Stellantis tiene la oportunidad de acercarse a Volkswagen

Sus márgenes siguen siendo más prósperos que los del grupo alemán, aunque haya perdido más ingresos

DS 4 de Stellantis.
DS 4 de Stellantis. reuters

Stellantis está ganando terreno a su rival Volkswagen. Afectado por la escasez mundial de chips, el fabricante de Peugeot y Jeep registró una caída de las ventas mayor que la del gigante alemán, de 140.000 millones de dólares. Sin embargo, los márgenes del grupo franco-italiano siguen siendo más prósperos. Y el consejero delegado, Carlos Tavares, está abordando su tradicional debilidad en los vehículos eléctricos.

La crisis de los chips ha eliminado alrededor de una cuarta parte de los envíos de ambos fabricantes de automóviles en el trimestre julio-septiembre. En el caso de Stellantis, eso se tradujo en una caída interanual de los ingresos del 14%, hasta los 32.600 millones de euros. En el de Volkswagen, que cuenta con una importante división de servicios financieros, la contracción fue solo del 4%.

Sin embargo, la rentabilidad de Volkswagen parece más inestable. El beneficio operativo del grupo cayó a 2.800 millones de euros en el trimestre, por debajo de las expectativas de los analistas, arrastrando su margen al 4,9% de los ingresos, frente al 5,4% del trimestre anterior.

Aunque el consejero delegado, Herbert Diess, ha insinuado rápidamente que habrá recortes de costes, los malos resultados hacen que las previsiones de los analistas de un margen de ebit del 7,5% este año, según las estimaciones de Refinitiv, parezcan ahora optimistas. En Stellantis, Tavares sigue apuntando a un margen de alrededor del 10%.

Tavares también está afrontando por fin el reto de la electrificación, en el que Stellantis se ha quedado históricamente rezagada frente a otras empresas más ecológicas como Volkswagen. El ejecutivo portugués se comprometió en julio a invertir más de 30.000 millones de euros de aquí a 2025 en el desarrollo de nuevos vehículos con baterías y software. Para 2030, espera que el 70% de las ventas de Stellantis en Europa y el 40% en Estados Unidos sean vehículos de bajas emisiones, frente al 14% y el 4% respectivamente de este año. A principios de 2022, Tavares también desvelará su nueva estrategia en China, otro punto débil tradicional.

Los inversores dan cierto crédito a Tavares. Las acciones de Stellantis han subido casi un 50% este año, frente al 30% de Volkswagen. Sin embargo, a 4,8 veces sus beneficios futuros, el grupo franco-italiano cotiza con un descuento de alrededor del 25% con respecto a las 6,4 veces de Volkswagen, y tiene un múltiplo más bajo que la mayoría de sus pares globales. Esta persistente diferencia de valoración parece cada vez más difícil de justificar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías