Los planes nucleares de Rolls Royce aprovechan el éxito de la energía verde

El ingeniero británico y sus socios están invirtiendo 195 millones de libras en una unidad para construir pequeños reactores comerciales

Los planes nucleares de Rolls Royce aprovechan el éxito de la energía verde

Los planes de energía nuclear de Rolls-Royce refuerzan las ambiciones ecológicas del primer ministro Boris Johnson en más de un sentido. El fabricante de motores de avión se ha asegurado una subvención de 210 millones de libras esterlinas del Gobierno británico. Como ocurre con la energía eólica y solar, el respaldo estatal más importante será la promesa a largo plazo de comprar la electricidad de baja emisión de carbono generada por los reactores.

El acuerdo implica que el fabricante de motores inyectará 195 millones de libras en la nueva empresa, junto con socios como Exelon Generation, un especialista nuclear estadounidense, que aportará 145 millones de libras. Los conocimientos tecnológicos de Rolls Royce significan que acabará teniendo una participación del 80%, una proporción bastante mayor de lo que correspondería a su inversión inmediata.

Las centrales nucleares tienen unos costes iniciales enormes, pero después los costes de operación son relativamente bajos. Cada central generará 470 megavatios, suficientes para abastecer a un millón de hogares, pero seguirá costando unos 2.000 millones de libras.Rolls Royce diseñará y construirá las nuevas instalaciones, pero no las explotará. Con las 16 previstas, que son suficientes para satisfacer una quinta parte de la actual demanda máxima de Reino Unido, supone 32.000 millones de libras de ingresos, eso sí, repartidos a lo largo de la mayor parte de la década de 2030. Pero cuanto más construya Rolls Royce, mejor estará. Supongamos que instala dos al año a partir de 2031 y logra un margen de beneficio neto del 15%, en línea con el ingeniero industrial británico Spirax-Sarco, en dos años. Descontado al 10%, los ingresos suponen algo más de 1.000 millones de libras en dinero de hoy, de los que Rolls Royce obtendrá el 80%.

El hecho de que los inversores ya hayan añadido unos 700 millones de libras al valor de mercado de Rolls Royce ayer apunta a que están relativamente seguros de que el plan saldrá adelante. Sin embargo, para que esto sea algo más que un pasatiempo secundario, Rolls Royce tendrá que convencer a otros Gobiernos para que sigan el ejemplo.