El 20% de las pymes no se maneja con los plazos e intereses de los créditos

Las empresas con más conocimientos financieros tuvieron más liquidez y menos desempleo durante la pandemia, según una encuesta del Banco de España

Sede del Banco de España, en Madrid.
Sede del Banco de España, en Madrid. EFE

El 20% de las pequeñas empresas en España desconoce cómo funcionan los plazos e intereses de los créditos, a pesar de que el instrumento de financiación más utilizado por ellos son los préstamos bancarios. Así lo ha revelado este viernes la última encuesta de competencias financieras del Banco de España, según la cual, las compañías de dos a cinco trabajadores son las que menos conocimiento tienen en este campo, con un 23,3%. En contraste, el 87,7% de las empresas de entre 20 a 49 trabajadores se manejan con los préstamos; se trata de una diferencia de 11 puntos porcentuales.

En general, las empresas más grandes tienen mayores conocimientos financieros que las de menos de 20 trabajadores, lo que posiblemente les ayudó a sobrellevar mejor la pandemia, pues según el informe, sufrieron menos impacto sobre el empleo y la falta de liquidez que aquellas pymes cuyos propietarios tienen menos competencias financieras. Y aunque el impacto en la facturación, los beneficios y la deuda ha sido parecido, ha sido diferente la forma en la que lo han afrontado.

 Las empresas de mayor tamaño recurrieron a financiación externa a través de nuevos préstamos (66,1%) en mayor medida que las empresas más pequeñas. En cambio, aquellas con menos conocimientos en finanzas usaron más las transferencias de renta y las moratorias de alquiler. Por tamaño, las de cinco a nueve trabajadores fueron las que más se beneficiaron de programas de avales públicos (38,9%), ERTE (54,5%) y moratorias de impuestos (47,0%) y de alquiler (26,7%); mientras que las de menos de cinco trabajadores fueron las que más recurrieron a las transferencias de renta, con un 23,6% en el caso de las pymes de dos a cuatro empleados y un 14,3% en las de una sola persona.

La hostelería fue el sector que más recurrió a los ERTE, con un 56,6% de los encuestados. En cambio, solo un 9,4% de las empresas de servicios empresariales y un 12,7% de las compañías de información y comunicación se beneficiaron de este instrumento durante la crisis sanitaria. Este último sector fue el que mejores resultados obtuvo en conocimientos financieros y de hecho se situó, con un 89% de asertividad, por encima de la media general (83,8%). Por contraparte, las empresas de alojamiento, hostelería, construcción y otros servicios personales se situaron por debajo de ese umbral. En el caso del sector hostelero, por ejemplo, la media fue del 77,3%.  

Entre las prácticas más extendidas entre las pymes está el control de los registros financieros (98,6%), el control de los datos y la información de manera segura (94,3%), y mantener cuentas separadas entre la empresa y el hogar (93,1%). No obstante, solo el 72,2% de las pequeñas empresas dispone de una estrategia en caso de robo y poco más de la mitad de los propietarios (55,3%) piensa en la financiación de su jubilación.

Las pymes de servicios de alojamiento y hostelería, así como las empresas de otros servicios personales, son las que menos comparan el coste de distintas fuentes de financiación (menos del 80%). También son, junto a la construcción, las que menos adaptan su planificación a los cambios económicos del país. Por otra parte, solo el 59,3% de las compañías de transporte, distribución y almacenamiento consideran distintos proveedores; 28 puntos por debajo de la media.

La encuesta destaca que más de la mitad de las pequeñas empresas utiliza préstamos bancarios (52,7%), lo que los convierte en los instrumentos de financiación más empleados, seguidos por las líneas de crédito (39,2%) y el leasing (27,4%). En el otro lado de la balanza están los bonos sostenibles, la financiación participativa, la oferta de criptomonedas y la financiación intermedia, cuyo uso es marginal.

Por tamaño de las empresas, las de menos de 10 trabajadores utilizan el préstamo bancario como principal fuente de financiación primaria. En cambio, las compañías más grandes los compaginan con las líneas de crédito. Entre los instrumentos de capital, las empresas de más de 20 trabajadores emplean en mayor medida que las pequeñas tanto las acciones cotizadas como el capital riesgo.

Características de los propietarios

El 77,7% de los propietarios son hombres y el 70% tiene entre 40 y 59 años y cuenta con un título universitario. Además, más de tres cuartas partes de los propietarios que fueron a la universidad dispone de una formación económica. Ellos suelen establecer más objetivos financieros a largo plazo que aquellos con una formación secundaria, que con un 63,2% se encuentran casi 20 puntos por debajo.

La encuesta no encontró diferencias importantes entre hombres y mujeres en los conocimientos o comportamientos financieros, a diferencia de 2016, cuando sí se observó una brecha por género significativa que escalaba a los 11 puntos. Aunque no hay una distinción por sexo sí la hay por edad; en concreto, los empresarios más jóvenes (de 20 a 39 años) obtienen en promedio 4,9 puntos más en competencias financieras que los más mayores de 60 años.

Finalmente, existen otras características que se correlacionan con unas competencias financieras más elevadas: disponer de una experiencia empresarial de más de 10 años aumenta el nivel de competencias financieras en 5,2 puntos respecto al grupo de propietarios con menos de 5 años de experiencia. El tener al menos a uno de los padres como propietario de una empresa también aumenta el indicador en casi tres puntos respecto a quienes no tienen experiencia familiar como dueños de un negocio. 

700.000 empresas con problemas de liquidez

Unas 700.000 empresas españolas presentaron problemas de liquidez en septiembre, según el Barómetro de Gestores Administrativos. Los datos apuntan a un agotamiento de las medidas adoptadas por el Gobierno para contrarrestar la falta de solvencia provocada por la pandemia, por lo que ayer exigieron a la administración ampliar las ayudas para las pymes.

El Barómetro arroja que 130.000 empresas están en situación de quiebra técnica; solo la moratoria concursal ha evitado que se presenten al concurso de acreedores. El 26% de las pequeñas empresas atraviesan problemas de liquidez. El 8% presenta impagos ante la Seguridad Social y Hacienda; el 14% encuentran problemas para pagar los alquileres y un 27% de los negocios tienen clientes morosos. Además, el 13% de las pequeñas y medianas empresas no están pagando a sus acreedores y el 10% están en mora con las entidades financieras.

Con estos datos, el presidente del colegio dijo ayer que “la recuperación micro no se está produciendo”, y vaticino que, de no ampliar y mejorar las condiciones de los préstamos, las empresas se “ahogarán financieramente”.

Normas
Entra en El País para participar