Las empresas familiares exigen a Sánchez que no les castigue con subidas del impuesto de Patrimonio

Piden que no suprima las exenciones para los bienes afectos a la actividad empresarial

El presidente del IEF, Marc Puig
El presidente del IEF, Marc Puig

El presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Marc Puig, aprovechó la clausura del vigesimocuarto Congreso Nacional de la Empresa Familiar para cargar contra la subida de impuestos a empresas que prepara el gobierno de coalición entre PSOE y Podemos y alertar sobre el impacto que puede tener en el tejido empresarial.

Puig centró sus críticas en el posible incremento de la tributación que grava los elementos patrimoniales de las empresas. En la actualidad, esos activos están exentos de tributación porque están ligados a la actividad empresarial. “Es un régimen fiscal que en prácticamente todos los estados de la Unión Europea trata de forma distinta aquellos elementos patrimoniales afectos a actividades empresariales del resto. Se trata de no hacer nuestras empresas menos competitivas que nuestras homólogas europeas y de no gravar la transmisión de esos bienes para evitar desmantelar empresas en funcionamiento”, recalcó durante su intervención, en la que advirtió que la realidad de las empresas españolas depende en muy buena medida de que el modelo vigente de tributación no se deteriore. “No caigamos en la tentación fácil de destruir nuestras estructuras empresariales para responder a urgencias coyunturales”

“No caigamos en la tentación fácil de destruir nuestras estructuras empresariales para responder a urgencias coyunturales”

El presidente del IEF sí tendió la mano al Gobierno a la hora de realizar ajustes y sacrificios para retomar el equilibrio fiscal y la senda del crecimiento económico. “Somos muy conscientes de la necesidad de acometer políticas de consolidación fiscal para reestablecer el equilibrio de las cuentas públicas. En esta tarea cuenten con nosotros. En todo lo necesario para estrechar el cerco y reducir el tamaño de la economía sumergida, cuenten con nosotros: que nadie quede fuera del esfuerzo tributario que se necesita”, aseguró en su intervención, en la que lanzó dos propuestas para la “optimización” del gasto público. “Hay enormes oportunidades de colaboración público-privada para que los españoles disfruten de mejores servicios. Atrevámonos a explorar vías para que cada euro pagado en impuestos y cada euro recibido en prestaciones sociales rinda con todo su potencial en beneficio de los ciudadanos”.

"Se apoya al emprendedor, y eso está muy bien, pero no se valora lo suficiente la labor del empresario"

Puig también reclamó apoyo al Ejecutivo para estimular el crecimiento empresarial. “Nuestro tejido empresarial lo componen demasiadas microempresas y no tantas empresas medianas o grandes. A tamaño similar, nuestras empresas son perfectamente competitivas. Facilitemos entonces que nuestras empresas puedan crecer”. El presidente del IEF aprovechó esa petición para hacer una defensa encendida de las grandes empresas frente a las fuertes críticas recibidas desde el gobierno de coalición. “Es muy fácil caer en esa filosofía falaz que alaba a la pequeña empresa para criticar a la grande. Se apoya al emprendedor, y eso está muy bien, pero no se valora lo suficiente la labor del empresario. Solo desde una masa crítica suficiente pueden abordarse los enormes esfuerzos de innovación tecnológica y de transformación de los modelos de negocio que requiere esta sociedad mejor por la que todos trabajamos”.

Sol Daurella ve grandes oportunidades de crecimiento para Coca-Cola EP

Las empresas familiares exigen a Sánchez que no les castigue con subidas del impuesto de Patrimonio

La presidenta de Coca Cola Europacific Partners, Sol Daurella, participó en una mesa redonda sobre crecimiento en el vigésimocuarto Congreso Nacional de la Empresa Familiar en la que se mostró esperanzada con las posibilidades de seguir ampliando su huella en el mundo tras la última gran operación cerrada el pasado mes de abril: la compra de la embotella-dora australiana Amatil por 6.000 millones de euros.

“La pandemia nos obligó a comprar una empresa en Australia por Zoom”, aseguró en su intervención para enfatizar las dificultades extraordinarias que han tenido que afrontar las empresas para seguir con su hoja de ruta de internaciona-lización. Con la vuelta a la normalidad cada vez más cercana, gracias a la aceleración del proceso de vacunación y a la recu-peración de la conectividad aérea, Daurella se mostró confiada respecto a la evolución de la compañía en el corto y medio plazo. “Tengo confianza en el futuro. Más que cambios vemos que se están acelerando tendencias, como la transforma-ción digital y las plataformas online. Hay grandes oportunidades de crecimiento”.

Coca-Cola EP obtuvo un beneficio neto de 500 millones de euros en la primera mitad de 2021, lo que supuso un in-cremento anual del 93%, mientras que los ingresos contables ascendieron a 5.918 millones de euros, con un alza del 22% respecto a los logrados en el primer semestre de 2020.

De acuerdo a las últimas cifras disponibles, Coca-Cola Europacific Partners se ha convertido en una embotelladora de talla mundial una vez completada la adquisición de la embotelladora australiana Amatil. La facturación se elevará este años un 25% pasando de 12.000 a 15.000 millones de euros, el número de países en los que opera ha crecido de 13 a 19 y la plantilla se ha incrementado un 50%, pasando de 23.000 a 35.000 trabajadores.

Normas
Entra en El País para participar