofreciendo bonos convertibles a 363 días por un valor de 200 millones de dólares, con una opción de ampliación de 100 millones de dólares el mismo día. Según la subsidiaria, los ingresos se emplearán para refinanciar la deuda extraterritorial existente, incluida la recompra de pagarés en circulación de 2022 y capital de trabajo general.

El siguiente gran pago que tendrá que afrontar Evergrande será en enero, cuando vencen dos deudas por el valor de unos 255 millones de dólares (unos 225 millones de euros).

Otros gigantes endeudados del sector inmobiliario chino

Kaisa. Es el más grande rival de Evergrande. Sus acreedores aún no han recibido un pago de unos 354 millones de euros que vence el martes. No existe un período de gracia para la deuda. El desarrollador con sede en Shenzhen no logró la semana pasada obtener la aprobación para un canje de deuda para extender su fecha límite de pago.
Aoyuan. Otro gigante del ladrillo chino. Ha incumplido dos fechas de pago de intereses en noviembre y se encuentra en periodo de gracia. Afirma que no sabe si podrá honrar estas deudas que ascienden a unos 576 millones de euros. La compañía ha mostrado preocupación por “un efecto adverso en su negocio, las perspectivas y su situación financiera” a causa del impago que complicar su situación actual.

Normas
Entra en El País para participar