El desafío de las sociedades y sus departamentos legales

El nuevo talento legal y las nuevas soluciones innovadoras de control deben confluir en este momento de transformación radical

Getty
Getty

En el actual contexto, los departamentos legales tienen una oportunidad sin precedentes para ser palanca de cambio y transformación del propio negocio. Ahora pueden reinventar su modelo operacional, su gestión, organización y estructura y, en definitiva, redefinir su propia visión estratégica con apoyo en la tecnología. Sólo de esta forma será posible optimizar sus recursos y poder centrarse en lo importante, que no es otra cosa que aportar valor a su organización, potenciar su crecimiento digital y sostenible y, por supuesto, visualizar mejor su trabajo.

El panorama regulatorio y de riesgo legal está sujeto a constantes cambios. Hoy más que nunca, en su mayoría, asociados con escenarios de gran aceleración digital y, en general, a la nueva gobernanza empresarial que se impone. Esto supone un enorme desafío para las organizaciones y sus departamentos legales, sobre todo, cuando operan a nivel internacional, lo que requiere un alto grado de especialización, recursos y capacidades específicas en las distintas jurisdicciones en las que se opera. Así, junto a las prioridades corporativas estratégicas que se deben seguir atendiendo desde la función legal, tales como la gestión de los riesgos regulatorios asociados a la ciberseguridad, el compliance y la privacidad, aparecen otras temáticas de enorme interés empresarial como son las estrategias ESG o la nueva ética de los negocios.

El nuevo talento legal y las nuevas soluciones innovadoras de control deben confluir de forma inexorable en este momento de transformación radical que experimenta la industria legal. Soluciones de control y gestión integral de contratos y proveedores, de e-Discovery, de automatización de documentos, asistentes virtuales legales, gestión de litigios, llevanza digital de secretarías, soluciones de experiencia total, entre otras de interés, junto con la paulatina penetración en las distintas operativas y procesos legales de tecnologías emergentes como la inteligencia artificial y la analítica avanzada, blockchain, o la realidad Aumentada, sin duda, permitirán a los departamentos legales corporativos dar el salto cuántico que se espera por parte de sus organizaciones.

Es crucial reorientar y revalorizar la función legal bajo el esquema de modelos de excelencia operacional contrastados, así como que éste se alinee como nunca con el negocio, poniendo en el centro de este cambio a las personas, y ayudándose de soluciones adecuadas para empoderar y facilitar su trabajo, permitiendo aflorar departamentos legales de alto rendimiento, que funcionan como áreas corporativas ágiles que coadyuvan a construir empresas diferenciales, éticas y responsables.

Los departamentos legales de las empresas deben sentirse apoyados y acompañados a través de proyectos y oficinas avanzadas de transformación, que operen sobre la base de metodologías apropiadas de maduración digital, impulsando la trazabilidad única del proceso de cambio mediante la aportación de las métricas y capacidades requeridas. Nuestra amplia experiencia en consultoría legal, nos demuestra que el verdadero éxito en dicho proceso nunca puede depender ni puede hacerse pivotar sobre soluciones o herramientas aisladas, pues se deben acompasar con la propia Estrategia general de Transformación Digital corporativa.

Alberto Estrelles, socio director de KPMG Abogados

Normas
Entra en El País para participar