Director de inversiones

Carlos Cerezo (Belgravia): “Es el momento de los bienes de equipo y los semiconductores”

Ha integrado en Singular Bank los fondos de Belgravia con su misma filosofía de gestión

Advierte de que los problemas de suministro podrían extenderse a 2023 y que la inflación tiene un componente estructural

Carlos cerezo, director de inversiones de Belgravia Capital
Carlos cerezo, director de inversiones de Belgravia Capital

Tiene a su cargo la gestión de un patrimonio cercano a los 250 millones de euros, la mitad del total de la gestora Singular Asset Management. El banco que dirige Javier Marín culminó el pasado marzo la adquisición de Belgravia Capital y su director de inversiones, Carlos Cerezo, se ocupa ahora de gestionar seis vehículos de inversión que mantienen en la nueva entidad la marca de la antigua gestora. Cerezo asegura que la integración en Singular Bank ha permitido a sus productos duplicar patrimonio con la misma filosofía de inversión: la búsqueda de valores de renta variable europea con los que construir vehículos con distintas dosis de riesgo y en los que las estrellas son ahora las compañías de semiconductores.

¿Cómo encajaron los clientes de Belgravia la integración en Singular Bank? ¿Hubo salidas?

No, la base de inversores lo ha aceptado muy bien. De hecho, desde que se firmó el acuerdo hemos doblado el patrimonio gestionado, ha habido suscripciones netas importantes. No me consta que haya ningún cliente con el que yo haya hablado al que no le gustara la operación. La lealtad del cliente suele estar relacionada con la antigüedad. Cuando nos quedamos rezagados en rentabilidad fue en 2019, y eso explicó la evolución negativa del patrimonio hasta el acuerdo con Singular Bank. En 2020 recuperamos una buena parte de la rentabilidad, con retornos para los productos de más riesgo de entre el 15% y el 20%, y eso ayudó a captar inversores. La incorporación a Singular Bank también nos da una proyección mayor.

Belgravia Epsilon es su vehículo más conocido, con una rentabilidad del 7,7% anual a una década; ¿cómo es ahora la cartera?

El Belgravia Epsilon es el producto más grande y el más antiguo, con 100 millones de euros. Es un fondo de retorno absoluto, no pretende batir al mercado, sino tener mejor relación rentabilidad riesgo que el Stoxx 600. Ahora tiene una exposición a Bolsa del 50%. Siempre insistimos en la dedicación a la cartera y ya luego habrá que ver cómo se gradúa el riesgo, en función de nuestros distintos vehículos. El 80% de nuestro tiempo está dedicado al análisis y selección de valores.

¿Y cuáles son las principales apuestas?

Este año hemos llegado a tener casi el 10% de la cartera en Vivendi antes de la separación de su filial de música Universal Music Group en otra cotizada. Ese 10% ahora mismo es un 7%, nos queda un 3% en lo que es la compañía holding preexistente, que se sigue llamando Vivendi. La parte que más nos interesa es UMG, que se ha seguido revalorizando.

Tenemos en cartera a Iberdrola y BBVA de valores españoles. La banca podría estar a punto de entrar en un cambio de ciclo

En un entorno inflacionista, ¿están ajustando la cartera a compañías con clara capacidad de fijar precios?

Ahora es muy relevante la capacidad que tengas de defender tus márgenes vía negociación con proveedores y con clientes. Pero nosotros siempre damos prioridad a los méritos propios de cada compañía. La industria de los semiconductores está relativamente concentrada y es un producto crítico para las cadenas de producción de bienes de consumo y bienes duraderos. Es un ejemplo claro de poder de fijación de precios en las circunstancias actuales. Pero nos hemos centrado más en semiconductores por ser un sector de crecimiento estructural alto. En este momento de fase expansiva del ciclo, los valores que lo suelen hacer mejor son los que nosotros llamamos de crecimiento y algo agresivos, compañías con crecimiento estructural por encima de la economía pero que también tienen su componente cíclico porque son bienes duraderos. Como los semiconductores o las compañías de bienes de equipo.

¿Qué valores elige de estos sectores?

Tenemos las dos principales empresas europeas de semiconductores, Infineon y STMicroelectronics. Y en bienes de equipo tenemos Kion, líder mundial en soluciones para proyectos de automatización de almacenes. Este sector crece al 15%. También contamos con el grupo de bienes de consumo Reckitt Benckiser, que tiene cierta capacidad de fijación de precios.

Siguen de cerca el sector de semiconductores, ¿hasta cuándo podría durar la escasez de suministros?

En general, los problemas de suministro pueden durar hasta finales de 2022 y desde luego habrá sectores donde la escasez se pueda prolongar hasta 2023. Los bancos centrales han estado dando el mensaje más bien tranquilizador de que la inflación es transitoria porque es lo que tocaba decir, pero yo creo que no lo tenían claro.

¿Cree que hay elementos estructurales en el alza de la inflación?

Sí. La Fed y el BCE no tienen elementos para afirmar con rotundidad que es una cosa transitoria. El argumento de que la inflación no es por exceso de demanda sino por escasez de oferta es muy relativo, porque al final la inflación viene del equilibrio entre oferta y demanda, y lo que está claro es que en bienes tangibles la producción o la demanda es superior clarísimamente a la que había antes del Covid. La oferta no da abasto.

¿Tiene valores españoles en cartera?

España representa un 5% del mercado europeo y esa es más o menos la atención que nos merece. La cartera ahora tiene unos 33 o 34 valores y solo hay dos españoles, BBVA e Iberdrola. Compramos Iberdrola después de la regulación del CO2. Es una inversión a medio y largo plazo; la compañía tiene un gran equipo directivo, está muy bien posicionada geográficamente y en áreas de crecimiento y valor añadido como las renovables. BBVA lo tenemos desde el año pasado.

¿Algún banco más en cartera?

Tenemos también ING, BNP Paribas, Lloyd’s y Julius Baer. Los tipos a 12 meses ya están subiendo en Reino Unido y EE UU y probablemente el euríbor también subirá. Puede que estemos a punto de entrar en un cambio de ciclo en el sector bancario.

¿Prevé un cambio de ciclo con el cambio de rumbo de los bancos centrales?

No estamos ante un nuevo ciclo económico, sino ante un subciclo de menor duración dentro del ciclo que arrastramos desde la anterior crisis. Va todo mucho más rápido y va a tener lugar en un periodo mucho más corto que el que hemos tenido desde 2010.

Normas
Entra en El País para participar