Inmobiliario

Colonial se abre a compras por “centenares de millones” tras la opa a SFL

La socimi asegura que analiza oportunidades de inversión. El grupo se beneficia de la recuperación de rentas en Francia

Pere Viñolas, CEO de Colonial (izquierda), y Juan José Brugera, presidente de la inmobiliaria.
Pere Viñolas, CEO de Colonial (izquierda), y Juan José Brugera, presidente de la inmobiliaria.

A Colonial le queda munición en la recámara. Tras tomar el control de casi el 99% de su filial francesa SFL, la socimi sigue abierta a compras. Así lo reflejó este miércoles Pere Viñolas, consejero delegado de la inmobiliaria, en un encuentro virtual con los medios tras la presentación de resultados del grupo hasta septiembre.

“Tenemos una capacidad de fuego relevante no utilizada”, afirmó, que cifró en “centenares de millones de inversión”, dependiendo de cada caso. De hecho, Viñolas reconoció que siguen mirando oportunidades, ya que a partir de la crisis por la pandemia de Covid-19, la inmobiliaria ha pasado a estar en una posición compradora. “Analizamos cualquier oportunidad”, aseveró. Para el directivo de Colonial, hay una ventana de oportunidad de inversión para las empresas, un plazo que cree que solo acaba de empezar.

Para abordar las posibles adquisiciones la empresa asegura que cuenta con un "balance sólido", con un loan to value (o endeudamiento sobre el valor de activos) del 36%. Los saldos disponibles del grupo ascienden a 2.020 millones de entre cajas y líneas de créditos no dispuestas.

En agosto concluyó la opa que lanzó por las acciones que no controlaba de su filial SFL. Previamente, había adquirido el 13% de la inmobiliaria francesa en manos de Predica, la subsidiaria de seguros de Crédit Agricole. Esa operación, según la socimi, ha permitido ganar una exposición de 1.000 millones de euros en activos en el mercado francés.

Precisamente esa expansión de su posición en SFL ha beneficiado a la empresa por la recuperación más temprana en el país vecino. “Estamos muy contentos de tener el 65% del negocio en Francia”, remarcó Juan José Brugera, presidente de Colonial.

Del ebitda de Colonial por rentas logradas por alquileres hasta septiembre, 219 millones, 126 millones proceden de los activos de París, mientras que Madrid aporta 60 millones y Barcelona otros 30 millones. De hecho, los responsables de la firma sitúan en dos tercios la cartera procedente de Francia después de la opa.

La socimi se ha beneficiado, según Viñolas, de la mejor evolución de las rentas de Colonial de París después de la pandemia (un 7% más en lo que va de año). “París es más sólido y estable”, afirmó, mientras que en el mercado español la evolución al alza de las rentas es más lenta. En Barcelona se revalorizó un 2% y en Madrid se dejó un 1%.

En conjunto, los ingresos por rentas alcanzó los 234 millones, un 10% menos que un año antes debido a la reducción de su cartera por algunas desinversiones. Sin embargo, en términos comparables (o like for like en la jerga del sector) mejoraron un 2%.

El beneficio comparable crece un 10%

Colonial obtuvo un beneficio neto de 184 millones de euros en los nueve primeros meses, frente a los cinco millones del pasado año, debido a la revalorización de sus activos tras el paso de la pandemia.

El beneficio neto recurrente cayó un 18%, afectado por el plan de desinversiones, aunque mejoró un 10% de forma comparable, hasta los 123 millones.

Normas
Entra en El País para participar