Deporte

LaLiga impone su criterio en la venta de los derechos pese al informe de la CNMC

Mantiene condiciones que Competencia le pedía eliminar, como los contratos a cinco años o ser productora de la señal

Memphis Depay, jugador del FC Barcelona, perseguido por una de las cámaras de retransmisión de los partidos de LaLiga
Memphis Depay, jugador del FC Barcelona, perseguido por una de las cámaras de retransmisión de los partidos de LaLiga

LaLiga abrió el pasado miércoles el proceso de recepción de ofertas para los derechos de emisión en España desde 2022. Y lo hizo manteniendo el grueso de las condiciones que trasladó para su análisis a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), incluyendo aquellas que el regulador, en un informe no vinculante, pidió revisar o incluso eliminar, al considerarlas contrarias a las leyes de competencia o a lo recogido en el Real Decreto 5/2015, que regula la venta centralizada por parte de LaLiga.

El punto principal de fricción era la duración de los contratos para emitir los partidos de primera división. LaLiga, con el objetivo de atraer más operadores y que estos puedan rentabilizar su inversión, incluye la posibilidad de alargarlos hasta cinco años, por los tres fijos que regían hasta ahora. La CNMC pidió su eliminación y seguir el criterio de procesos anteriores, al entender que contraviene la legislación europea. LaLiga defiende lo contrario, y como ya adelantó tras conocer el criterio Competencia, ha mantenido esta posibilidad en su pliego de condiciones definitivo.

Diferencias

Sin embargo, este no era el único punto de desencuentro. En su informe, la CNMC apuntaba que LaLiga “se arroga derechos no exclusivos y derechos reservados que no encuentran apoyo” en el decreto 5/2015. Por ejemplo, que se reserve la figura de productor de los partidos. La patronal mantiene en el pliego que “la producción audiovisual de todos los partidos y resúmenes” que comercializa “será llevada a cabo por LaLiga o quién esta designe”, y que será ella la que asuma los costes de producción.

La CNMC considera que la norma solo le permite establecer un patrón de producción y realización, aunque LaLiga se apoya en la ley de propiedad intelectual, que en el artículo 120.2 fija que la persona “natural o jurídica que tenga la iniciativa y asuma la responsabilidad de dicha grabación audiovisual” tendrá condición de productor.

Competencia también cuestionaba que LaLiga se atribuya la titularidad de las previas y los post partidos, al obligar esta a los operadores adquirientes la reserva de espacios publicitarios para sus patrocinadores, y a que no contraten publicidad con marcas que entren en conflicto con estos, por ejemplo. Algo que se mantiene en las condiciones finales.

También persiste, aunque matizada, la opción de que LaLiga de un valor adicional a una propuesta que cumpla con todos los requisitos técnicos y de distribución, y “mejor acrediten la estrategia empresarial a desarrollar”. En el borrador entregado a la CNMC, esa prima era del 15% sobre el valor de la oferta, porcentaje que en la versión definitiva baja hasta el 10%

La patronal sí ha modificado la parte relativo a los precios de reserva, es decir, la fijación de un valor mínimo global y para cada lote que, de ser alcanzado por una oferta, esta sería automáticamente aceptada. Finalmente, LaLiga solo mantiene un precio de reserva global. La CNMC consideraba un “problema claro de cuantificación” el fijar el precio de reserva de cada lote, y esta posibilidad ha quedado suprimida del folleto.

Lo que sí se mantiene es el hecho de que los lotes puestos a la venta, y que la CNMC valoró positivamente por su variedad, se dirijan exclusivamente a operadores de televisión de pago. Competencia pedía incluir también a las televisiones en abierto, algo que no ha sido atendido.

Normas
Entra en El País para participar