Gastos

Los riesgos del "compre ahora y pague después" en Navidad

Los pagos aplazados ya representan un 3% en España, según la UOC (Universitat Oberta de Catalunya)

Decenas de personas en la calle Preciados cuando quedan menos de tres semanas para la Navidad.
Decenas de personas en la calle Preciados cuando quedan menos de tres semanas para la Navidad. Europa Press

Se acerca la Navidad, una época en la que el gasto de las familias se dispara, algo a lo que contribuye la paga extra de diciembre que reciben muchos trabajadores. En vez de usar este honorario para ahorrar, muchas familias optan por incrementar su consumo y, en ocasiones, financiarlo. Desde la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) alertan de los riesgos de nuevas opciones de financiación como el llamado "Compre ahora y pague después" o "Buy now, pay later" (BNPL), que cada vez está teniendo más aceptación entre los consumidores y que puede "provocar una falsa sensación de pagar menos por el producto a corto plazo".

Varios informes apuntan a que los gastos se incrementarán este año. Según el estudio Tendencias de consumo en Navidad, elaborado por Kantar para la plataforma global de comercio electrónico eBay, los españoles prevén gastar una media de 258 euros en regalos estas fechas, un 7% más en comparación con el gasto del año pasado (240 euros). Por otro lado, según recoge la edición Estacional de El Observatorio Cetelem, los españoles aumentarán este año un 20% el gasto previsto para las compras con respecto al año pasado, hasta los 531 euros. La cifra se sitúa, además, un 11% por encima de los niveles previos a la pandemia. El 31% de los encuestados tiene previsto realizar un gasto que oscile entre los 400 y 1.000 euros, frente al 26% que así lo manifestaba el año anterior, mientras un 38% declara su intención de desembolsar por debajo de los 200 euros, por un 43% en 2020, y un 8% afirma que su previsión es gastar estas navidades más de 1.000 euros.

Josep Maria Català, profesor colaborador de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), sostiene que el cobro de la paga extra coincide con un periodo en el que los gastos son muy elevados y hay una gran concentración de compras. En paralelo, están surgiendo nuevas formas de financiación que incentivan aún más el consumo. Por ejemplo, la opción del "Compre ahora y pague después" o "Buy now, pay later" (BNPL) está teniendo una especial aceptación por gran parte de la comunidad de consumidores, empezando por Estados Unidos, donde surgió, y ahora está expandiéndose con fuerza en España y otros países de Europa.

Según un estudio encargado por PayPal, en España el 71% de las personas usuarias del servicio BNLP afirman que aplazar los pagos mediante el comercio electrónico les ayuda a gestionar su presupuesto, mientras que el 70% de los usuarios mileniales y de la generación Z que utilizan este sistema coinciden en que les ayuda a dividir el coste y comprar mejores productos.

Elisabet Ruiz-Dotras, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC e investigadora del grupo DigiBiz (Digital Business Research Group), afirma que actualmente los pagos aplazados representan en España un 3% y asegura que esta tendencia irá en aumento. "Estamos ante un aumento del IPC, hay un incremento también de la presión fiscal, vamos a pagar más en seguridad social… Esto significa que la renta disponible de las familias va a ser menor. Si hay menos dinero para gastar y hay el mismo ritmo de consumo, es lógico que el consumidor utilice estas opciones de financiación", explica.

En esta línea, Català advierte que el BNPL es un concepto novedoso para los consumidores de España que consiste en adquirir de forma rápida, pero pagar de forma lenta. "El problema para el consumidor es que el coste final mensual puede ir aumentando si el comprador financia varias compras con este sistema, compras que no son elevadas si se adquieren de forma única, pero que sí pueden presentar un incremento de los costes no fijos mensuales. Además, el BNPL está pensado para compras de importes no muy elevados, lo que ayuda a que el consumidor incremente este tipo de cuotas mensuales sin tener muy en cuenta los posibles problemas a medio y largo plazo en sus finanzas", apunta.

Por esta misma razón, Ruiz-Dotras aconseja estar muy pendientes del coste que genera utilizar este método de pago. Puntualiza que, si la financiación que nos dan es a un 0% de interés y sin comisiones, entonces no tiene un coste extra, pero avisa de que en ocasiones para acceder a este método de pago algunas empresas obligan a comprar más cantidad de la que realmente se necesita o ponen un límite mínimo de gasto superior al que habíamos pensado. En su opinión, cada vez más las empresas financieras utilizan trucos de marketing para atraer al consumidor y que piense que la financiación es gratis.

Ambos expertos coinciden en que es necesario que haya una mejor educación financiera y una legislación menos laxa para mostrar de forma más clara al consumidor que no es recomendable anteponer el consumo frente a la capacidad financiera familiar o personal.

Según la fintech Hastee, empresa de salarios bajo demanda, algunas de las claves para mantener a raya la cuenta corriente y disfrutar cómodamente de las fiestas navideñas mitigando el impacto de los gastos y de la cuesta de enero son: optimización del gasto, ahorro y formación financiera.

A su juicio, es fundamental tener claro cúanto del presupuesto familiar se puede destinar al gasto y fijar un límite. "Algo tan sencillo como anotar todo aquello en lo que tenemos pensado hacer un desembolso (ocio, regalos, traslados, facturas…) bastaría para obtener una cifra aproximada de gasto que ayude a la planificación. Una vez tengamos los números será mucho más sencillo decidir qué gastamos en cada cosa", destaca. Además, recomienda pensar también en el ahorro personal y no destinar toda la paga extra al consumo. Igualmente, reconoce que la formación financiera es clave si se quiere sacar el máximo partido al dinero. "Combinando conciencia, conocimiento y habilidades no solo se logra tener más ahorros, sino que además se puede mejorar la liquidez, gestionando mejor los gastos, identificando los problemas para reducir el estrés financiero y, en definitiva, tomar decisiones que favorezcan el estado de las finanzas", asevera.

Normas
Entra en El País para participar