Meliá e Iberostar fían parte de su recuperación a la vuelta del turismo en Cuba

Hoy abre las fronteras a los viajes desde el extranjero tras 20 meses de cierre. Meliá gestiona 32 hoteles e Iberostar otros 16 inmuebles

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel (primero por la izquierda) y el presidente de Meliá, Gabriel Escarrer Juliá (segundo por la izquierda), durante la inauguración del Meliá International Varadero en septiembre de 2019.
El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel (primero por la izquierda) y el presidente de Meliá, Gabriel Escarrer Juliá (segundo por la izquierda), durante la inauguración del Meliá International Varadero en septiembre de 2019.

El 15 de noviembre es una fecha marcada en rojo en el calendario de Meliá e Iberostar. Cuba vuelve a ser a partir de hoy un destino abierto para el turismo extranjero y ambas hoteleras cruzan los dedos para que nada se tuerza por la importante planta hotelera que controlan en el archipiélago.

Meliá gestiona en la actualidad 32 hoteles y 13.916 habitaciones y tiene previsto incorporar en los próximos años otros cuatro establecimientos con 924 habitaciones. Es el único destino de América en el que va a ampliar la planta hotelera en el futuro a corto plazo. Hasta este lunes solo tenía operativos siete hoteles y a partir de hoy prevé reactivar el servicio en otros 11 hoteles situados en los principales destinos como La Habana, Varadero, Cienfuegos, Cayo Santa María, Cayo Coco y Holguín. “Para el cuarto trimestre, en Cuba, ante el anuncio oficial del país de la reapertura de fronteras a partir del 15 de noviembre, se espera continuar con una mejoría en la disponibilidad de vuelos y llegada de viajeros”, recalcaba la compañía el pasado jueves en la presentación de resultados del tercer trimestre.

Canadá y Rusia

Hasta el momento, los hoteles de Meliá se habían nutrido del turismo canadiense, que desde julio había vuelto a retomar la conexión aérea con dos destinos (Varadero y Cayo Coco), y de la turoperación procedente de Rusia. Fuentes de la hotelera recalcan que las reservas en libros detectan un importante repunte de viajeros procedentes de EE UU y México, dos de los principales mercados emisores

Iberostar gestiona 17 hoteles en Cuba y también alberga buenas expectativas para la temporada alta de invierno que arranca hoy. La cadena dirigida por la familia Fluxá abrirá hoy 16 de los 17 hoteles que opera y está acelerando los trámites para inaugurar a finales de este año o en enero de 2022 un nuevo establecimiento hotelero en Cayo Coco. Al igual que Meliá, Iberostar considera prioritaria la inversión en Cuba, como demuestra el hecho de que el grupo turístico que ha creado (W2M) realizó su primer vuelo a través de su aerolínea Word2Fly entre Madrid y La Habana y uno de los pasajeros fue el fundador de la compañía, Miguel Fluxá.

Cuba es el principal destino de invierno en América y se nutre fundamentalmente de viajeros procedentes de EE UU, México, Canadá y otros países latinoamericanos. En Europa, Meliá confía en que Canarias será el principal polo de atracción turística durante el invierno, considerada la temporada alta en el archipiélago canario, y que la unión de ambos fenómenos marcará el principio de la recuperación de la primera hotelera española. La hotelera confía en recuperar el beneficio previo a la crisis en 2023 y retrasa aún más la vuelta a esos niveles de la facturación.

La ley Helms-Burton

Ni la aplicación de la ley Helms-Burton ha hecho mella en la apuesta de ambas hoteleras por Cuba. El expresidente de EE UU, Donald Trump, activó hace tres años el capítulo III de la Ley Helms Burton, que regulaba el embargo estadounidense en Cuba y que no se había aplicado desde 2016. La activación de ese capítulo facultaba a cualquier estadounidense a demandar en los tribunales federales a cualquier persona o entidad que hubiera “traficado” con activos confiscados por el régimen de Fidel Castro. Esa novedad provocó una avalancha de 14.000 demandas, entre ellas varias a Meliá e Iberostar. De esas 14.000, apenas hay una treintena en curso y ninguna empresa extranjera ha sido condenada por traficar con bienes. “Otra cosa es que se lo piensen a la hora de invertir”, precisa Ignacio Aparicio, socio y director del Cuban Desk de Andersen.

Normas
Entra en El País para participar